Email marketing en Interempresas

Instrumentos Wika, S.A. - Otros separadores

Separadores: para la industria de proceso

Por medio de separadores, los instrumentos de medición de presión pueden adaptarse a las condiciones más duras en la industria del proceso. Una membrana confeccionada en un material apropiado separa el medio de presión del instrumento de presión. El espacio interior entre la membrana y el Instrumento está completamente llenado de un líquido de transmisión de presión.

La presión de proceso se transmite por la membrana elástica al líquido de llenado y de ahí al instrumento de medición que está conectado al separador, o bien directamente o via una torre refrigerante o un tubo capilar. Tareas de medición extremadamente difíciles pueden realizarse combinando un instrumento con un separador: se pueden usar con temperaturas extremas o fluctuaciones de temperaturas. Además, permiten realizar mediciones en medios agresivos, corrosivos, muy viscosos, heterogéneos o cristalizantes. Con instrumentación sin espacios muertos o minimizados, cuentan con conexión al proceso higiénica, integración de medición de presión y temperatura en un solo punto de medición y barrera de seguridad adicional para medios explosivos o tóxicos. Además, están adaptados a zonas potencialmente explosivas (zona 0).

Asimismo, Wika ofrece una gran variedad de líquidos de transmisión de presión para el uso entre separador e instrumento de medición para satisfacer muchas aplicaciones específicas. Para cada aplicación hay líquidos idóneos.

Existen dos tipos estándares para la industria de proceso: separadores con membrana y separadores tubulares.

Los separadores con membrana van montados sobre accesorios o bridas ya existentes. Generalmente, esos accesorios constan de piezas en T integradas en una tubería, o de manguitos soldados a una tubería, al reactor de proceso o a un tanque. Separadores con membrana ofrecen la ventaja de que la superficie de contacto entre el medio de presión y la membrana es relativamente grande, asegurando así una medida de presión exacta, sobre todo con presiones muy pequeñas (menos de 600 mbar). El hecho de que se pueden desmontar fácilmente (por ejemplo, para limpiarlos o calibrarlos) es otra ventaja. Los separadores tubulares son los idóneos para el uso en medios corrientes. Como el separador está completamente integrado en la línea de proceso, las mediciones no están afectadas por turbulencias, esquinas, espacios muertos u otros obstáculos molestos en la dirección del flujo. El separador tubular se instala directamente en la tubería, de manera que no se necesite unas conexiones especiales de puntos de medición. En comparación con otros diseños con canaletas o geometría no circular, los separadores tubulares de forma perfectamente cilíndrica circular son autolimpiantes y el medio de proceso puede atravesar libremente. Varios diámetros nominales permiten la adaptación a cualquier sección transversal.