Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Tecnologías de la información y comunicación

BSA lanza una campaña de concienciación en Castilla- La Mancha, donde la tasa de software ilegal es del 54%

Comunicaciones Hoy27/05/2011

Business Software Alliance (BSA), la asociación que representa a la industria del software en la defensa de sus derechos de Propiedad Intelectual, anuncia la puesta en marcha desde el pasado lunes 16 de mayo de una campaña de concienciación que incluye el envío de 1.500 cartas a pymes de Castilla-La Mancha para advertirles de los riesgos operativos y legales que conlleva el uso del software ilegal, así como de las ventajas de utilizar software legal.

Con esta campaña BSA busca también promover el valor del software como activo clave en la productividad del negocio y en el normal desarrollo de su actividad. La campaña cuenta con el apoyo de un microsite donde las compañías pueden acceder a toda la información y regularizar la situación del software de sus empresas, www.ventajasobjetivas.com.

Esta iniciativa viene impulsada por los altos niveles de software ilegal existentes en Castilla -La Mancha, cuyo índice de software ilegal se situó en el 54% en 2009, un punto menos que en el último estudio por regiones de IDC en España presentado hace dos años. Así, Castilla-La Mancha se sitúa once puntos por encima de la media nacional, que es del 43% según el Estudio Global sobre Piratería que la misma consultora, IDC, realiza todos los años a nivel mundial. Se trata del cuarto mercado con mayor índice en España y, desde una perspectiva internacional, Castilla-La mancha se sitúa diecinueve puntos por encima de la media de la UE (35%).

El valor comercial del software ilegal instalado en Castilla-La Mancha fue de 25 millones de Euros en 2009, diez más que en el último estudio con datos de 2007. El mercado legal de software en Castilla-La Mancha alcanzó en 2009 un volumen de 21 millones de Euros. De no haber sido por la amplia base de software ilegal, hubiera superado los 46 millones de Euros, con lo que ello hubiera supuesto en términos de creación de riqueza y empleo para la economía manchega.