Posicionamos su web SEO / SEM

Sí, quiero, ¿no puedo?

01/06/2005
El precio, el dichoso precio. Ante la nueva situación de competencia en la que se encuentran la mayor parte de las empresas industriales en todo Europa, las voces que proclaman la obligación de aportar valor añadido, de situarse en la gama alta de la oferta, son ya mayoría. Sí, pero. Es decir, está claro, es así, pero a ver quién empieza, porque el precio sigue pesando mucho. En este mismo número de Química Universal, en el especial sobre ingeniería se afirma que con excesiva frecuencia, el carácter de servicio intelectual que proporcionan las empresas de ingeniería y consultoría en general, y las de ingeniería industrial en particular, no es debidamente reconocido y valorado. Lo cual se ajusta más a la realidad de las empresas españolas. Por el momento son muchas las que saben que debe invertirse más en I+D, las que padecen la presión de los precios en productos o servicios estándar, pero no son tantas las que realmente están apostando por estar arriba tecnológicamente hablando.

Querer es poder, pero no siempre. Poder implica muchas cosas, especialmente capacidad de inversión, pero también convencimiento. Claro que, si nos fijamos en las empresas de ingeniería, que venden conocimiento, la cosa no está para quejarse. La facturación de las empresas de ingeniería se situó en 5.420 millones de euros en 2004, alcanzando un crecimiento del 9 por ciento. En el periodo 1998-2004 las empresas del sector acumularon un crecimiento medio anual del 12 por ciento, lo que les ha permitido duplicar su facturación. Y es la ingeniería industrial la que absorbe cerca del 60 por ciento de la facturación, si bien son las áreas de ingeniería civil y recursos naturales y medio ambiente las que han experimentado un crecimiento mayor en los últimos años. Buenas noticias, porque si este eslabón de la cadena se mueve es porque el conjunto de la cadena está activo.

¿Más buenas noticias para el sector español? De acuerdo. Lanxess no cerrará su planta de estirénicos de Tarragona y es más, las industrias químicas de Tarragona invertirán en los próximos tres años 800 millones de euros en nuevas instalaciones.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smagua 2017Exposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS