Posicionamos su web SEO / SEM
Los actuales problemas en materia ambiental y los costes laborales de la Unión Europea van a facilitar la radicación de nuevas inversiones en el país andino

Escenarios futuros para la industria química argentina

María Escribano01/08/2004
A lo largo del siguiente artículo se realiza una proyección del mercado químico de Argentina y del Mercosur en un horizonte de corto plazo (2004-2007), bajo diferentes hipótesis de evolución de la economía argentina y regional. Además de cuantificar los escenarios de crecimiento posibles, se enumeran los principales impulsores del desarrollo de esta industria, todavía una gran desconocida en España.
foto
En general, la industria química argentina exhibe un muy buen grado de competitividad intrínseca, inclusive a nivel internacional, aunque actualmente debilitado por las consecuencias económicas y financieras de la crisis pasada (especialmente por reducción de la demanda doméstica y la inexistencia de crédito comercial a tasas competitivas). Esta afirmación es válida para la petroquímica, agroquímicos y, en general, para las producciones existentes. Es imprescindible que el ajuste de tarifas de servicios y costes energéticos se realice de forma gradual, evitando afectar la calidad y cantidad de oferta por una parte, o la competitividad de la industria por la otra.

Asimismo, existen algunas brechas importantes en la estructura productiva que podrían complementarse en la medida que el crecimiento de la demanda local y la consolidación de una demanda regional fuerte lo permitan.

En cuanto a las inversiones, en los últimos años se ha completado un programa superior a 2.300 millones de dólares americanos, el más importante en la historia de esta industria. El crecimiento demostrado por el sector a partir de 1999 es fruto de esas inversiones.

Para lograr nuevas inversiones es imprescindible la seguridad jurídica y la previsibilidad de las reglas. El perfeccionamiento del Mercosur y la consolidación de un mercado regional en condiciones de libre comercio con políticas macroeconómicas armonizadas tendrá un importante efecto potenciador para las inversiones en el sector químico y petroquímico en Argentina a corto y medio plazo.

Sobre la base del Mercosur, la lógica empresarial es definir las localizaciones por medio de un análisis de balance entre competitividad y seguridad jurídica y normativa que ofrecen las diferentes localizaciones posibles a escala regional.

El intercambio comercial a nivel Mercosur, caracterizado por un cierto gado de especialización intrarregional y por un ida y vuelta de muchos productos que cuentan con producción en Argentina y Brasil es un claro indicador de la competitividad alcanzada; el intercambio con los países desarrollados, en especial las importaciones de materias primas no producidas en la región provenientes de Estados Unidos y la Unión Europea, que ingresan con aranceles mínimos, poseen muy baja elasticidad al PIB, denotando su carácter de insumos básicos de más difícil sustitución.

En cuanto a la financiación, constituye el obstáculo más importante para el desarrollo futuro de la industria química argentina. Incluso las inversiones anteriormente mencionadas se realizaron, en gran medida, con financiación de las casas matrices y/o por el mercado financiero internacional con las tasas de interés de dicho mercado. Por ello, cualquier escenario de crecimiento debe contemplar una reinserción de Argentina en el mercado financiero que permita acceder al crédito internacional, sea de origen comercial o institucional, a corto, medio y largo plazo, con el fin de obtener el capital de trabajo indispensable para la producción, el comercio internacional y las inversiones.

En los últimos años se ha completado el programa de inversiones más importante en la historia de esta industria

Perspectivas de futuro

Dependiendo del grado de crecimiento económico que la sociedad argentina sea capaz de generar parece razonable proyectar una demanda de productos químicos de uso industrial en este país que, partiendo del nivel de 13.200 millones de dólares en 2001, alcance entre 14.800 y 19.200 millones de dólares en 2007.

En el marco de Mercosur, se hace imprescindible considerar que para ese año la demanda brasileña aportará un consumo suficiente como para evaluar la demanda regional incremental del orden de 11.700 a 22.900 millones de dólares por encima del consumo verificado en 2001.

¿Cuánto se puede crecer?

No se pretende dar una respuesta absoluta, sino establecer un orden de magnitud del rango de posibilidades. Tomando en consideración las restricciones técnicas y las diversas alternativas sobre la evolución de la distribución histórica de las inversiones entre Argentina y Brasil, se estima que para 2007 sería posible incrementar el valor de la producción de productos químicos de uso industrial y agrícola en valores de 3.900 a 11.400 millones de dólares, alcanzando en consecuencia un crecimiento sobre los valores de 2001 del 32 al 93 por ciento. Si bien los valores parecen ambiciosos, este ritmo de crecimiento significa tasas anuales acumulativas inferiores a las observadas en los últimos diez años, en el primero de los casos, y a los últimos cinco años en el segundo.
foto

Impulsores del desarrollo

• El principal impulsor del desarrollo de la industria química en Argentina es su competitividad intrínseca en condiciones de mercado libre y desregulado.

• Lograr un ámbito favorable para las inversiones es un pre-requisito indispensable: los ingredientes básicos para construir este ámbito favorable son la seguridad jurídica y la vigencia efectiva de las reglas de juego claras y previsibles, beneficios que deberán alcanzar al total de la sociedad.

• Perfeccionamiento del Mercosur: permitiría compensar el reducido mercado doméstico. Además de la armonización macroeconómica es necesaria una mejora de la infraestructura logística (transporte puertos, caminos, comunicaciones, etc.).

• El Alca: la adopción de técnicas de negociación más flexibles (ofertas diferenciadas para Estados Unidos y Canadá y para los mercados centro y sudamericanos) permitiría una mejor competencia en estos últimos mercados.

• Acuerdo Mercosur-UE: los actuales problemas en materia ambiental y los costes laborales de la Unión Europea facilitarían la radicación de nuevas inversiones y desarrollo de iniciativas conjuntas entre empresas de ambas regiones.

• Es imprescindible aprovechar mecanismos de cooperación para la reconversión industrial a que obligarán estos acuerdos.

• En cuanto a algunos aspectos subsectoriales, hay que apuntar que la industria petroquímica debe mantener la competitividad en costes y la disponibilidad de energía y materias primas: la industria química básica, explorar oportunidades en la oferta de productos derivados de la minería y sus subproductos; la química fina, oportunidades por posible relocalización de la industria europea: los agroquímicos, extensión de la frontera agropecuaria y tecnológica y eliminación de barreras no tarifarias en el comercio internacional; y las especialidades químicas, explorar oportunidades para la fabricación de productos derivados de materias primas y subproductos agropecuarios y agroindustriales.

• Pequeña y mediana empresa: de mantenerse la importante recuperación exhibida en los últimos meses por sectores usuarios de especialidades químicas (textil, cuero, construcción, etc.) se crearían oportunidades para un mayor protagonismo de las pequeñas y medianas empresas, cuyo aprovechamiento es también fuertemente dependiente de la recuperación del crédito.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS