Seguridad en condiciones extremas

Shell y Mitsubishi invierten en la construcción de plataformas petrolíferas y plantas de transformación en la costa rusa

Redacción QU01/12/2006
Frente a la costa helada de la Isla Sakhalin, en el lejano oriente ruso, una asombrosa proeza de la técnica abastecerá de petróleo y gas a las crecientes economías asiáticas. A lo largo de un período de treinta años, se estima que el yacimiento de Sakhalin producirá el equivalente de las exportaciones rusas totales de petróleo durante más de un año (1.000 millones de barriles) y sus ventas totales de gas natural a Europa durante cinco años (500.000 millones de metros cúbicos). Para acceder a esta abundancia, un consorcio de empresas, incluyendo Shell y Mitsubishi, está invirtiendo miles de millones de dólares en la construcción de plataformas petrolíferas y plantas de transformación a lo largo de la costa este de Sakhalin.
foto
El yacimiento de Sakhalin está situado en una zona de condiciones extremas, con temperaturas de entre -39ºC y +28ºC.
Extraer el oro negro no es fácil. “Los campos están situados en una zona muy difícil: hay un alto riesgo de terremotos, las temperaturas van de 39 grados bajo cero a unos cálidos 28 grados y, en invierno, el mar se hiela”, explica Bjørnar Langelo, ingeniero responsable de seguridad y fiabilidad en Aker Kv--rner, la empresa noruega encargada de construir las estructuras básicas para dos plataformas petrolíferas. “Se trata de un proyecto con 11 horas de diferencia horaria respecto a nosotros”, explica. “Con personal de Rusia, Noruega, Finlandia y otros países, fue un enorme desafío coordinar el trabajo y asegurar una comunicación fluida entre todos. Sin embargo, trabajamos como un equipo cohesionado para cumplir con los plazos”.

Uno de los desafíos a los que se enfrentaba Aker Kv--rner era proteger de incendios y deflagraciones a las estructuras de hormigón, los tubos que transportan el petróleo y el gas desde debajo del suelo oceánico. Era un tema que preocupaba mucho dado el alto nivel de actividad sísmica en la zona, lo que convertía a los terremotos en una amenaza potencial.

“Si se produce un incendio en la plataforma, podría bajar por la torre y dañar la estructura”, dice Langelo. Del mismo modo, “una fuga de gas en la plataforma podría entrar en la torre, mezclarse con el oxígeno en el aire y provocar una explosión”. La respuesta se llama juntas “jet-fire”. Las juntas retrasan el incendio, dando tiempo para evacuar la plataforma. Aquí es donde entra Trelleborg. Aker Kv--rner llamó a Trelleborg Viking en Noruega.

“Sabíamos que Trelleborg Viking tenía ideas útiles y buena reputación”, dice Langelo. “La empresa tiene fama de ser muy flexible y es fácil trabajar con ellos. También tenían soluciones técnicas eficaces que cumplían las duras exigencias de este proyecto”.

“Hubo enormes presiones sobre Trelleborg Viking para cumplir con plazos muy apretados”, dice Langelo. “Pero consiguió acabar su trabajo incluso antes de lo que pensábamos posible”

Las juntas especializadas salvan vidas

“Fue el proyecto más importante de Trelleborg Viking hasta la fecha”, dice el jefe de proyecto Merete Rønningen, refiriéndose al contrato. En sus instalaciones en Krokstadelva, 60 kilómetros al oeste de Oslo, la empresa diseñó y produjo 156 juntas 'jetfire' de 1 m de alto y 2,5 m de ancho. “El desafío fue crear un producto resistente a los incendios y las deflagraciones pero que tuviese la flexibilidad suficiente”, añade Terje Fossesholm, director del departamento de proyectos marinos. “Generalmente, las juntas “jet-fire” se diseñan para movimientos pequeños, entre 10 mm y 50 mm, pero debido al riesgo de terremotos en Sakhalin, tenían que resistir movimientos de entre 500 y 600 mm”. La solución es una combinación exclusiva de caucho sintético reforzado y mucho trabajo duro. “Contratamos a empleados adicionales y trajimos gente de las plantas de Trelleborg en Singapur y Suecia”, explica Rønningen. El equipo tenía poco menos de un año y medio para acabar el proyecto. Finalmente, entre marzo y julio, 12 empleados de Trelleborg se desplazaron a Rusia para instalar las juntas “jetfire” en las estructuras de hormigón.

Datos sobre el proyecto Sakhalin

  • El clima es extremo, con temperaturas mínimas de -39 °C y máximas de +28 °C.
  • La zona tiene un alto nivel de actividad sísmica, lo que aumenta el riesgo dete rremotos.
  • La zona está cubierta de niebla durante la mayor parte del invierno, lo que dificulta los aterrizajes por helicóptero.
  • Más de 200 personas trabajarán en las plataformas cuando entre en operación.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS