Entrevista con Hans-Horst Konkolewsky, Director de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (AESS), sobre el ruido en el trabajo y sus efectos

15/02/2006

El ruido en el trabajo puede causar algo más que pérdida de audición

A menudo el ruido es considerado como un mal menor. Es intangible, no nos causa un efecto inmediato y visible y, por lo tanto, tendemos a no otorgar la importancia necesaria al daño que puede causar al ser humano. La Semana Europa contra el ruido se celebró del 24 al 28 de octubre, con cientos de actividades de sensibilización en toda Europa. Y el 12 de Diciembre tuvo lugar en Bilbao la Cumbre Europea sobre el Ruido en el trabajo, un buen momento para entrevistar a Hans-Horst Konkolewsky, Director de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, quien pone de manifiesto que nos es un factor que podamos menospreciar. La Agencia fue creada por la Unión Europea para satisfacer las necesidades de información en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo. La AESS tiene su sede en Bilbao, y su objetivo es mejorar la vida de los trabajadores en el lugar de trabajo promoviendo el intercambio de información de tipo técnico, científico y económico entre todos los agentes implicados en temas relacionados con la seguridad y la salud en el trabajo.

La Agencia Europea ha desarrollado una campaña en toda Europa sobre la exposición al ruido en trabajo. ¿Es el ruido realmente un tema de actualidad hoy en día, cuando la mayoría de las personas trabajan en sitios relativamente poco ruidosos?

Cuando hablamos de ruido en el trabajo, la primera imagen que nos viene a la mente son los astilleros, la construcción u otros lugares de trabajo tradicionales. Pero en realidad, la mayoría de nosotros estamos rodeados de ruido en nuestros lugares de trabajo. Da lo mismo que éste provenga de máquinas o de otras personas: el ruido puede perjudicar nuestra salud.

¿Cuáles son los grupos de riesgo, entonces?

El ruido puede ser un problema prácticamente en todos los entornos laborales: desde las fábricas hasta las explotaciones agrícolas pasando por las salas de conciertos o las obras de construcción. Le daré algunos ejemplos: en el sector de la enseñanza el ruido es un problema acuciante. Según un estudio danés, más de la mitad de los maestros y del personal que trabaja en escuelas infantiles tiene que hablar en un tono de voz mucho más alto que en muchos sectores industriales para poder comunicarse con sus compañeros. También las personas que trabajan en bares, clubes y locales nocturnos, como camareros, músicos o DJs, corren un riesgo potencial. Pero no sólo ellos, los camioneros, las personas que trabajan en centros de llamadas y locutorios (los llamados call centers) e incluso aquellas que trabajan en oficinas abiertas también pueden estar expuestas al ruido.

¿Cuántas personas se ven afectadas por este problema en Europa?

Se calcula que un tercio de los trabajadores europeos (más de 60 millones de personas) está expuesto a la contaminación acústica durante más de una cuarta parte de su tiempo de trabajo. Y casi 40 millones de personas (lo que equivale a toda la población de España) durante, al menos, la mitad de su horario laboral. La pérdida de capacidad auditiva como consecuencia del ruido sigue siendo una de las enfermedades profesionales más habituales en Europa, y es la causa de cerca de un tercio de las enfermedades relacionadas con el trabajo. Y no olvidemos también sus altos costes económicos: con un coste anual que asciende a los 160 millones de euros, el ruido es, según un estudio alemán, la segunda causa más importante (después de la silicosis) de gasto en concepto de pensiones de discapacidad y de rehabilitación.
Asimismo, el ruido aumenta el riesgo de accidentes ya que, con unos niveles elevados de ruido, el trabajador tiene más dificultades para oír y comunicarse
foto

¿Qué se entiende exactamente por “contaminación acústica”? ¿Cómo se puede saber si el ruido al que se está expuesto puede llegar a ser peligroso?

El riesgo de daños causados por el ruido no tiene sólo que ver con el nivel acústico sino también con la duración de la exposición a dicho ruido. La frecuencia (tanto un tono alto como un tono bajo) también puede ser un factor, así como el tipo de ruido (por ejemplo, si se trata de un ruido de impacto o de otro tipo). Una prueba bien sencilla es preguntarse durante cuánto tiempo hay que levantar la voz para comunicarse con los compañeros que tenemos alrededor. Como regla general, podemos decir que cuanto más alto es el nivel de ruido y más tiempo se esté expuesto, mayor será la probabilidad de sufrir pérdida de capacidad auditiva. Pero el ruido tiene otros efectos sobre la salud también.

Entonces, ¿no estamos hablando sólo de quedarnos sordos?

No, no, el ruido en el trabajo puede costarnos mucho más que la audición. Hay pruebas que demuestran que la exposición al ruido afecta al sistema cardiovascular, lo que se traduce en una liberación de adrenalina que, a su vez, está asociada con el estrés y con el incremento de la tensión. Esto implica que el ruido en el trabajo, incluso en niveles muy bajos, puede ser un factor causante del estrés laboral.

Asimismo, el ruido aumenta el riesgo de accidentes ya que, con unos niveles elevados de ruido, el trabajador tiene más dificultades para oír y comunicarse. El ruido también puede interactuar con sustancias químicas peligrosas e incrementar su efecto sobre nuestra salud. ¡Y además puede ser peligroso para las mujeres embarazadas!

Tengo la impresión de que no podemos hacer mucho contra el ruido en el trabajo, ¿me equivoco? ¿No se trata de un elemento consustancial a algunos tipos de trabajo?

En realidad se trata de una falsa creencia muy extendida e incluso hay muchas personas que opinan que el ruido es un mal con el que uno tiene que aprender a vivir y a trabajar. Y sin embargo hay disposiciones legales que protegen a los trabajadores contra los riesgos del ruido en el trabajo. La nueva Directiva comunitaria sobre el ruido, que deberá trasponerse en todos los Estados miembros para febrero de 2006, hace hincapié en la prevención y prescribe que, siempre que sea posible, se eliminará el ruido en su origen. Hay soluciones prácticas que nos pueden ayudar a alcanzar este objetivo. Podemos proteger eficazmente a los trabajadores contra los riesgos del ruido en el trabajo.
foto
Hemos puesto en marcha una campaña que se ha celebrado simultáneamente en 31 países y que lanzó oficialmente el 20 de abril, Día Internacional de Sensibilización frente al Ruido

¿Haciendo, por ejemplo, que utilicen protectores auditivos?

¡En absoluto! Los equipos de protección individual, como los tapones o las orejeras, son sólo el último recurso. Antes de nada, el empresario debería realizar en primer lugar una evaluación de riesgos para, en base a los resultados, tomar las medidas pertinentes. Entre ellas, siempre que sea posible, la eliminación de las causas del ruido, un mayor control de los niveles de ruido o la reducción de la exposición de los trabajadores modificando para ello la organización del trabajo y el diseño del puesto. En una empresa francesa de procesamiento de alimentos, por ejemplo, los trabajadores estaban expuestos a un ruido muy fuerte producido por el choque constante de los recipientes al ser transportados en una cinta. Con un recubrimiento de la cinta transportadora y el ajuste de su velocidad se redujo el ruido a niveles en los que el uso de tapones protectores ya no era necesario. Por regla general, el método más efectivo para controlar el ruido es limitar la entrada a los lugares de trabajo de equipamiento ruidoso, mediante una política efectiva de adquisición y compra, la planificación del diseño de los lugares de trabajo o la mejora de su acústica. En los centros de llamadas, por ejemplo, el ruido de fondo hace que los operadores tengan que levantar la voz lo que, a su vez, aumenta el nivel general de ruido. En uno de estos centros, el problema se resolvió cambiando la distribución de la sala y mejorando la acústica. Estos ejemplos nos muestran que es posible la gestión eficaz del ruido y que no tiene por qué ser necesariamente cara.

¿Cuáles son los planes que tiene la Agencia para aumentar la sensibilización frente al ruido en el trabajo?

Hemos puesto en marcha una campaña que se ha celebrado simultáneamente en 31 países y que lanzó oficialmente el 20 de abril, Día Internacional de Sensibilización frente al Ruido. Al igual que se ha hecho en ediciones anteriores de la Semana Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Agencia ha puesto en circulación varias publicaciones sobre la prevención del ruido y dedica una sección de su página web a este tema. Como parte de esta campaña se ha elaborado una Carta on- line de adhesión a la campaña, para animar a las empresas, organizaciones, instituciones, agentes sociales y responsables políticos a que participen y se comprometan a promover la sensibilización y la prevención frente al ruido. También se ha culminado una nueva edición del concurso de Galardones a las Buenas Prácticas en relación con la prevención de la exposición al ruido en el trabajo.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Homsec 2017 Marzo 14-16 2017- Madrid- España

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS