Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Bruselas advierte de que España pierde terreno en innovación, lo que amenaza su crecimiento a largo plazo

Perdemos terreno en innovación

Redacción QU01/02/2006
No sorprende a nadie. España pierde terreno en el campo de la innovación y se sitúa en el grupo de cola de la Unión Europea, al lado de países como Estonia, Polonia o Eslovaquia, según la clasificación correspondiente a 2005 hecha pública elaborada por la Comisión. El Ejecutivo comunitario advierte de que, de no invertirse esta tendencia, la falta de innovación pondrá en riesgo el crecimiento de la economía española a largo plazo.
foto
En el ranking europeo en materia de innovación, España ocupa en términos absolutos el puesto número 16, por detrás de Eslovenia (14) y Hungría (15). Pero en función de sus resultados, la Comisión clasifica además a los Estados miembros en cuatro grupos: países líderes (Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania), los que se sitúan en la media (Francia, Luxemburgo, Irlanda, Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Austria e Italia), los que están recuperando (Eslovenia, Hungría, Portugal, República Checa, Lituania, Letonia, Grecia, Chipre y Malta), y los que pierden terreno (España, Estonia, Polonia y Eslovaquia).

El director de Innovación del Ejecutivo comunitario, David White, destacó que los resultados de España en la clasificación son “pobres” y “preocupantes”. “El caso de España es interesante porque registra buenos resultados económicos, y lo ha hecho durante bastantes años. Esto sugiere que está absorbiendo todos los recursos disponibles, lo cual se convertirá en un problema a largo plazo si no se resuelve la cuestión de la innovación”, dijo.

“Se pueden tener buenos resultados económicos a corto plazo si existen reservas de mano de obra o se recurre a ideas de los vecinos, pero llega un momento en el que se agotan los recursos propios y sin innovación no se podrá continuar con un crecimiento económico rápido”, advirtió el alto funcionario comunitario, equiparando los resultados de España con los de Portugal, aunque la tendencia del país vecino es ascendente y la de España descendente.

foto
En las diferentes categorías que componen el índice de innovación, los peores resultados de España (puesto 22 de la clasificación) se encuentran en la difusión de la innovación en las empresas. Las compañías españolas gastan en I+D un 45 por ciento menos que la media comunitaria, mientras que la ratio de patentes está un 20 por ciento por debajo. Asimismo, el porcentaje de Pymes que colaboran en materia de innovación llega sólo al 38 por ciento de la media comunitaria.

Otras debilidades de España se localizan en la baja inversión en tecnologías de la información y de la comunicación, inferior en un 17 por ciento a la media de la UE. El estudio destaca también los malos resultados en formación continua (52 por ciento de la media) y apunta que sería necesario un incremento en el gasto total en innovación (69 por ciento de la media comunitaria).

Los resultados de España en la clasificación son pobres y preocupantes
Entre los puntos fuertes del caso español, el ranking destaca los “relativamente buenos resultados” en materia de motores de la innovación y creación de conocimiento. Ello se explica por la “buena interacción” entre la financiación pública y la privada, ya que el número de empresas privadas que reciben financiación pública está por encima de la media de la Unión Europea y lo mismo ocurre con los fondos privados para I+D en las universidades. España destaca además en la utilización de patentes extranjeras registradas en Europa, Japón y Estados Unidos.
foto

La Unión Europea también innova poco

En términos generales, los resultados en materia de innovación de la Unión Europea son “bastante decepcionantes”, según White. “Estamos innovando, pero no tanto como podríamos y no al mismo nivel que nuestros competidores”. El estudio demuestra que Europa sigue muy por detrás de Estados Unidos y de Japón, y que al ritmo actual esta considerable diferencia no se reducirá durante los próximos años. La inversión de la UE en I+D es cerca de un tercio inferior a la de EEUU. A ello cabe sumar el desafío creciente de países emergentes como China o India, que se están convirtiendo rápidamente en centros de investigación e innovación de primer orden.

La clasificación registra importantes disparidades entre los Estados miembros. Los países nórdicos y Alemania son los líderes de innovación. Los nuevos países de la ampliación se encuentran en fase de recuperación o pierden terreno, mientras que la mayoría de los antiguos 15 (salvo España, Portugal y Grecia), se encuentran en la media de resultados.

La Comisión advierte además de que es necesario mejorar la eficacia de la innovación. Suiza, Alemania, Luxemburgo, Irlanda y Malta son ejemplos de países que obtienen los mejores resultados comparados con la inversión realizada. En contraste, Islandia, Estonia, Lituania, Chipre y Noruega son Estados donde el rendimiento está muy por debajo de la inversión. Estas diferencias se explican por la receptividad de un país a los nuevos productos y servicios.

En materia de innovación, Europa sigue muy por detrás de Estados Unidos y de Japón

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosSmagua 2017

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS