Datos del mes de junio indican que en Cataluña ha aumentado un 7% la recogida selectiva de residuos

La recogida selectiva municipal: la materia orgánica

Redacción Interempresas08/09/2010

7 de septiembre 2010

Las sociedades no tienen por costumbre cambiar de hábitos de un día para otro, pero poco a poco todos vamos adaptándonos a las nuevas normas y recomendaciones. La recogida selectiva es una de las nuevas facetas de nuestra vida, que vamos adoptando cada día un poco más. El hecho de separar la basura en diferentes contenedores es solo el primer paso para conseguir ser más sostenibles.

En el siglo XXI, hablar de residuos debe significar hablar de sostenibilidad. La reutilización de los productos que ya no usamos y tiramos a la basura debe ser fundamental para mantener el equilibrio necesario en nuestro planeta y, en definitiva, dejar de considerar la basura como un material inservible. Una vez asumido este cambio conceptual, si queremos analizar la situación en la que nos encontramos respecto a los residuos municipales (los generados en los domicilios y en los comercios), tenemos que fijarnos en las diferentes fases de su gestión, que son las siguientes: producción, recogida selectiva y tratamiento final.

foto
La recogida selectiva permite optimizar el proceso de separación de residuos en su primer momento, desde el propio usuario. Foto: Davide Guglielmo.

En la primera fase, el continuo aumento demográfico de los municipios no ayuda a reducir la producción de desperdicios, más bien al contrario, más si tenemos en cuenta la tendencia insostenible de los envases y embalajes de un solo uso. Estos se han generalizado por imperativo industrial y sin ninguna oposición por parte de las administraciones públicas, a diferencia de lo que sucede en otros países europeos que, partiendo de la misma Directiva marco, han impuesto sistemas con predominio de los envases retornables.

Por suerte, la recogida selectiva supone una forma eficaz de solucionar, en parte, este problema, ya que permite a los ciudadanos realizar, con un mínimo esfuerzo, una labor que representaría mucho más lenta de hacerse en plantas de tratamiento. Los vertederos o las incineradoras no aportan una solución sostenible a largo plazo, pero con una recogida adecuada de los materiales, las plantas de reciclaje pueden realizar una labor importante.

España sigue situándose a la cola de Europa en la recogida de materia orgánica, según el informe UE de Composting in European Union

Materia orgánica reutilizada

En cuanto a la recogida de materia orgánica, España sigue situándose a la cola de Europa, según el informe UE de Composting in European Union. Eso indica que España debe ponerse las pilas en este sentido, para dejar de enviarlas a los vertederos y poder ser reutilizadas mediante técnicas de compostaje, que suelen reutilizar dichas materias orgánicas para convertirlas, por ejemplo, en abono para los campos. Esta nueva utilización de la materia orgánica ayuda a reducir el grave impacto ambiental que suponen los vertederos y evita la contaminación de aguas subterráneas que a veces se producen por estos.

foto
En cuanto a la recogida de materia orgánica, España sigue situándose a la cola de Europa, según el informe UE de Composting in European Union.

Y además, la materia orgánica sufre un proceso de descomposición que suele producir gas metano, que unido con el aire en los vertederos supone un grave riesgo de explosiones y combustiones. Por otra parte, un tratamiento adecuado de la materia orgánica puede producir en las plantas de reciclado y en los ecoparques la obtención de energía eléctrica mediante el biogas o, como ya hemos mencionado, fertilizantes para un uso agrícola.

Aumento de la recogida en Cataluña

Es obvio que hay regiones de nuestro país más concienciadas con el medio ambiente que otras. En este sentido, Cataluña está en la zona alta de la clasificación, ya que, según datos del pasado mes de junio, recogió de forma selectiva un 37,6% de las 4.189.366 toneladas de residuos municipales que generó en 2009 (1.575.696 toneladas), un 7,1% más que en 2008, en un ejercicio en el que la recogida separada de materia orgánica se incrementó un 7,9% respecto al año anterior.

foto
Según la conselleria de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya, la media de generación de residuos por habitante y día fue de 1,54 kg, por debajo de los últimos años. Foto: Geesink.

Según la conselleria de Medi Ambient, la media de generación de residuos por habitante y día fue de 1,54 kilos, por debajo de los últimos años, a la vez que se ha mantenido la tendencia de separar los residuos en los hogares. La recogida de los envases ligeros (plásticos, latas, brics, entre otros) se ha incrementado en un 10% respecto a 2008, y en concreto se recogieron de forma selectiva 127.624 toneladas de estos envases. En cuanto a materia orgánica (restos de comida y restos vegetales pequeños), se ha recogido un 7,9% más que el año anterior.

El total recogido se sitúa en 340.674 toneladas y, además, durante este período, 96 municipios han iniciado la implantación de la recogida selectiva de la materia orgánica. En relación con el vidrio, se han recogido 191.645 toneladas, lo que supone una reducción del 6,2% respecto a 2008, mientras que ha aumentado la de papel y cartón en un 4,2%, en concreto 427.988 toneladas. Igualmente, se han recogido de 209.054 toneladas de voluminosos y madera, lo que supone un aumento de 9,2%, mientras que de los residuos de poda y jardinería se separaron 99.067 toneladas, un 14,2% más. Por otro lado, se han recogido de forma selectiva 589 toneladas de pilas (+2,4%), 670 toneladas de medicamentos (+9,6%), 8.386 toneladas de residuos textiles (+4,9%) y 169.996 toneladas de otros tipos de residuos (+24%).

Durante el pasado 2009, entraron en servicio quince nuevos centros de recogida de residuos en toda Cataluña. La media del resto del Estado es del 17%, y del 30% en los países que forman parte de la OCDE en 2008, frente al 37,6% de los residuos municipales recogidos selectivamente en Cataluña. Esta tendencia al alza implica a la vez un descenso de la denominada fracción restante, los residuos que no se recogen selectivamente, que ha pasado de dos millones ochocientas mil toneladas en 2008 a dos millones seicientos mil en 2009 (un 6,8% menor).

foto
La recogida de los envases ligeros (plásticos, latas, brics, entre otros) en Cataluña subió un 10% respecto a 2008. En cuanto a materia orgánica (restos de comida y restos vegetales pequeños), se ha recogido un 7,9% más que el año anterior. Foto: Ros Roca.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS