Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
"El ciclo bajo que hemos vivido en los últimos años ha llegado a su fin"

Entrevista a Juan Pedro Maza. Director general de Química de Repsol YPF

María Escribano01/02/2004
De satisfactorios califican desde Repsol YPF los resultados del negocio químico de la compañía en 2003, teniendo en cuenta la situación de baja demanda sufrida en la mayoría de los productos petroquímicos. El final de un ciclo, en definitiva, que Repsol desafía con el anuncio de una serie de proyectos de ampliación de capacidad y nuevas plantas, que constituyen el grueso de las inversiones planeadas en los próximos años.
foto

A modo de introducción, ¿cuál ha sido el balance económico de la actividad química de Repsol YPF durante el pasado ejercicio 2003?

Es bien conocido que durante los últimos dos o tres años, el negocio químico no ha pasado su mejor situación económica. Entre 2001 y 2002 se vivió una situación de baja demanda en la mayoría de los productos petroquímicos, unida a una situación de sobrecapacidad originada en los años anteriores, que llevó a que los márgenes se situaran claramente en un entorno del mínimo del ciclo petroquímico.

En el año 2003 no ha llegado a producirse una clara recuperación de la situación económica global, que empuje la demanda en el sector, y traiga una esperada recuperación de los márgenes.

En este contexto, los resultados del negocio químico de Repsol YPF han presentado una clara recuperación frente a los de los dos años anteriores y que estimamos será mejor a los del año 2002. Esta mejora de los resultados es debida, en gran parte, a la consolidación de los grandes proyectos de inversión realizados en los años anteriores y al esfuerzo continuado en reducción de costes y mejora de la eficiencia operativa.

Además, la devaluación del peso en 2002 ha continuado contribuyendo muy positivamente a la competitividad de nuestro negocio en Argentina, así como los elevados márgenes de urea y metanol en 2003, ambos con un gran peso en el resultado del mismo.

¿Han coincidido estos resultados con los esperados a principios de año?

A finales del año 2002, la mayoría de las predicciones económicas pronosticaban una recuperación económica moderada en Europa y más fuerte en EEUU. Esto hacía suponer que los años de mínimo en el ciclo petroquímico habían llegado a su fin y se iniciaría en 2003 una recuperación de los márgenes, que situarían el negocio en una situación de ciclo medio-bajo.

Las favorables previsiones económicas no se llegaron a cumplir del todo ni el esperado repunte de la economía, lo que ha llevado a una demanda baja de productos petroquímicos y unos márgenes todavía con amplitud de mejora. Esto especialmente en el negocio en Europa, y que lógicamente ha tenido un resultado inferior al esperado.
Sin embargo, esto se ha compensado en parte con la buena coyuntura del negocio en Argentina, debido a las circunstancias que mencionaba anteriormente, con lo que puedo decir que, globalmente, el 2003 ha sido un ejercicio con resultados satisfactorios en la actividad química de Repsol YPF.

¿Qué hitos, en su opinión, han marcado este último año 2003 en el negocio químico de Repsol YPF?

El 2003 hay que destacar que ha sido un año de consolidación de los grandes proyectos de inversión puestos en marcha a principios de esta década: planta de coproducción de óxido de propileno (OP), estireno (SM) y derivados en Tarragona, y las plantas de urea y metanol en Argentina.

Las plantas de Tarragona se pusieron en marcha en 2001 con capacidades de 340.000 t/año de SM y 150.000 t/año de OP, además de plantas de polioles y glicoles, que consumen el OP, y una planta de cogeneración. La planta de OP/SM, construida con tecnología desarrollada por Repsol YPF, considerada como la más competitiva, ha funcionado a plena capacidad en 2003, habiendo llegado a operar por encima de su capacidad nominal. Teniendo en cuenta la complejidad de este tipo de unidades y que es la primera planta de este tipo que construye Repsol YPF, el hecho de que esté operando a plena capacidad, incluso por encima de la nominal, en largos periodos de tiempo, constituye un claro éxito que me gustaría reseñar.

En Argentina la planta de urea de 1,1 millones de toneladas de capacidad, de la que somos propietarios al 50 por ciento con Agrium, multinacional canadiense en el sector de fertilizantes, y la planta de metanol de 400.000 t/año, puestas en marcha en 2001 y 2002 respectivamente, también han operado a plena capacidad durante 2003.

Además, a finales de 2002 se llevó a cabo una ampliación en el cracker de Tarragona que fue plenamente operativa el año pasado. Junto a estos proyectos proseguimos con nuestro esfuerzo continuo en la reducción de costes y mejora de nuestra eficiencia operativa, que nos permiten ser rentables y altamente competitivos en el entorno del negocio petroquímico.

foto
Planta de Tarragona

En materia de inversiones, ¿podría detallar los planes y nuevos proyectos de inversión que tiene previsto realizar Repsol YPF en su negocio químico?

Después de dos años de moderación en las inversiones, en 2004 recuperaremos lo que se podría considerar un nivel medio de inversión en nuestro negocio químico, consistente fundamentalmente en proyectos de ahorros de costes, mejoras operativas, mantenimiento de las instalaciones, medio ambiente y seguridad.

Además, en este año se concretarán e iniciarán una serie de proyectos de ampliación de capacidad y nuevas plantas, que constituyen el grueso de las inversiones planeadas en los próximos años. Estos proyectos de inversión están alineados con nuestra estrategia de aumentar nuestra integración, mejorar nuestra eficiencia operativa y crecer en los negocios en los que tenemos ventajas competitivas y tecnología o “know-how” propios.

Así, durante los próximos cinco años Repsol YPF prevé invertir en el área química un 6 por ciento de los 18.800 millones totales del grupo, en línea con el peso que el negocio tiene en la compañía, y que demuestra el claro compromiso del grupo con el área química

Para finalizar, ¿cómo contempla el futuro, a corto (ejercicio 2004) y medio plazo, de su compañía en todos los ámbitos en los que desarrolla su actividad, tanto en nuestro país como fuera de sus fronteras?

Si nos centramos en el área química en primer lugar, en gran parte he contestado a esta pregunta anteriormente. El desarrollo del negocio químico de Repsol YPF se basa en la integración con refino y el gas natural en el caso de Argentina, en el crecimiento en nuestros negocios estratégicos y en un continuo esfuerzo de reducción de costes y mejora de eficiencia operativa.

En cuanto al escenario internacional en el negocio petroquímico, todo parece indicar que el ciclo bajo que hemos vivido en los últimos años ha llegado a su fin y que en el año que viene veremos un repunte de los márgenes, llegándose a una situación de ciclo alto hacia 2005-2006.

foto
Planta de Puertollano

Empresas o entidades relacionadas

Repsol Química

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS