Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Informática y Comunicaciones

Hays pide al G-20 medidas que fomenten el empleo global y la movilidad laboral

Comunicaciones Hoy14/12/2011

La consultora Hays, dedicada a la selección de personal especializado, ha realizado un llamamiento a los gobiernos e industrias de todo el mundo para que pongan en marcha un conjunto de acciones que permitan hacer frente a la amenaza de aumento del desempleo global, derivado del rápido crecimiento de la población activa en el mundo.

Según Hays, en un escenario donde muchos países han alcanzado sus tasas máximas de desempleo, es necesaria una acción coordinada que permita evitar futuras crisis laborales provocadas por la incorporación al mercado de trabajo mundial de centenares de millones de nuevos trabajadores.

En colaboración con Oxford Economics, Hays ha elaborado un informe pionero que, por vez primera, aborda la Creación de Empleo en una Economía Global e ilustra sobre los próximos desafíos para los empleadores, empleados y gobiernos de todo el mundo.

Evitar desequilibrios
El informe anticipa los importantes cambios en la fuerza laboral, el poder y la riqueza en todo el mundo durante los próximos 20 años y señala que, en este periodo, la población mundial en edad de trabajar aumentará en más de mil millones de personas. Un crecimiento que se producirá casi en su totalidad en las economías en desarrollo, mientras que “el mundo desarrollado” asistirá a la reducción y envejecimiento de su fuerza laboral.

Según el informe de Hays, los gobiernos y las industrias deben empezar a planificar ahora cómo van a hacer frente a este desequilibrio, tanto para aprovechar el nuevo potencial económico que esta enorme fuerza de trabajo puede ofrecer, como para crear los perfiles y la cualificación profesional capaces de dar respuesta a las nuevas demandas y necesidades.

El informe señala que los mercados en desarrollo se enfrentan a un período de rápida industrialización y a la construcción de infraestructuras que requieren la colaboración de trabajadores cualificados y experimentados que, en la actualidad, no están disponibles en número suficiente en estos países.

Del mismo modo, los mercados desarrollados tendrán que encontrar formas para mantener su ventaja competitiva en las industrias clave e invertir en la formación y capacitación de los nuevos profesionales que se requerirán en un marco laboral más pequeño y envejecido de trabajadores.

Según Alistair Cox, director general de Hays, este informe “muestra los profundos y radicales desafíos a los que el mundo se enfrentará en el futuro, tanto para crear oportunidades de empleo para millones de personas como para equilibrar el desajuste que ya se puede observar entre la oferta y la demanda de trabajos cualificados claves. Sólo pensando globalmente, los gobiernos y las empresas podrán crear un ecosistema que nos permita resolver estos retos en conflicto y crear las bases para el pleno empleo y una economía mundial sólida".

El informe confirma la necesidad de una “política de empleo global”, que será uno de los principales elementos de debate en las sesiones del G-20 y del Foro Económico Mundial. "Hoy todo el mundo habla del crecimiento de la población china -señala Cox-, pero la realidad es que la fuerza de trabajo en China se sitúa ya en un crecimiento plano y comenzará a decrecer en nuestra generación, al igual que en muchos países de occidente. Nadie habla de las industrias que emplearán a los millones de personas que buscarán trabajo en la India, África y América del Sur. Esa es una gran oportunidad si los gobiernos y las empresas hacen bien las cosas, pero se convertirá en un grave problema social si se equivocan".

Jens Tholstrup, director general de Oxford Economics para el Reino Unido, señala que "en un momento de grandes y rápidos cambios, las organizaciones necesitan entender mejor cómo se verán afectadas por las nuevas tendencias mundiales. El informe de Hays y Oxford Economics anticipa cómo estas tendencias darán forma al mercado de mano de obra calificada en las próximas dos décadas. El análisis confirma la estrategia de Hays de desarrollar su presencia internacional en países de alto crecimiento y potencial y la necesidad de colaborar estrechamente con sus gobiernos en el desarrollo de nuevas políticas de empleo”.

Cinco puntos claves
A partir de los resultados del informe, Hays ha desarrollado un plan de acción que contempla cinco grandes cuestiones que deben ser la base de debate y acuerdo entre los líderes mundiales de la política y la economía.

1. Abrir las fronteras nacionales al movimiento de la mano de obra cualificada

El informe señala la necesidad de que se produzca una transferencia masiva, y en ambas direcciones, de capacidades y trabajo entre países desarrollados y en desarrollo. Por ejemplo, el mundo en desarrollo necesitará miles de ingenieros expertos de América y Europa. En paralelo, crecerá la demanda de trabajadores de la salud en la otra dirección a medida que envejece la población. El proteccionismo del mercado laboral sólo causará penurias y, en última instancia, la atrofia del crecimiento económico mundial.

2. Crear un código internacional que facilite la migración de los trabajadores

En la actualidad, la política sobre la migración de profesionales cualificados se decide en el ámbito nacional o regional, a pesar de que se trata de una tendencia mundial. Esta situación crea un fragmentario complejo y, a menudo, exasperante e ineficiente marco de normas que regulan los movimientos de la mano de obra. A través del G-20 o un órgano similar, hay que crear un código que regule los enormes flujos transfronterizos de mano de obra calificada que el informe predice.

3. Invertir en formación y educación

El informe muestra que el mercado de trabajo mundial tendrá cada vez más la forma de un 'reloj de arena', donde los trabajadores semicualificados serán desplazados por puestos de trabajo automatizados. Para paliar esta tendencia, los gobiernos y las empresas tienen que invertir en capacitar a los trabajadores con habilidades relevantes en las industrias de futuro.

4. Crear oportunidades de empleo en el mundo en desarrollo

En los últimos 20 años ha habido un enorme crecimiento del empleo en China, pero el número de personas en edad de trabajar se estabilizará en los próximos 20 años, por tanto la atención debe trasladarse a otros lugares: el subcontinente indio, América Latina y África. Esta nueva e inmensa fuerza de trabajo representa una gran oportunidad para aquellos que pueden acceder a ella, o la insatisfacción y el descontento potencial si se queda inactiva.

5. Conservar las personas mayores en el lugar de trabajo

Durante los próximos 20 años las economías desarrolladas serán cada vez más dependientes de la contribución de los trabajadores de 60 o más años. Muchos países, como Gran Bretaña, ya han aprobado leyes que permiten permanecer en el trabajo a las personas mayores y seguir siendo productivos, pero queda mucho por hacer, tanto en el mantenimiento de las habilidades de los trabajadores de más edad como en la creación oportunidades para estos trabajadores mayores.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

SERVICIOS