Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El proyecto, que va a buen ritmo, incluye una zona de actividades industriales y logísticas, una terminal de graneles sólidos y otra de contenedores

La Dársena de Escombreras amplía sus instalaciones

Autoridad Portuaria de Cartagena01/12/2004

El importante crecimiento del tráfico experimentado en los últimos años, junto con la demanda de las empresas del sector de nuevas líneas de atraque y de una mayor superficie para actividades logísticas, ha llevado a la Autoridad Portuaria de Cartagena a poner en práctica un ambicioso proyecto de ampliación de la Dársena de Escombreras. Un proyecto que posibilitará realizar operaciones las 24 horas al día, los 365 días al año.

foto
La ciudad de Cartagena, con más de tres mil años de historia, está situada en lo que en la antigüedad fue una bahía natural, con un estrecho canal de entrada, y rodeada de montañas, que le daban un abrigo y protección excepcionales. En esta bahía se sitúa el Puerto de Cartagena, utilizado por la mayoría de los pobladores de la ciudad. Griegos, fenicios, cartagineses, romanos, árabes y cristianos, pueblos marineros que apreciaban encontrar un refugio seguro en una costa tan escarpada, hicieron uso de este puerto, en unos tiempos carentes del desarrollo industrial y de la ingeniería necesarios para crear un abrigo artificial.

En el siglo XIX, con la construcción del Muelle de Alfonso XII, el primer muelle comercial del Puerto de Cartagena, el tráfico de mercancías por el puerto comienza a tener excepcional relevancia en la economía y la industria de la comarca.

A mitad del siglo XX, en el cercano Valle de Escombreras, se instala una refinería de petróleo. A raíz de este hecho, y para dar servicio a la refinería, en la bahía de Escombreras, más abierta que la de Cartagena, pero también abrigada por montañas, se construyen diques y muelles por los que la refinería puede recibir su materia prima: petróleo crudo, y exportar su producción: gasolinas, butano, propano, gasóleo, etc. En poco más de cincuenta años, la cercanía de los muelles de la Dársena de Escombreras y la sinergia creada por las sucesivas industrias que se han ido instalando en la zona, han dado lugar a una de las concentraciones industriales más importantes de España. El Valle de Escombreras es hoy por hoy un enclave estratégico para el Estado Español en un sector tan imprescindible como es la producción de energía.

Las cifras de tráfico de mercancías en el Puerto de Cartagena durante los últimos años han mostrado una trayectoria claramente ascendente, lo que hace presagiar que en el futuro continuará el crecimiento del tráfico. Por ello, el Puerto debe anticiparse a las necesidades de sus clientes y usuarios, y diseñar y planificar una ampliación de sus instalaciones.

Pero no es suficiente con conseguir nuevos muelles para que se puedan llevar a cabo las operaciones de carga y descarga. Los puertos son puntos donde las mercancías cambian de modo de transporte: transporte marítimo/transporte terrestre. Un puerto moderno, ágil y con buena operatividad debe contar con instalaciones que permitan esta intermodalidad y la proximidad física de los agentes que intervienen en ella: terminales de ferrocarril, instalaciones para camiones, almacenes, espacio para empresas transitarias, estibadoras, consignatarias, organismos oficiales, etc. Además de esto, el carácter industrial del Puerto de Cartagena hace que muchas industrias quieran instalarse lo más cerca posible de la zona portuaria, siendo esta proximidad en algunos casos totalmente necesaria para la viabilidad de la empresa.

Ampliación del puerto

Por estos motivos, se hacía necesaria una ampliación que proporcionara al puerto nuevos muelles y atraques, y al mismo tiempo superficie para zona logística e industrial. A finales del siglo XX el Puerto de Cartagena pone en marcha un proyecto de ampliación que actualmente se lleva a cabo en la Dársena de Escombreras.

A la hora de proyectar la ampliación, el puerto se encuentra con que las montañas que le han dado abrigo a través de los siglos a sus dos dársenas, y que han hecho de este puerto uno de los más seguros del mundo, son una limitación insalvable para ganar terreno hacia el interior. La única solución es crecer hacia el mar.

El proyecto de ampliación de la Dársena de Escombreras, debido a su gran envergadura, se desglosa en dos fases. La primera fase comprende la construcción de los diques exteriores, que detendrán el oleaje y definirán la nueva superficie portuaria por el lado del Mediterráneo. La segunda fase consiste en la construcción de los nuevos muelles y el relleno entre éstos y los diques de la primera fase.

foto
Escombreras tiene hoy en día una de las concentraciones industriales más importantes del país
A la hora de proyectar la ampliación, el puerto se encuentra con que las montañas que le han dado abrigo a través de los siglos a sus dos dársenas, y que han hecho de este puerto uno de los más seguros del mundo, son una limitación insalvable para ganar terreno hacia el interior. La única solución es crecer hacia el mar.

El proyecto de ampliación de la Dársena de Escombreras, debido a su gran envergadura, se desglosa en dos fases. La primera fase comprende la construcción de los diques exteriores, que detendrán el oleaje y definirán la nueva superficie portuaria por el lado del Mediterráneo. La segunda fase consiste en la construcción de los nuevos muelles y el relleno entre éstos y los diques de la primera fase.

Las obras de la primera fase se adjudicaron en 2000 a la U.T.E. formada por las empresas Dragados, Drace y Necso, ganadoras del concurso público abierto. Las obras comenzaron el 21 de diciembre de ese mismo año. Los diques que componen esta primera fase son tres: el Dique Sur, desde la Punta de los Aguilones hasta las inmediaciones de la Isla de Escombreras, que servirá de cierre por el lado sur al futuro recinto, con una longitud de 600 metros; el Dique Perimetral que bordea la Isla de Escombreras, con una longitud de 580 metros; y el Dique Suroeste, que se inicia en la proximidad de la Isla de Escombreras y discurre en dirección noroeste, con una longitud total de 1.040 metros.

La ampliación de la Dársena de Escombreras se presenta como un proyecto extremadamente complejo debido a las grandes profundidades que existen muy cerca de la costa: las montañas que rodean la dársena continúan descendiendo bajo el agua, de manera que en el área de la ampliación se trabaja con profundidades de entre 50 y 52 metros. Estas profundidades plantean un reto apasionante a la ingeniería moderna, y el reto se soluciona construyendo diques verticales mediante cajones de hormigón, de unas dimensiones nunca antes utilizados. Estos cajones de hormigón se fabrican en un dique flotante instalado en el mismo lugar de la obra. Este dique-cajonero ha fabricado cajones para esta obra con unas dimensiones variables, en función de su emplazamiento. Los bloques más grandes han medido 67 m. de eslora, 24 m. de manga y 29 m. de puntal.

foto
Los cajones de hormigón son fondeados sobre una “banqueta” que, en forma de terraplén, se sitúa sobre el fondo del mar, elevando la cota lo suficiente para que el cajón sobresalga de la superficie, y pueda terminarse la obra construyendo un espaldón y pavimentando la parte superior de los diques con hormigón. La primera fase, que se ha finalizado en los primeros meses de 2004, supone una inversión de 60 millones de euros, de los cuales, 40 millones son financiados mediante recursos propios por la Autoridad Portuaria de Cartagena, y los 20 millones restantes corresponden a fondos Feder de la Comunidad Europea.
foto
La segunda fase del proyecto, cuyos trámites ya están muy avanzados, supondrá ganar al mar una superficie aproximada de 60 hectáreas, dotando al puerto de dos nuevos muelles, de aproximadamente 600 metros lineales cada uno, en los que se construirán dos nuevas terminales: una terminal para graneles sólidos de 90.000 metros cuadrados, y un muelle que podría destinarse a terminal de contenedores, con 240.000 metros cuadrados de superficie. También incluye el proyecto una zona industrial y de almacenaje de 280.000 metros cuadrados, además de viales y urbanización de la zona. Estas nuevas instalaciones también permitirán mejorar los accesos al resto de la dársena y muelles de Escombreras.

Con estas nuevas infraestructuras, el Puerto de Cartagena podrá afrontar los próximos años con instalaciones y superficie suficiente para hacer frente a las demandas de sus clientes y usuarios.

Como empresas industriales del sector químico o relacionadas con él que están presentes en Escombreras y hacen uso del Puerto podemos citar a Repsol YPF, Iberdrola, Enagás, General Electric Plastics, Izar Construcciones Navales, Compañía Logística de Hidrocarburos, Terliq, AES Corporation, Ecocarburantes Españoles, Fertiberia o Grupo SGS España.

El valle es un enclave estratégico en un sector tan imprescindible como la producción de energía

Actuación medioambiental

En su primer planteamiento, el proyecto de ampliación suponía la inclusión de la Isla de Escombreras dentro de la explanada, perdiendo de esta forma la insularidad. El proyecto estuvo sujeto a información pública, y durante ese periodo se tuvo conocimiento de su condición de espacio protegido, además de la existencia de determinadas especies vegetales endémicas de la isla, y de su calidad de hábitat de diversas aves marinas. Por ello, el proyecto fue modificado mediante la inclusión de un dique perimetral que forma un canal con el lado noreste de la isla de 35 metros de anchura de promedio, salvando de esta forma la insularidad, a pesar de que esta modificación significó un aumento notable en el presupuesto de ejecución.

Empresas o entidades relacionadas

Izar Cutting Tools, S.A.L.
Repsol Química

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS