Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Informática y Comunicaciones

"Renovación tecnológica en la Banca: a mayor inversión, mejores clientes"

Comunicaciones Hoy13/12/2010

Javier López-Camacho Pinto, Gerente de Negocio de Panel Sistemas

Según los últimos datos del Banco de España el ratio de morosidad en los impagos en 2009 ha sido del 4,79%, llegando a alcanzar la cifra de 90.000 millones de euros en este mes de marzo. Además, según la Encuesta del Banco Central Europeo sobre el acceso a financiación bancaria de las pequeñas y medianas empresas, en el segundo semestre de 2009 España presentó la mayor tasa de rechazo (25%) de los cuatro mayores países de la zona euro a las solicitudes de préstamos bancarios.

Aunque ya se empieza a visualizar una salida de la crisis financiera, el entorno de negocios presenta aún un alto riesgo de impago en las ventas a crédito. Según el último estudio realizado por Iberinform, empresa de información comercial del Grupo Crédito y Caución, el 12,1% de las empresas españolas presenta un alto riesgo de no cumplir con sus compromisos de pago a lo largo de 2010.

A todo esto, la Banca española sigue atravesando un momento de cambios. Las entidades llevan desde el año 2006 desarrollando, conjuntamente con organismos públicos y privados, la utilización del nuevo estándar XBRL de comunicación, y ahora además deben afrontar la próxima llegada de Basilea III, que entrará en vigor en 2012, tras el fracaso de la anterior regulación Basilea II debido a la crisis financiera. Basilea III pone el énfasis, después de la crisis subprime, en obligar a las entidades a provisionar una cobertura suficiente para los créditos de alto riesgo, evitando poner en riesgo los depósitos de los clientes o la viabilidad del banco.
Pero lo importante es que ambas regulaciones implican fuertes cambios y renovaciones tecnológicas para las entidades que adopten estos modelos. Estos movimientos van a suponer un cambio de mentalidad en los modelos de gestión y control del crédito, con la consiguiente necesidad de herramientas informáticas avanzadas, pues el objetivo será conocer mejor al cliente y prevenir con mayor garantía las pérdidas por impago o morosidad surgidas con motivo de la proliferación y sofisticación de los servicios financieros.
Para ello, los bancos deberán tener modelos propios y mejor desarrollados, además de sistemas de gestión y control de riesgos más sensibles y complejos. Los modelos de decisión deberán ser automáticos y predecibles, y estar implementados por sistemas software de Inteligencia de Negocio que ayuden en la mejora de dicha gestión del riesgo, es decir, que permitan automatizar, almacenar, normalizar, cualificar, cuantificar y organizar toda la información relativa a la gestión del riesgo asociado a las solicitudes de crédito.

No sólo es importante contar con un volumen de datos histórico, sino también poder procesar dicha información e integrarla en el proceso de gestión. Una adecuada integración supone dar a los procesos los datos que necesitan cuando los necesitan, y los sistemas de gestión del riesgo usarán la Información y el Proceso para intervenir en la toma de decisión corporativa sobre las operaciones de crédito.
Sin embargo en España sólo unos pocos -las entidades de mayor envergadura- han realizando ya esfuerzos inversores significativos en este sentido. Esto conllevará un distanciamiento importante entre aquellas que cumplan con la normativa y las que no, ya que sólo las que hayan abordado la inversión adecuada serán capaces de identificar a los buenos clientes, y los peores acabarán acudiendo a aquellas entidades que no hayan adecuado sus procesos de gestión de riesgo, y no sean por tanto capaces de “identificarlos”.
En definitiva, escenarios como el actual ofrecen a las entidades la oportunidad de hacer las cosas mejor. En muchos casos, con pequeñas e innovadoras mejoras tecnológicas se puede incrementar la capacidad predictiva, adoptando políticas de admisión más acertadas e incrementando así la calidad de su cartera de clientes sin prejuicio en el nivel de ventas. Estos cambios tendrán una incidencia directa sobre la rentabilidad de las entidades, incrementando la transparencia del sector, aumentando la eficiencia en el uso del capital y consiguiendo una mejora en la gestión empresarial.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

SERVICIOS