Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Informe: Retos del transporte desde Asia

El sector de la puericultura sufre los efectos de la crisis del transporte marítimo

Oriol Cortés – PUERICULTURA Market27/12/2021
Desde finales del año pasado, las empresas del sector de la puericultura (y todas en general) se han encontrado con la problemática del transporte de mercancía desde Asia, que está provocando retrasos en los suministros y problemas de stock. Además, este transporte de mercancía también se ha encarecido, lo que propiciará, previsiblemente, una subida de precios en el producto final que acabará repercutiendo también al consumidor. En este informe analizamos esta situación, cómo afecta al desarrollo de la actividad del sector y qué posibles consecuencias puede acarrear, contando con las valoraciones de los diferentes actores comerciales del sector de la puericultura.
foto
La crisis del transporte marítimo afecta también al sector de la puericultura.

La pandemia ha provocado todo tipo de desajustes en la cadena de suministros, desde la escasez de materias primas o mano de obra, hasta la falta de espacio en los buques de carga y en los terminales marítimos. Gran parte de esta situación es resaca del año pasado, ya que cuando las empresas disminuyeron sus compras en medio de los confinamientos, muchas firmas transportistas redujeron también sus operaciones. Pero cuando este año ha resurgido la demanda en muchas partes del mundo, argumentan los expertos, el sistema de transporte marítimo no ha estado preparado para responder a esa reactivación. Así, los costes del transporte marítimo siguen sin dar tregua a las empresas cuyas cadenas de suministro y exportaciones dependen de los barcos. La reactivación del comercio mundial tras la pandemia provocó una sobredemanda que inició un alza desbocada de los precios que ha llevado a un encarecimiento del coste del transporte marítimo. A priori, no parece que esta situación vaya a tener fácil solución en el corto plazo.

En el sector de la puericultura, uno de los afectados por esta problemática, dan por descontado que el aumento en las tarifas de los fletes continuará durante los próximos meses, ya que la demanda sigue siendo alta y los atascos en la cadena de suministro aún no se han resuelto. Además, la temporada alta del transporte de contenedores está por llegar y los fletes seguirán al alza. Las empresas importadoras y exportadoras también prevén que se agudicen los retrasos y tiempos de espera en las operaciones de transporte marítimo, unos retrasos que, además, también acaban repercutiendo en los costes, lo que encarece aún más los movimientos de contenedores. Todo ello se traduce en un aumento de precios, también para el consumidor final. Ante esta situación, hemos querido profundizar en cómo está viviendo el sector de la puericultura esta problemática y cómo está afectando a su actividad, a partir de la opinión y las valoraciones de los diferentes agentes económicos de la industria.

Cómo afecta la problemática del transporte al sector

Como comentábamos al inicio del informe, los costes del transporte marítimo se han encarecido en los últimos meses, multiplicándose incluso en algunos casos por diez el precio por contenedor. Al aumento de precio, además, se le suma una demanda mucho más alta que la oferta actual, lo que hace prever que estos precios no bajarán a corto plazo. “Los costes del transporte marítimo de las importaciones procedentes de Asia han sufrido un incremento desde el mes de octubre del año pasado, no solo han sido unos meses, sino que este incremento ha sido de 12 meses y con un acumulado de más del 600%”, explica Toni Martí, director comercial de Bebé Due, quien añade también que “lógicamente, no existe en nuestro sector ningún producto que pueda absorber este incremento sin tener que aplicar correcciones en el precio de venta al detallista y, en consecuencia, al usuario”. En esta línea, Ibon Maza, director de comunicación de Babyauto, comenta que “la situación global ha supuesto una falta de mercancía y una subida general de precios, con lo que los márgenes comerciales se ven reducidos notablemente. Asimismo, los tiempos de tránsito han aumentado y la mercancía sufre demoras respecto a los plazos a lo que estábamos acostumbrados antes de la pandemia”.

Sin lugar a dudas, esta situación está afectando al desarrollo de la actividad de las empresas del sector de la puericultura, y así lo explican los propios profesionales. Nuria Escuté, directora de negocio de Baby Monsters y Tuc Tuc Puericultura, afirma que “el encarecimiento de los fletes de forma tan exponencial nos está afectando tanto en la rentabilidad de los productos como en el ritmo de importaciones de los pedidos de reposición y lanzamiento de nuevas colecciones”, y explica que “no podemos imputar ni mucho menos este incremento en las tarifas y PVPR de nuestros productos, porque el consumidor final no lo entendería. Esto nos hace ser especialmente cuidadosos a la hora de gestionar las importaciones actualmente”. Por su parte, Osvaldo Molina, director de Bebe Rebelde, apunta que “dado que los tiempos de tránsito son más largos hemos generado un stock inmovilizado para poder servir en tiempo a los clientes, aunque a veces no se pueda cumplir como quisiéramos”, mientras que Àlex Darriba, country manager Spain de Easywalker, asegura que “naturalmente, hemos sufrido un incremento de precios en los transportes que se ha tenido que repercutir en parte a los precios de los productos. En referencia al suministro, nos han afectado las constantes y repetidas demoras en los embarcos de mercancías”, y Matías Massó Roca, director comercial de Matías Massó, señala que “los productos que importamos de China han sufrido un aumento de precio entre un 5 y un 10% debido al encarecimiento del transporte y al de las materias primas”. También Jorge García, director de operaciones de Micuna, comenta que “el aumento de coste de las importaciones de Asia nos afecta directamente, principalmente nos estamos viendo afectados en la falta de fiabilidad en los plazos de entrega, provocando tensión en toda la cadena suministros con roturas de stock”, y Mª Fernanda Ferrandis, directora de marketing de Saro, apunta que “en nuestro caso la falta de stock derivada de los problemas de transporte ha sido el principal problema, así como la increíble dificultad para conseguir embarcar la mercancía para traerla a España. Con respecto a los precios la situación actual afecta y mucho. Tratando de evitar que este problema afecte lo menos posible a los puntos de venta, Saro ha absorbido casi en su totalidad el coste de estos fletes”. Finalmente, Pepa Guillamet, gerente servicios centrales Smart Group Baby Corporation, explica que “en lo que hace referencia al precio, el coste de transporte por contenedor desde China se ha multiplicado casi por 10 desde noviembre de 2020, y en cuanto a los plazos de suministro, la falta de contenedores vacíos y de espacio en los barcos, ha hecho que se incremente el plazo de entrega en 4 o 5 semanas”, y Arnaud Sattonnay, CEO de BB Grenadine, apunta que “estamos haciendo una importante labor de previsión, control y monitorización del abastecimiento de todos nuestros productos, prestando una atención principal a todos los que vienen de países asiáticos para minimizar el impacto del encarecimiento de precios”.

Esta problemática no está afectando únicamente a los fabricantes y distribuidores del sector, sino que los detallistas también ven como el desarrollo de su negocio está notando las consecuencias de esta crisis. Así, por ejemplo, Irene Roig, administradora de Ali-Bey Nens, denuncia que “han aumentado mucho los precios y los plazos de entrega de algunos productos”. En esta línea se expresan también otros puntos de venta, como Beatriz Colina, gerente de Amatxu Denda: “no tenemos stock y han subido precios”; o Alicia Fernández, de Baby Gallery: “hay productos cuyo precio ha subido de golpe, hasta un 20%, y también se nota en cuanto a distribución, con productos que llegan muy tarde, lo que no permite ofrecer un buen servicio al cliente”. Por su parte, Desirée Agra, gerente de Babycool, explica que “ahora comenzamos a notar los problemas de suministro, pero las subidas de precios llevamos ya unos meses notándolo y cada vez sube todo más”, Matías Amengual, gerente de Genoveva Bebé comenta que “casi a diario somo informados de demoras y cambios de precios, que al final generan inseguridad y dudas en el cliente”, y Laia Pajuelo, CEO de La Mamavaca, añade que las afectaciones son en forma de “lentitud de entregas y menos margen”.

¿Cómo lidia el sector ante esta situación?

La crisis del transporte y de los contenedores es una realidad, y una realidad que no parece tener cerca el fin. Por ello, es importante que las empresas del sector, tanto de la industria como del retail, vayan lidiando con esta nueva situación y aprendiendo a convivir con ella. Así, por ejemplo, desde Babyauto intentan “sustituir las referencias escasas por otras que podamos tener en stock o a las que el precio del flete afecte menos. Por el lado del precio, se negocian con los clientes nuevos precios de venta, lo cual siempre resulta una medida complicada”, y en esta línea, desde Bebé Due explican que “estamos importando los artículos que, por su valor económico y su relación volumétrica, es comercial con la pequeña modificación del coste que hemos aplicado a los clientes”, aunque reconocen que “sobre todo los artículos plásticos, con bajo valor económico y en los que la incidencia de transporte es tan alta, no merece la pena realizar la importación”.

En otro sentido, desde Bebe Rebelde apuntan que lidian con esta situación “acumulando stock, evitando traspasar en la medida de lo posible la subida de costes, reduciendo nuestro margen”, y en esta línea, desde Easywalker señalan que “nuestro equipo está trabajando intensamente en los aprovisionamientos de producto, teniendo en cuenta todos los factores que pueden influir actualmente, con el fin de que el impacto en el servicio sea el menor posible”, desde Micuna comentan que “estamos aumentando las previsiones de materiales, ya que los plazos no paran de incrementar, esto nos provoca mayor inversión en stocks y por lo tanto un mayor riesgo financiero”, y desde Smart Group añaden que “dicha situación nos ha obligado a mejorar la gestión de las compras y a aprovisionarnos con más cantidad, para poder dar un buen servicio a las tiendas especializadas”. A nivel de precios, desde BB Grenadine explican que “después de meses absorbiendo los incrementos derivados de las subidas en los costes de la materia prima y del transporte, se tomó la decisión de reposicionar el PVPr de ciertos productos durante el mes de julio, para que nuestros clientes pudiesen que mantener su nivel de rentabilidad con nosotros, y desde Saro apuntan que “estamos haciendo un enorme esfuerzo para minimizar el impacto en puntos de venta y consumidor final pues además de estar asumiendo la gran mayoría de los costes, nos hemos visto obligados a hacer pequeñas subidas en la tarifa”. Por su parte, desde Baby Monsters y Tuc Tuc Puericultura aseguran que están “negociando con las navieras e intentando hacerlas partícipes de nuestras necesidades para que en la medida de lo posible nos ayuden a cerrar condiciones lo menos desfavorables en la medida de lo posible. Finalmente, desde Matías Massó comentan que “al trabajar con fabricantes que cuentan con plantas de producción en Europa, tratamos de focalizar las ventas en los productos fabricados en la UE siempre que es posible, lo que nos ha evitado una dependencia excesiva del mercado chino”.

Por su parte, el papel de los detallistas a la hora de lidiar con esta problemática, se centra más en el contacto directo con el consumidor final y en el cambio de precios. Así, por ejemplo, desde Ali-Bey Nens “avisamos a los clientes que encarguen las cosas con antelación”, desde Genoveva Bebé apuntan que “ponemos la mejor cara y damos explicaciones honestas y convincentes”, y desde Baby Gallery intentan “dar un plazo amplio de entrega”. Por su parte, desde Babycool señalan que “por ahora no podemos hacer nada, no está en nuestra mano. Si suben los precios de coste eso implica subir el de venta, los negocios no podemos asumir las subidas”, y en esta misma línea, Jordi Costa, gerente de Nounat afirma que lidian con la situación “subiendo rápidamente los precios para poder ganarnos la vida”, mientras que desde La Mamavaca añaden que “con paciencia y retocando precios cuando se puede”.

La escasez de materias primas, otro problema para el sector

Además de la situación del transporte, también existe una problemática de escasez de materia prima, y por ello hemos querido preguntar a la industria cómo está afectando esto a su fabricación:

  • Baby Monsters: “Afecta a tener que planificar mucho más las necesidades de producción y estrechar los lazos con los fabricantes a una relación mucho más cercana de modo que empaticen con nosotros y podamos llegar a tener los mínimos, aunque inevitables retrasos en los embarques”.
     
  • Babyauto: “A la escasez de materias primas se suman los altos costes energéticos, la falta de containers y navieras que los gestionen, y un mercado internacional y ferial que aún están sufriendo las sacudidas de las olas de la pandemia. Una situación de tormenta perfecta en la que hay que ser consecuentes y ágiles”.
     
  • BB Grenadine: “Gran parte de nuestros fabricantes nos hicieron conocedores de esta escasez de materias primas hace meses, por lo que, hemos intentado afinar todavía más las planificaciones de compra para que estas órdenes pudiesen llegar al fabricante lo antes posible y así, poder garantizar la entrega a tiempo de nuestras necesidades de abastecimiento”.
     
  • Bebé Due: “Nos está afectando la escasez de materias primas y también el encarecimiento del precio de la electricidad. Todo ello, unido al incremento del coste de algunos materiales, nos afecta mucho en la cadena de suministro y nos ocasiona retrasos en nuestro servicio al cliente”.
     
  • Easywalker: “Procuramos optimizar el uso de materiales en la fabricación de nuestros productos, intentando que nos afecte lo menos posible, aunque estamos expuestos a ello, como todos los fabricantes”.
     
  • Matías Massó: “Los productos de fabricación europea también se han visto afectados por este sobrecoste, pero de momento no hemos sufrido escasez de materias primas”.
     
  • Micuna: “La rotura de stock provocada por la falta de materiales nos está provocando paradas de líneas productivas, perdiendo productividad y por lo tanto competitividad”.
     
  • Saro: “La escasez de materias primas y la falta de energías para producir en las fábricas son nuevos factores determinantes en la subida de los precios. Como la demanda supera la oferta, es importante remarcar que la subida de precios que se provoca por la escasez de algunos materiales oscila entre un 40 y un 60%”.
     
  • Smart Group: “Como parte del proceso de innovación y de mejora continua, la optimización de la fabricación de los productos incluye el utilizar materiales de alta tecnología, con mayores prestaciones y menor peso, lo cual acaba resultando en un mantenimiento de los costes”.

Cambios en las estrategias empresariales

La problemática del transporte marítimo, junto con otras problemáticas como la escasez de materias primas o el incremento de los costes de la energía que se utiliza para la fabricación de los productos, ha empujado a las empresas del sector, en general, a modificar su estrategia de cara al final de este 2021 y al inicio del próximo año. Así, por ejemplo, desde Baby Monsters y Tuc Tuc Puericultura se han visto obligados “a modificar el calendario de lanzamientos de novedades, y con los pedidos de reposición no hemos podido evitar roturas, dado el panorama mundial con las navieras”, y también desde Micuna apuntan que “nos hemos visto obligados a aumentar el stock medio de materiales, hemos aumentado y anticipando previsiones de compras. Por otra parte, se está buscando colaboración con productores europeos y locales”, mientras que desde Bebé Due comentan que “evidentemente nuestras estrategias de compras han sufrido importantes cambios, y por ello se deben consensuar con las unidades productivas, pues estas también tienen sus propias incidencias y problemáticas, y tampoco están capacitadas para incrementos de producción a corto plazo, por lo que se intentan conseguir acuerdos de servicio con regularidad, aunque después en ocasiones el transporte sufra retrasos”. En relación al cambio de estrategias de las empresas fabricantes y distribuidoras, desde Babyauto explican que “importamos aquellas referencias que puedan soportar mejor la subida de fletes, y también hemos diversificado nuestros proveedores”, desde Bebe Rebelde afirman que “hemos contemplado recibir más mercancía para evitar una falta de servicio a nuestros clientes”, y desde Matías Massó apuntan que “hemos disminuido las importaciones de China, apostando por el producto fabricado en la UE”.

También desde Saro señalan en esta línea que “mantenerse alerta a cada cambio y actuar con rapidez son fundamentales para hacer frente a todas estas problemáticas. Ha sido imprescindible modificar estrategias siendo prioritario evitar sufrir roturas de stock”, mientras que desde Smart Group añaden que “hemos incrementado el nivel de stock de todos los artículos para poder asumir los cortos plazos de entrega que tenemos estipulados con los detallistas, para compensar los retrasos en las recepciones de contenedores de un mes aproximadamente. Finalmente, por su parte, desde Easywalker afirman que “nada cambia en nuestra estrategia comercial, pero sí que hemos tenido que aprender a trabajar con otros plazos para contar con la disponibilidad de los productos, lanzar novedades, campañas promocionales, etc.”.

Problemática sin final aparente

“Lamentablemente parece que esta situación ha llegado para quedarse al menos hasta pasado el año nuevo chino. Esperemos que los gobiernos acaben tomando cartas para evitar que la inflación sea mucho más sangrienta de lo que apunta que será”, alertan desde Baby Monsters y Tuc Tuc Puericultura. Y es que el sentir general dentro del sector de la puericultura es que la problemática del transporte marítimo no tiene solución, como mínimo a corto y medio plazo. Así, en esta línea desde Easywalker señalan que “no parece que vayamos a ver cambios significativos a corto plazo, así que seguimos trabajando en la misma línea”, desde Micuna apuntan que “las perspectivas no son buenas, se espera que se tense más la situación para el primer trimestre del 2022, y que los precios sigan en aumento”, y desde Babyauto añaden también que “de momento parece que la situación va a seguir así o va a empeorar a corto y medio plazo, ya que las navieras siguen siendo una parte fundamental del comercio internacional”. En este mismo sentido, desde Saro expresan que “desafortunadamente, de momento parece que la evolución permanece al alza, a lo que no ayuda la próxima llegada del Año Nuevo Chino, fechas en las que históricamente el transporte escasea y los precios van al alza”, desde BB Grenadine afirman que “lamentablemente esta situación no va a poder resolverse en un corto plazo, ya que es un eslabón del sistema que ya presentaba deficiencias. En esta problemática marítima hay un elevado número de interlocutores que para solventarlo se han de coordinar y esto necesita su tiempo”, y desde Bebé Due explican que “por las noticias que algunas navieras nos han facilitado, esta inestabilidad y estos precios tan elevados continuarán durante todo el año 2022, y la situación no se normalizará hasta el primer semestre del 2023. De ser cierto, ello nos llevará a más regularizaciones de los precios de coste de los productos durante el próximo año, ya que las empresas no podrán seguir asumiendo como pérdidas estos incrementos durante tanto tiempo”.

Por su parte, desde Matías Massó aseguran que “se trata de un problema que afecta a muchos sectores. Nos enfrentamos a un escenario totalmente nuevo que incidirá sobre las campañas de Black Friday, Navidad y rebajas de enero, sin haber salido aún de la pandemia”, y desde Bebe Rebelde añaden que “los problemas en la cadena de suministro generarán periodos de escasez de diversos tipos de productos generando un desequilibrio, con una sobreproducción que no tendrá salida al mercado (sobre acumulación por escasez de suministro)”. Finalmente, desde Smart Group aseguran que “en este momento, el crecimiento del precio de los fletes marítimos se ha estabilizado, pero es poco probable que recuperemos los niveles de antaño. Por ahora la demanda sigue superando a la oferta y los puertos están congestionados, así que no consideramos que las navieras bajen los precios a corto plazo”.

¿Qué consecuencias puede acarrear esta problemática?

Visto lo visto, y sabiendo que la problemática del transporte marítimo no tiene una solución a corto plazo, harían bien las empresas en empezar a afrontar las posibles consecuencias que esta situación puede acarrear, no solo para el sector de la puericultura, sino para todas las industrias en general. Por ello, el primer paso es detectar las posibles consecuencias que se pueden derivar de dicha problemática, y hemos querido preguntar a fabricantes y distribuidores acerca de este tema. El aumento del precio de los productos y la posible poca disponibilidad de algunos artículos son algunas de las consecuencias directas que más temen los profesionales, que también apuntan a otras consecuencias más a largo plazo, como el cambio de mentalidad a la hora de planificar la fabricación.

Así, por ejemplo, desde Babyauto creen que “a corto y medio plazo habrá problemas de abastecimiento para fechas como Black Friday y Navidad. A largo plazo es difícil de prever lo que pueda ocurrir, pero todo apunta a que ante la falta de oferta seguiremos viendo subidas de precio en todo tipo de productos y servicios”, mientras que desde BB Grenadine señalan que “las consecuencias ya empezamos a verlas, los incrementos desorbitados en el coste del transporte finalmente se están viendo reflejados y están provocando que sea en gran medida el consumidor final quien lo absorbe”, y desde Bebe Rebelde apuntan a “un ‘efecto látigo’ producido por una escasez compensada por una sobre demanda y una presión inflacionaria que afectará a los consumidores, medrando su poder adquisitivo”. Asimismo, desde Easywalker comentan que “una consecuencia de esta situación es que estamos volviendo a ver negocios que trabajan con sus propias previsiones y acumulando stock en sus almacenes, para dejar de depender exclusivamente de la disponibilidad de los fabricantes. Esto le da cierta autonomía y tranquilidad a la hora de tener una oferta amplia y atractiva”, y desde Micuna avisan que “aumentarán los precios de los productos y servicios, y las compras y producciones de carácter nacional y europeo ganarán terreno a las importaciones, aumentado el consumo de productos locales que aseguren el suministro”, mientras que desde Baby Monsters y Tuc Tuc Puericultura apuntan, como consecuencias de esta situación, a la “búsqueda de productores de proximidad con precios más elevados, pero producciones más cortas y una economía más sostenible. Un desabastecimiento en campaña de navidad que nos hará plantear como consumidores una compra mucho más racional. Y una inflación que hará incrementar los precios, siendo la cuesta de enero menos llevadera para las familias”.

Por su parte, desde Smart Group señalan que “desgraciadamente para los consumidores finales, los precios de los artículos de puericultura van a incrementarse, dado que las marcas no van a poder asumir el grandísimo incremento en el transporte de las compras. De ello se derivan dos problemas graves: en este momento de crisis económica agravada por la pandemia, las familias se plantean con cautela el hecho de tener hijos y los nacimientos no paran de descender año tras año; y, por otro lado, irrumpe con más fuerza el mercado de segunda mano, con el peligro en cuanto a seguridad que esto conlleva”. Finalmente, desde Bebé Due concluyen que “este tema del transporte nos está afectando a todos, debido a la globalización de la economía, que unido a la crisis causada por la pandemia y las decisiones que han tenido que adoptar las empresas en los diferentes países, ha evidenciado unos desajustes de todas las estructuras logísticas de los países, tanto desarrollados como los menos desarrollados. Por citar algún ejemplo, tenemos los problemas de los puertos como el de Los Angeles, con buques esperando para entrar a puerto a descargar durante más de 10 días, mientras que, en países como China, se cierran por cuarentena los puertos ante la aparición de algún brote”. Lo que parece claro es que en los próximos meses el sector de la puericultura, al igual que el resto de sectores, deberá hacer frente a un nuevo desafío para salir adelante.

Empresas o entidades relacionadas

Aji Verde Trading, S.L.
BB Grenadine, S.L.
Easy Walker BV
Matías Masso, S.A. - BRITAX RÖMER
Micuna, S.L.U.
Saro Import-Export, S.L.
Smart Group Baby Corporation, S.L.U. - JOIE

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

Suscríbase a nuestra Newsletter - Ver ejemplo

Contraseña

Marcar todos

Autorizo el envío de newsletters y avisos informativos personalizados de interempresas.net

Autorizo el envío de comunicaciones de terceros vía interempresas.net

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Protección de Datos

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS