Posicionamos su web SEO / SEM
Incorpora diversos avances tecnológicos de última generación

Una planta de reciclaje y tratamiento integral de residuos de la construcción, pionera en Cataluña

Redacción Interempresas19/03/2010

La planta de tratamiento de residuos de construcción y demolición de la localidad barcelonesa de Les Franqueses del Vallès, gestionada por Tecnocatalana de Runes, ya lleva casi tres años en funcionamiento. Se trata de la primera planta de tratamiento integral de residuos de construcción y demolición catalana que tiene una capacidad de tratamiento de 75 toneladas por hora y es capaz de almacenar 10.000 toneladas. El año pasado, la planta recibió 112.000 toneladas de material. Interempresas visita esta planta de reciclaje, pionera en Cataluña, que destaca por su automatización.

Situada en Les Franqueses del Vallès (Barcelona), la planta de tratamiento de residuos de construcción y demolición Tecnocatalana de Runes, fue pionera en el reciclaje de este tipo de material en Cataluña. La planta acepta todo tipo de residuos procedentes de la construcción y demolición. “No somos un vertedero, somos una planta de reciclaje. No aceptamos tierras, ni pladur, ni tiza ni escayola, ni otros materiales similares”, señalaba Francesc Agustí, gerente de Tecnocatalana de Runes durante la visita de Interempresas a la instalación.

foto
La moderna planta se encuentra en la localidad de Les Franqueses del Vallès (Barcelona).

La planta acepta residuos netos (hormigón y piedras) que se procesan en una línea específica y residuos brutos, que se tratan en la línea principal de la instalación, donde diferentes procesos de limpieza tanto automáticos como manuales y de clasificación mediante tromeles, separan los residuos no pétreos del material apto para triturar y fabricar áridos de calidad.

El tratamiento automatizado de residuos brutos representa un avance tecnológico y competitivo fundamental para el sector ya que, por un lado, permite la recuperación de residuos que hasta ahora se estaban desperdiciando a causa de las dificultades de tratamiento y por otro lado, abaratar el proceso de limpieza al sustituir los antiguos tratamientos manuales por otros automatizados.

foto
La automatización es una de las claves de éxito de esta planta.

El funcionamiento

El sistema, totalmente automático, permite al cliente descargar los camiones directamente en la tolva de alimentación. Una vez entran los camiones en la planta, un programa informático preclasifica la densidad de cada carga. Tras esa preclasificación previa, la empresa realiza una clasificación más objetiva.

El residuo pasa por un proceso previo de limpieza y posteriormente, el material escogido se acumula en un silo que alimenta el proceso de limpieza. El procedimiento consiste en hacer pasar el material, todavía bruto, por diferentes sistemas de limpieza (manuales y a través de agua y aire) hasta que se obtiene el material pétreo que se acumula en un segundo silo. Finalmente, este alimenta el proceso de fabricación de áridos produciendo los diferentes productos ya aptos para comercializar.

foto
Francesc Agustí, gerente de Tecnocatalana de Runes.

Para llevar a cabo todo el proceso la planta está dividida en tres secciones. En la fase primaria se obtienen los banales grandes y se reduce la pieza del material pétreo. A partir de aquí, el material asciende por una cinta hasta una tolva donde se realiza la separación magnética.

Por su parte, la fase secundaria se encarga de la limpieza del árido. El material vuelve otra vez a la planta, se criba y se separa en granulometrías a través de dos tromeles. Todo el material pasa por un sistema de aire donde se obtienen los volátiles, como son los plásticos, etc. Después, los volátiles se criban de nuevo para obtener arena fina que puede reaprovecharse. El resto va al vertedero.

Una vez cribado el material se vuelve a reducir la pieza y se elimina el precribado (arena y material muy fino). Es entonces cuando el material pétreo, en esencia, se sumerge en agua, lo que permite obtener flotantes como madera y otros materiales que no se pudieron eliminar en una fase anterior. “Se trata de un método muy efectivo porque obtiene mucho material inútil”, señalaba el gerente de la compañía.

Una vez el material se ha separado en la bañera pasa por una cabina de elección, donde se obtienen los materiales no férreos y los plásticos incrustados o que, por su densidad, no se han podido separar en la bañera.

La fase terciaria hace referencia a la clasificación del material. Es entonces cuando este vuelve a pasar por tolva de acumulación y por otro molino que criba. El resultado es el material final, ideal para tapar tubos, para canalización, etc.

foto

Se trata de una planta muy automatizada. Cada cinta tiene un detector de giro que, en caso de una sobrecarga de la cinta o de rotura, el detector para la planta completamente. “Tenemos paros de emergencia por toda la planta y detectores de seguridad. A través de una pantalla, podemos conocer el punto de incidencia en cualquier lugar de la planta”, concluía Francesc Agustí, gerente de la planta.

Los áridos reciclados

El árido reciclado es un producto apto para su reutilización como un granulado para bases y sub bases de carreteras y caminos, en la nivelación de terrenos, en la formación de capas drenantes y en otros procesos constructivos de ingeniería civil. Reincorporar un residuo, que de otra forma se destinaría al abandono, permite no solo evitar el abaratamiento de los recursos naturales sino retornar los RCD al ciclo productivo de la construcción.

Datos de interés:

  • En 2009 a la planta llegaron 112.000 toneladas de material
  • De ese total, la planta reaprovechó un 96% en peso
  • Capacidad de tratamiento: 75 toneladas/hora
  • Capacidad de almacenaje: 10.00 toneladas
  • Velocidad de proceso primario: 100 toneladas/hora
  • Velocidad de proceso secundario: 75 toneladas/hora
  • Potencia instalada: 750 kW
  • Consumo energético: 250 kW
  • Producción: 200.000 toneladas anuales
  • Régimen de trabajo: 40 horas semanales (un turno)
  • Personal: 5 personas por turno.
foto

Las empresas Gestora de Runes de la Construcció, S.A, Gestió de Runes del Vallès Oriental, S.L, Àrids García Canteres Granítiques, S.L y el Gremi de Constructors d’Obres del Vallès Oriental constituyeron la sociedad Tecnocatalana de Runes exclusivamente para gestionar la nueva planta de tratamiento integral de RCD.

foto
Genoveva Català.

La opinión de... Genoveva Català, directora de la Agència de Residus de Catalunya (ARC)

En el pasado mes de septiembre se cumplieron dos años de la inauguración de la planta de Les Franqueses del Vallès. Háganos un balance de su actividad. ¿Ha cumplido con su cometido?

En 2009 la planta gestionó 112.290 toneladas de residuos de la construcción y demolición. El balance del funcionamiento del proceso de selección y tratamiento que se lleva a cabo en la instalación es positivo, aunque cabe destacar que la planta todavía tiene capacidad para gestionar más toneladas. Por otro lado, hay que continuar trabajando para dar salida en el mercado al producto resultante del proceso de recuperación: el árido reciclado. No debemos olvidar que la afectación de la crisis económica en el sector de la construcción también tiene un impacto directo en la generación y reciclaje de sus residuos. En este sentido, la Agencia de Residuos de Cataluña este año, en el marco del retorno del canon de los residuos de la construcción, ha abierto una convocatoria de ayudas para fomentar la utilización de árido reciclado en las obras promovidas por entes locales catalanes.

Más sobre esta entrevista en www.interempresas.net

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Repacar - Asociación Española de Recicladores Recuperadores de Papel y Cartón

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS