a3 - Aprofitament Assessorament Ambiental, S.L. - Gestoras de residuos

Baterías usadas: para su respectivo reciclaje

Foto de Baterías usadas
La empresa Aprofitament Assessorament Ambient, S.L. se dedica a la compra de distintos tipos de baterías usadas para su respectivo reciclaje.

Las baterías de arranque son acumuladores y proporcionan la energía eléctrica para el motor de arranque de un motor de combustión, como por ejemplo de un automóvil, de un alternador del motor o de la turbina de gas de un avión.

Las baterías de tracción/carretilla se usan como fuente de energía para la tracción de un vehículo eléctrico. Las baterías de tracción tienen varias aplicaciones. Las más conocidas, son las baterías eléctricas para el transporte de palets, carretillas elevadoras y plataformas elevadoras, máquinas de limpieza y apiladoras.

En el sistema de batería sellada y hermética de Gel, los gases que se producen durante la carga se recombinan para convertirse de nuevo en agua dentro de los elementos que componen la batería. De esta forma la batería de Gel es excepcionalmente limpia y segura de manejar porque no se producen gases o vapores de ácido que pueden escapar al exterior de la batería. El principio básico no ha cambiado desde 1859, aunque en la década de 1970 se desarrolló una variante que utiliza un electrolito en forma de gel en lugar de un líquido (comúnmente conocido como la batería de gel), permitiendo que la batería pueda ser utilizada en diferentes posiciones sin fallos o fugas.

La batería estacionaria tiene aplicaciones en carga flotante en instalaciones fijas e instaladas en equipos estacionarios o en salas de baterías para equipos de telecomunicación, UPS, etc.

Las baterías de níquel cadmio (que suelen abreviarse "NiCd") son baterías recargables de uso doméstico e industrial (profesionales). Cada vez se usan menos (a favor de la NiMH), debido a su efecto memoria y al cadmio (que es muy contaminante). La batería está formada por unos electrodos de hidróxido de níquel y de hidróxido de cadmio separados entre si por una lámina porosa.

Como ventajas fundamentales, las baterías NiMH tienen una mayor densidad de carga (capacidad/peso superior, aprox. 40%-70% más capacidad); no contienen Cd (tóxico) y aparentemente no tienen efectos de pérdida de capacidad por mal uso, o de formación de dendritas. Como inconvenientes, tienen una resistencia interna superior que limita su uso en aplicaciones de alta potencia. Es ambientalmente más amigable que el NiCd y otros sistemas por no contener adiciones de Cadmio ni plomo.

Las baterías Li-Ion emplean como electrolito, una sal de litio. Sus propiedades son: la ligereza de sus componentes, su elevada capacidad energética y resistencia a la descarga, la ausencia de efecto memoria o su capacidad para operar con un elevado número de ciclos de regeneración. Sus inconvenientes son su rápida degradación y su sensibilidad a las elevadas temperaturas, que pueden provocar su destrucción por inflamación o incluso por explosión. Su aplicación más común es para la industria electrónica de gran consumo como: teléfonos móviles, agendas electrónicas, ordenadores portátiles y lectores de música.