Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Tecnologías de la información y comunicación

¿Pueden hacer las estrategias de perturbación grandes a una compañía?

Comunicaciones Hoy22/05/2015

Por Adrián Vélez, HP Enterprise Group, Estratega de Contenido

¿Qué hace grande a una compañía? Las respuestas típicas son: Un fundador visionario, una cultura corporativa de tomar riesgos y una gran idea.
Mientras estos factores siguen siendo válidos, ahora hay otro factor: Un departamento visionario de IT. Al haber cada vez más empresas digitales, se vuelve inmensamente importante tener un departamento de IT de punta que no esté consumido por mantener su infraestructura, sino por estar enfocado en usar tecnología para aprovechar las oportunidades del mercado.


En el mundo de la tecnología, vemos startups y compañías más nuevas usar este enfoque todo el tiempo. Netflix, Uber y Airbnb son algunos ejemplos recientes que han perturbado sus industrias a través del uso innovador de tecnología. Las compañías más astutas han aprendido de su ejemplo. En una reciente encuesta de HP a 1206 tomadores de decisiones superiores de IT y de línea de negocio, el 73% de las compañías de punta dijeron que estaban dispuestas a lanzar una tecnología perturbadora similar. Entre los rezagados, el porcentaje fue de 33%.1

En general, sólo 45% de las compañías sintieron que tenían la capacidad de IT para perturbar a sus industrias. Parte de esto pudiera ser sólo precaución - los líderes detestan declararse adelantados al mercado por miedo a sonar arrogantes o mal informados. Por otro lado, los rezagados saben que sus departamentos de IT los están deteniendo, describiéndose como “inconscientes” y detrás de sus competidores.

Similarmente, en los departamentos de IT de compañías líderes, el 87% de los encuestados dice tener las herramientas necesarias para ser innovadores. Para compañías promedio y rezagadas, ese porcentaje cae a 70% y 54%, respectivamente. Entre los líderes de las mejores compañías, el 64% afirma que hoy, su uso de sistemas e infraestructura es un diferenciador, a diferencia de 53% y 33% para los promedios y rezagados, respectivamente.

Mientras que uno pensaría que el nuevo estilo de IT ayuda principalmente a compañías en la industria tecnológica, esto aplica a cualquier campo - como lo afirma Joachim Frank, VP de Hewlett Packard Technology Services. Por ejemplo, un proveedor de servicios médicos en los Países Bajos usa la solución de capacidad flexible de HP, “que de verdad les permite liberarse de cualquier ejercicio de planeación relacionado con infraestructura, lo cual generará valor para el hospital. [Ellos] no estarán pensando en la infraestructura todo el tiempo.” Eso comienza un círculo virtuoso en el cual generan un ingreso y pueden invertir en su solución. “Pueden ser más rápidos en el mercado y construir su solución de manera más rápida y convincente,” dice Frank.

El secreto de qué es lo que hace a las compañías con el nuevo estilo de IT más perturbadoras es que no se preocupan por mantener su infraestructura.
Eso suena sencillo, pero como Frank lo menciona, es a menudo difícil hacer la transición porque existen aspectos de seguridad y conformidad, y “tienes que asegurar que estás diferenciando la propiedad intelectual y que esté bajo control para que no corras otros riesgos que te golpearán en mercados competitivos,” dice él. “Es un juego de equilibrio.”

Cualquiera que sea el caso, las compañías viejas necesitan hacer la transición. De otra manera, están sujetas a competencia de startups hambrientas que no son detenidas por las exigencias de mantener un sistema de legado, sino que están completamente enfocadas en utilizar su tecnología para aprovechar nuevas oportunidades de mercado-como Uber y Airbnb hoy en día.

¿Estás interesado en la historia detrás de las estadísticas sobre qué define y separa a los líderes de negocio digitales de sus iguales rezagados? Revisa el HP 2015 Report: Profiling Infrastructure Leaders y prepárate para enfocarte a tener mejor desempeño que tu competencia. Nunca es demasiado tarde para mejorar la experiencia de tu cliente o exceder tus propias expectativas.

[1] Estudio HP, 2015 Report: Profiling Infrastructure Leaders, febrero 2015