Posicionamos su web SEO / SEM
Según el Ministerio, las empresas hacen "escaso uso" de los incentivos fiscales a la I+D+i

El sector centra su actividad en el producto principal y externaliza el resto de actividades

Nerea Gorriti15/10/2005
La creación de un centro tecnológico siempre es una buena noticia para la industria. Fomentar la transferencia entre la propia empresa y los centros tecnológicos o universidades es una de las claves para avanzar hacia la tecnología e innovación. Precisamente, durante la inauguración del nuevo Centro Tecnológico de Plástico (TCTP) de Valls (Tarragona), que tuvo lugar el pasado 6 de julio en Barcelona, varios ponentes ensalzaron las ventajas de contar con una nueva iniciativa que sin duda contribuirá a que la industria sea más competitiva frente a los nuevo retos del sector. En esta ocasión, Julio de Juan Sáez, director general de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y otros profesionales del sector de la automoción repasaron la situación del sector de los fabricantes de automóviles y bienes de equipo.
foto
El creciente uso del plástico en la automoción y la futura colaboración del centro tecnológico y las empresas fueron algunos de los motivos que llevaron al director general de Desarrollo Industrial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a participar en la conferencia inaugural del centro en Barcelona. “Cataluña es la cuna de la automoción de España. Ha visto nacer las primeras fábricas de vehículos y componentes con grandes firmas como Seat, Nissan, Airbus y fabricantes de vehículos de dos ruedas, que representan el 75 por ciento del sector en España, como Derbi, Piaggio, Riaju, entre otras firmas”.

Según datos del Ministerio, España ocupa el tercer lugar en Europa en términos de valor añadido tanto en el sector de la fabricación como en material de transporte, de equipos y componentes de automoción. En este sentido, Cataluña concentra entre el 25 y el 30 por ciento del peso del sector automoción española. En el ámbito de equipos y componentes, el director destacó la presencia de importantes empresas, tanto multinacionales como compañías de capital nacional, muchas de ellas con centros tecnológicos propios como el caso de Ficosa, entre otras empresas.

El sector automovilístico produce un "importante efecto de arrastre" sobre toda la economía

También indicó que la industria automovilística tiene "gran peso" en la economía española, suponiendo entre el 6 por ciento y el 10 por ciento del PIB y entre el 8 por ciento y el 11 por ciento del empleo. Además, es un sector "muy innovador", "exportador" y que produce un "importante efecto de arrastre" sobre toda la economía.

Por otra parte, recordó que los fabricantes de vehículos externalizan entre el 60 por ciento y el 70 por ciento del valor de los automóviles para que lo produzcan empresas externas. En este sentido, el director general de Sernauto, José Antonio Jiménez, indicó que en 2004 el sector español de componentes de automoción logró una facturación "récord", que alcanzó los 28.700 millones de euros.

Por su parte, el conseller de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, recordó que la Administración catalana impulsa un centro tecnológico de la industria aeronáutica para "diversificar" el sector de componentes de automoción. Rañé también destacó que Cataluña "quiere ser una economía industrial con servicios" y recordó que cuenta con 750.000 empleados en el sector industrial.

La automoción, un sector exportador

La industria automovilística española, entendida como la suma de fabricantes de vehículos y de componentes de automoción, tiene una gran importancia para la economía española, tanto en términos cuantitativos como cualitativos.

Es un sector exportador, que supone el 25 o 26 por ciento de las exportaciones españolas de mercancías”, añadió durante la presentación. “Hay que tener en cuenta que exporta el 82 por ciento de lo vehículos que fabrica y el 51 por ciento de los componentes fabricados”.

La automoción es un sector "muy innovador", "exportador" y produce un "importante efecto de arrastre" sobre toda la economía
Desde el punto de vista cuantitativo, el representante de la administración considera que sector de la automoción es muy innovador, con un alto nivel organizativo de la producción y un importante efecto arrastre sobre otros sectores. “En principio todos los grandes fabricantes de vehículos que tienen plantas en España van a continuar adelante con sus planes de inversión, lo que significa que se va fabricar en España un número significativo de nuevos modelos de vehículos y se prevén volúmenes de ventas importantes”.

El problema, añadió, se dará a largo plazo. “Vivimos un periodo en el que la rentabilidad de las inversiones del sector está siendo cada vez menor por lo que grandes fabricantes están trasladando parte de los problemas tecnológicos y financieros al resto de la industria”.

Según datos proporcionados durante la jornada, actualmente más del 65 por ciento del valor del los vehículos son producidos por la industria de equipos y componentes de automoción, industria a la que se está confiando el diseño y el desarrollo de módulos y de sistemas para incorporarlos a los vehículos.

El sector, a la cabeza de Europa

De Juan destacó que la competitividad de las empresas del sector de componentes se sitúa entre los primeros niveles europeos y constituye un apoyo imprescindible para los fabricantes de vehículos que integran dicha competitividad con una buena gestión de la logística del suministro. Ello hace que la industria de cabecera española tenga a nivel europeo, dos empresas situadas entre las diez primeras y seis entre las veintitrés empresas más representativas.

Las empresas de componentes están condicionadas de forma permanente a aplicar mejoras de competitividad mientras que las de primer nivel precisan tener dimensión suficiente para establecer centros de producción cerca de los grandes núcleos mundiales. Se ven obligados a incrementar también sus niveles de investigación I+D+i para dar respuesta a las exigencias de los grandes grupos multinacionales fabricantes de coches.

foto

El peso de la subcontratación

Para lograr este último objetivo, es fundamental la transferencia tecnológica. “Para la constitución de nuevos y mejores productos se están desarrollando redes de colaboración entre clientes y proveedores y los propios centros tecnológicos”.

La tendencia del sector en las últimas décadas se dirige a centrar su actividad en el producto principal subcontratando el resto de actividades y responsabilidades de investigación, desarrollo, producción de equipos y componentes.

Futuro del sector

En el futuro serán los proveedores los que mayor valor añadido aporten a la industria del automóvil. Precisamente en la actualidad, se estima que entre un 60 y un 70 por ciento del valor de los vehículos y el 50 por ciento de la I+D s la llevan a cabo los fabricantes de equipos y componentes de la automoción.

En cuanto a la innovación, los proveedores españoles adquirirán una mayor responsabilidad y se aproximarán más a los centros tecnológicos, adquiriendo un papel más importante en la tomas de decisiones, un factor que puede posicionar mejor a ciertas empresas españolas a medio y largo plazo. Los proveedores de segundo nivel asumirán un mayor riesgo y pasarán una parte importante de la presión del coste al resto de la cadena proveedores de segundo y tercer nivel, según el director general.

Desde la administración se considera que un elemento fundamental será la promoción de la capacidad innovadora de las pymes y el fomento de las economías de escala, facilitando la agrupación de las empresas como ocurre ya con los clusters en algunos sectores en España para afrontar las grandes inversiones que se precisan en el ámbito de la I+D.

No obstante, apuntó de Juan, durante los últimos años se vienen evidenciando procesos de deslocalización que ciertas multinacionales vienen aplicando a las industrias mas tradicionales y que afecta directamente al sector de fabricantes de componentes de automoción. “El fenómeno de la deslocalización debe preocupar porque ya no se puede ni se debe competir en base a mano de obra sino que debe hacerse en base a tecnología. Su apuesta debe ir hacia el suministro de módulos complejos que integren varias funciones que puedan suministrar de forma secuencial a los fabricantes dando un mayor valor a la producción en base a la disposición de unos equipos de trabajo más cualificados”, añadió.

En su opinión, si esta nueva vía se desarrolla con éxito, numerosos empresarios del sector serán nuevos inversores en país emergentes y por el contrario, empresas de primer nivel del sector de países más avanzados invertirán en España. “Estamos en una mercado global y este fenómeno tiene doble dirección. De hecho, actualmente se esta produciendo deslocalizaciones en España de multinacionales de a industria de componentes de automoción que responden a un perfil tecnológicamente avanzado”.

La innovación se ha convertido en el factor clave para ser capaces de lograr productos de mayor valor añadido para el sector de la automoción, es el mejor “antídoto” para evitar el proceso de deslocalización, concluyó.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes de Automoción (Sernauto)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS