Sage facilita a las empresas españolas la adaptación a la normativa SEPA

Comunicaciones Hoy01/03/2013

A pesar de que han transcurrido ya varios años desde la introducción de los nuevos instrumentos de la Zona Única de Pagos en Euros (en inglés Single Euro Payments Area, SEPA) su utilización es aún muy limitada entre las empresas españolas.

La Zona Única de Pagos en Euros (SEPA) representa la creación de un mercado europeo único de pagos, eliminando las diferencias entre las transacciones nacionales y transfronterizas. Así, todos los pagos tendrán las mismas condiciones básicas, derechos obligaciones con independencia de su ubicación, lo que representará una gran ventaja para las empresas.

En este sentido, y según los datos publicados por el Banco Central Europeo, al hablar de transferencias, el indicador de migración en nuestro país se sitúa en torno al 40%, lo que muestra que todavía queda mucho por hacer. En el caso de los adeudos directos, el porcentaje apenas alcanza el segundo decimal, lo que plantea un auténtico reto para la migración de un instrumento de pago que supone el 70% de los pagos y con más de 100.000 emisores en nuestro país.

En este contexto, y a menos de un año para la fecha límite (1 de febrero de 2014), Sage, empresa referente en el desarrollo de soluciones y servicios de gestión empresarial, lleva desde 2009 desarrollando herramientas tecnológicas para facilitar a las compañías españolas la adaptación a  esta normativa establecida por la Asociación Española de Banca.

Una iniciativa que se complementa con distintas acciones para dar a conocer qué es SEPA, el calendario de adaptación a la misma y una serie de recomendaciones a realizar para facilitar la migración eficiente de las transferencias y los recibos domiciliados españoles a los instrumentos SEPA. Para ello, la multinacional de software de gestión, con el apoyo del Banco de España y la entidad bancaria Deutsche Bank, ha reunido recientemente a más de 400 directivos del ámbito financiero en Madrid y Barcelona en unas jornadas informativas.

Unas sesiones en las que se ha medido el grado de adaptación de las empresas españolas a SEPA, ya que a pesar de que un 65,13% de los directivos encuestados en Madrid y un 73,11 % de los de Barcelona afirmaron conocer la normativa, solo un 8,21 % (Madrid) y un 4,20% (Barcelona) reconocen tener sus herramientas de pagos adaptadas a la misma. Por otro lado, más de un 50% (56,41 en Madrid y 58,82 en Barcelona) tienen previsto adaptarse en los próximos 6 meses, sobre todo en las soluciones que afectan al ámbito de tesorería y pagos, y en menor medida contabilidad.

La FRP Manager Mid Market en Sage, Teresa Núñez, destacó en la apertura de estas jornadas la importancia de SEPA, ya que representa la creación de un mercado europeo único de pagos, eliminando las diferencias entre las transacciones nacionales y transfronterizas, lo que representará una gran ventaja para las compañías.

“SEPA es una oportunidad para innovar y racionalizar el mapa bancario de la empresa y de los pagos. A medio y largo plazo, SEPA trae consigo una reducción de costes asociados al tratamiento de los pagos y una ayuda para conquistar nuevos mercados de la Unión Europea”, explicó Teresa Núñez.

El Banco de España, representado por el responsable de la Unidad de Infraestructuras del Mercado, Sergio Gorjón, aportó una visión general sobre la evolución de SEPA en la comunidad española: “hace un año el 41% de las transferencias ya se hacían en este formato, pero todavía queda mucho por hacer’ y aseguró, además, que ‘posponer la adaptación para el último momento puede ser muy costosa para las empresas”.

Por su parte, José María Buey, Head of GTB Product Management EMEA en Deutsche Bank comentó que ya era hora de pasar a la acción y aprovechar la oportunidad para innovar y mejorar los sistemas de las empresas. SEPA reduce los riesgos y los plazos de pago, habiendo dejado de ser un proceso bancario para pasar a ser un proceso regulatorio.

Esta jornadas finalizaron con el testimonio de Lionel Garnier-Denis, Tesorero del Grupo Alten, que explicó cómo fue para su compañía el proceso de migración a SEPA, a través de una centralización de los medios de pago gracias a la solución de comunicación bancaria de Sage, conectando así todos los bancos con los que trabajan. El Tesorero del Grupo Alten también señaló que han reducido al 50% las entidades, trabajando con bancos globales en vez de locales. Por último, Alten ha racionalizado los procesos de tesorería, con lo cual ya no pueden trabajar con formatos locales ni en las transferencias ni en la información bancaria.

La propuesta tecnológica de Sage para hacer el cambio más fácil a las empresas es su Convertidor de Formatos SEPA, una aplicación que permite convertir de forma automática ficheros de cobros y pagos en formato AEB a sus equivalentes formatos SEPA XML. Este convertidor puede funcionar integrado con otras aplicaciones de la plataforma Sage XRT Treasury, con SAGE ERP X3 o con otros sistemas de gestión. Además, realiza la transformación automática del CCC de sus clientes, proveedores, empleados a los códigos IBAN y BIC.