Un CRM en la nube: un arma poderosa para las PYMEs

Comunicaciones Hoy21/05/2010

El Cloud Computing se está convirtiendo en una inversión estratégica para un número cada vez mayor de empresas. Según datos recientes, proporcionados por Kelton Research, así lo considera el 60,7 por ciento de las empresas españolas.

El sector del CRM (Customer Relationship Management o gestión de relaciones con el cliente) no ha sido ajeno a esta tendencia. Hoy, en torno a un cuarto de las empresas españolas cuenta con un CRM, es decir, hay aún un gran porcentaje de empresas que no cuentan con esta herramienta. Desde ahora, la gran mayoría de empresas que apuesten por esta herramienta es probable que se decante por un CRM en la nube, sobre todo, porque no requiere inversiones adicionales (hardware, nuevos servidores, etc.).

Estas son las diez razones con las que cuentan las empresas para apostar por un CRM en la nube, frente al CRM tradicional:
1.    Siempre actualizado: Las empresas que utilizan programas de software para sus necesidades de gestión de los clientes se encuentran en desventaja, debido al tiempo necesario para que surjan nuevas actualizaciones para funcionar a niveles eficientes. Cambiando al Cloud Computing evitan estos problemas. Simplemente necesitan acceso a un ordenador con Internet para acceder a la última versión de su CRM. Además, hay menos interferencias.  Las actualizaciones son menos frecuentes y suelen ser gestionadas por los proveedores del servicio.
2.    Mayor compatibilidad: A menudo, las empresas experimentan problemas con el software porque no están diseñados para usarse con aplicaciones similares. Los departamentos no pueden compartir los datos debido a que utilizan diferentes aplicaciones. La computación en la nube permite a los usuarios integrar diversos tipos de aplicaciones más fácilmente con su CRM.
3.    Llevar un registro de relaciones con los clientes con facilidad.  Un CRM en la nube como el de Salesforce permite realizar un seguimiento de todas las interacciones entre el cliente y el comercial, permitiendo disponer de una historia completa de la relación. Esto ayuda cuando un cliente necesita algo y su comercial no está disponible, porque el que coge el teléfono puede ver exactamente cuál es la relación exacta con el cliente. En los casos de rotación de personal, los comerciales que entran pueden comenzar en el mismo punto donde lo dejó su antecesor.
4.    Más ecológico. Un CRM instalado en la empresa como un software más consume mucha energía, pues requiere un servidor propio y, además, consume muchos recursos de los equipos en los está instalada la aplicación. Con un CRM en la nube se reduce el consumo de energía de la empresa, lo que supone un ahorro de costes y, además, se reduce el consumo de recursos de los equipos, mejorando sus prestaciones.
5.    Mayor y mejor colaboración. Como toda la información contenida en una única web, los trabajadores puedan compartir las mejores prácticas con sus compañeros, colaborar en la elaboración de informes más fácilmente, compartir resultados,... Gracias al análisis de ventas, los directivos pueden, además, seguir el progreso de las ventas y controlar mejor éstas, descubriendo más fácilmente dónde están sus fortalezas y dónde puede mejorar.
6.    Movilidad. El servicio está accesible desde casi cualquier parte del mundo. Además, Salesforce ha anunciado el salto a Cloud2 en los próximos meses, lo que supondrá una gran mejora en el acceso a los servicios de Salesforce desde dispositivos móviles.
7.    Automatización: Los seguimientos de clientes pueden ser atendidos de forma automática, las alertas de deadlines están integradas en el sistema, por lo que una apretada agenda no hace perder ventas. Y el sistema se actualiza a sí mismo, para que los comerciales puedan dar informes sobre la marcha -hasta última hora- sin entrar en la oficina. Esto significa que pasan más tiempo en las calles, interactuando con los clientes, en lugar de invertirlo en redactar informes.
8.    Más personalizado: Con mucha frecuencia, las empresas instalan un CRM con la esperanza de que mejorará sus ventas. A veces, sin embargo, este software no llega a satisfacer las necesidades de una empresa. Algunos negocios requieren un toque personal, que el software común no puede proporcionarles. Un CRM en la nube da a las empresas la oportunidad de crear aplicaciones personalizadas en una interfaz fácil de usar.
9.    No hay necesidad de instalar nuevo hardware: no es necesario, en principio, adquirir un servidor, ni nuevos ordenadores, ni instalar el software uno por uno en lo todos los equipos, lo que supone un gran ahorro de tiempo y de dinero
10.    No se requiere personal adicional: Con un CRM en la nube, todos los servicios son mantenidos por expertos fuera del negocio, no hay necesidad de contratar a nuevos trabajadores.