Posicionamos su web SEO / SEM
El Protocolo de Kioto es el origen de las discrepancias que afectan a las eléctricas españolas

Las eléctricas, en pie de guerra

Redacción QU01/04/2004
El origen del desencuentro en el sector eléctrico tiene que ver con la diferencia de posturas entre las compañías a la hora de cumplir con los objetivos derivados de Kioto y su aplicación en la Unión Europea a través de los planes nacionales de asignación de derechos de emisiones contaminantes.
foto
Iberdrola apuesta por las energías limpias –sobre todo centrales de ciclo combinado y parques eólicos– para cumplir los compromisos de reducción de emisiones de CO2 asumidos por la UE con el Protocolo de Kioto y mantener, al mismo tiempo, la competitividad de la industria española. Por ello, la compañía es partidaria de que el Gobierno “sobreasigne” derechos de emisión al resto de sectores que deberán regular sus emisiones (cemento, refino, siderurgia, vidrio, papel, cerámica, entre otros) y que, a su juicio, tienen menor capacidad de adaptación tecnológica. Además, aboga porque el criterio de asignación en el sector eléctrico sea el de atender a la previsión de producciones futuras (cuya estructura de generación deberá ir ajustándose a la fijada en la planificación energética del Gobierno, que prima los ciclos combinados sobre las centrales térmicas) en vez de a la serie de producciones históricas. Para Iberdrola, estos criterios, que son perfectamente asumibles, primarán a quienes ya hayan adoptado medidas para cumplir con Kioto y no supondrán un incremento de la tarifa eléctrica para los consumidores.

Por contra, Endesa, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo consideran que el cumplimiento estricto de los compromisos de Kioto es inviable tanto tecnológica como económicamente y que provocará la reducción a la mitad del crecimiento de la economía de España, además de favorecer el encarecimiento de la tarifa eléctrica.

Asimismo, estas compañías son partidarias del establecimiento de una especie de agrupación sectorial para la gestión conjunta de los derechos asignados, de forma que se evite la internalización de su coste y la aparición de posibles desequilibrios sectoriales, y que, además, asegure la disponibilidad de derechos a nuevos entrantes.

El Plan Nacional de Asignaciones que prepara el ejecutivo deberá repartir las cuotas máximas de emisión de gases contaminantes en cada sector, de manera que España pueda cumplir con el compromiso que asumió para que sus emisiones de gases contaminantes en 2012 no superen en más de un 15 por ciento las registradas en 1990.

Gas natural se suma al debate

Gas Natural ha decidido participar en el debate abierto en el sector eléctrico sobre la directiva europea que recoge los objetivos de Kioto. Pero, frente a las propuestas divergentes de Endesa e Iberdrola, el grupo que preside Antoni Brufau ha abierto lo que llama “una tercera vía” que, en líneas generales, discurre en paralelo a la de Iberdrola. Sin embargo, el impacto previsto sobre el precio de la electricidad se encuentra a medio camino de los estimados por las dos grandes eléctricas, ya que supondría una subida “asumible” del 1 por ciento.

En su plan, Gas Natural apoya la puesta en marcha de nuevas centrales de ciclo combinado que, junto a un mayor peso de las energías renovables, hagan cambiar el mix de producción de energía eléctrica. Estas modificaciones permitirían mantener los actuales niveles de emisión de CO2 en el entorno de los 85 millones de toneladas en los próximos seis años, pero con incrementos de la producción del 45 por ciento.

Unesa

Las discrepancias afloradas en el sector eléctrico sobre el cumplimiento del Protocolo de Kioto ha llevado a la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) a plantearse la conveniencia de incorporar a nuevos socios que actualmente no cuentan con representación en la patronal, como los entrantes en el mercado de generación, los productores de energías renovables y los autogeneradores.

La patronal, que defiende actualmente los intereses de Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Hidrocantábrico y Viesgo, ha visto resquebrajada últimamente su unidad de acción a raíz del desmarque de Iberdrola en la postura general del sector sobre este compromiso medioambiental. Esto ha hecho que algunos socios hayan puesto sobre la mesa la necesidad de que Unesa se convierta en una asociación más plural y con una mayor representatividad, invocando el carácter “abierto” y el funcionamiento “democrático” consagrado en sus estatutos.

A favor de la tesis de abrir Unesa a más socios está el hecho de que tanto los nuevos generadores de electricidad con ciclos combinados como los productores de renovables y los cogeneradores cuentan con el respaldo del Gobierno en la nueva Planificación Energética, al producir electricidad mediante tecnologías menos contaminantes.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS