Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Protección solar
Formación, profesionalización, normativa, comunicación y asociacionismo, grandes retos del sector

La gestión y protección solar, a debate

José Luis París20/10/2016

Recientemente se celebró en Barcelona una jornada de presentación de Veteco Solar y del I Congreso Ibérico de la Gestión y la Protección Solar. La jornada fue organizada por el propio certamen, la Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas (Asefave), Protección Solar e Interempresas Media. Al final de la jornada, de la que ya informamos con anterioridad, tuvo lugar un debate sobre cuáles eran los retos fundamentales a los que se enfrentaba el sector de la protección solar.

foto
Francesc Xavier Andrés, de pie a la derecha, fue el encargado de conducir y moderar el debate.

El debate, que tuvo lugar el pasado 8 de junio, fue conducido por Francesc Xavier Andrés, experto y consultor en gestión y protección solar. En el evento participaron: Pablo Martín, director de Asefave; Ainhoa Mata, de la unidad de edificios del Institut Català de la Energia (Icaen); Josep Maria Fitó, de Schenker Storen; Fernando Gutiérrez, de Novelty; Francesc Soler, de Loxone, y Xavier Montesinos, de Screen Protectors. El debate estuvo abierto al público, que se mostró muy participativo. A continuación, ofrecemos un resumen de este debate.

Francesc Xavier Andrés inició el debate lanzando una pregunta al aire: ¿Vamos por buen camino? Él mismo dio su opinión. “Cada vez es más difícil trabajar. Cuando hablamos de edificios de viviendas, el sistema de protección solar a instalar debería constar dentro de la prescripción del edificio. El producto interviene directamente en la eficiencia energética del edificio. Con la variación de normativas, ahora la persiana se valora como un elemento para mejorar la eficiencia energética del mismo, pero hasta ahora no se hacía”.

foto
De izquierda a derecha, Pablo Martín, de Asefave; Ainhoa Mata, de Icaen; Josep Maria Fitó, de Schenker Storen; Fernando Gutiérrez, de Novelty; Francesc Soler, de Loxone, y Xavier Montesinos, de Screen Protectors.

Este argumento fue rebatido por una arquitecta que se encontraba entre la audiencia, quien argumentó que “el problema no surge del prescriptor, sino del promotor. Ha sido necesaria una ley para que sea obligatorio prescribir estas soluciones en el proyecto. Por motivos económicos, la prescripción de este tipo de protecciones solares se caía del proyecto por exigencias del promotor. El usuario era el que las había de incorporar después por su cuenta”.

Por su parte, Josep Maria Fitó indicó que “todos los aquí presentes fabricamos o representamos todo tipo de soluciones de protección solar. Contamos con productos supertécnicos adecuados para cada necesidad específica; pero solo una parte del mercado absorbe esta oferta y el resto la obvía. Igualmente, una normativa nos obliga a convertir los edificios en mucho más eficientes, pero las promociones evitan incorporar estas soluciones para conseguir esta eficiencia. Falta una transmisión de valor, entre lo que conviene, lo que es necesario, lo que se puede instalar y lo que se puede pagar. La energía no va bajar, no va a ser más barata, sino que su precio subirá. Es nuestra responsabilidad, como fabricantes, transmitir esta transmisión de valor a nuestros industriales y desarrolladores y los instaladores o prescriptores tienen que hacer lo propio hacia el cliente final”.

Fernando Gutiérrez, de Novelty, afirmó que “respecto a si vamos por buen camino, me atrevería a decir que ya es un logro que estemos en el camino. Nuestro sector, desde siempre, ha sido muy individualista. En los últimos 30 o 40 años, ni en los últimos 20, no ha habido ninguna unión entre nosotros, ningún gremio, ni iniciativa de intentar juntarnos y hacer fuerza. Ha habido tres factores que han hecho que estemos intentando entre todos nosotros crear el camino: uno ha sido la eficiencia energética, nos ha venido muy bien para dar ese salto hacia la arquitectura, además, esperemos, respaldados por ley; otro ha sido el intrusismo, tanto de producto como de personas; finalmente, creo que es muy positivo que haya surgido el ‘Manual de Protección Solar’ de Asefave y que haya surgido un grupo de trabajo dentro de la asociación, así como también la iniciativa de Veteco Solar, poder contar con un espacio dentro de Veteco dedicado a la protección solar”.

El moderador del debate hizo hincapié en el hecho de que “ahora tenemos una legislación que nos habla de las ventajas de la eficiencia energética. Los huecos cada vez tienden a ser más grandes. Obligatoriamente, deben contar con un sistema de gestión solar para conseguir esa eficiencia energética. ¿Es éste el elemento que ha llegado para darle valor a este sector y tenerlo en cuenta tanto desde el punto de vista del prescriptor como del usuario? ¿Es el momento para hacer la fuerza necesaria para que el sector de la gestión solar tenga un peso específico?”

Xavier Montesinos, de Screen Protectors, incidió en la importancia que debe tener la calidad del producto final. “Todo esto ha llegado por imperativo legal, no por voluntad propia. ¿Cómo llegamos a la calidad del producto final? Creando la tendencia, dándole al cliente final la información. El usuario final debe poder obligar al promotor a aceptar unas calidades mínimas, más allá de las que exija la ley. Eso se consigue a través de la transmisión de la información, del fabricante al instalador, del instalador al promotor, y de éste al usuario final. Cuando generas la tendencia generas el volumen”.

Por su parte, Francesc Soler, de Loxone, argumentó que “como fabricantes, tenemos que generar en el cliente final la necesidad, para que pida un tipo determinado de protección solar. Ahí vamos a ayudar a los arquitectos, porque el cliente final dirá qué tipo de protección solar y de control quiere. Por muchas leyes que existan, nuestra tendencia natural es a esquivarlas. Nosotros estamos trabajando mucho con promotores y haciéndoles ver que esa inversión inicial, que no es un coste excesivo sobre la construcción, se recupera en eficiencia energética y en financiación, porque van a conseguir vender más rápido esas viviendas”.

foto

'Vamos por buen camino'. Este fue el punto inicial del debate.

Retorno, profesionalidad y rehabilitación

Entre el público, Sergi Valero, administrador de ShadeLab Protección Solar mostró su incertidumbre sobre los argumentos vertidos desde la mesa y centró su intervención en mejorar la profesionalidad del sector. “Voy a ser crítico con todo y con todos, y me incluyo. Estoy de acuerdo con la eficiencia energética, pero con retornos de 200€ para inversiones de 10.000€, me suena a operación de marketing e, incluso, a medidas recaudatorias. Soy crítico en que, además, todos hemos permitido un intrusismo bestial. Se están instalando toldos de 100 kilos en séptimos pisos de manera chapucera. Se ha llegado a un extremo en el que se ven barbaridades y esto puede poner en riesgo a las personas. Hay toldos de 12 metros por cuatro instalados por personas que no tienen ninguna cualificación ni formación para hacerlo. Los fabricantes podemos hacer formaciones a nuestros instaladores, pero en muchos casos el toldo lo está instalando alguien que ni siquiera está dado de alta como autónomo. Desde la Asociación se debería forzar a que la profesionalización de la protección solar se regularice en toda la cadena, que nadie pueda instalar un toldo o pérgola sin que sea instalador profesional”.

En lo que respecta a retorno de la inversión, Ainhoa Mata, del Icaen, afirmó que “cuando hablamos de cambiar una ventana, un acristalamiento o un aislamiento térmico nos preocupamos por recuperar esa inversión. Igual lo tenemos que ver de forma distinta, no solo pensar en cuándo recuperamos esa inversión, porque las mejoras en eficiencia energética no sólo están para ahorrar dinero a fin de mes; también hablamos de confort. Por otra parte, estamos hablando mucho de obra nueva y prescripción, pero la mayoría de edificios en los que operar ya existen y es el usuario final -y es muy difícil llegar hasta él- el que tiene que ver la necesidad de aplicar estas medidas de eficiencia energética”.

El director de Asefave, Pablo Martín, matizó algunas de las afirmaciones mantenidas previamente por el resto de intervinientes. “En cuanto a la eficiencia energética –afirmó-, hemos de ser conscientes de que en España todavía no se valora esta cuestión. Cuando alquilamos o compramos un piso nos fijamos en su situación, precio y calidades, no nos fijamos en la letra de la etiqueta energética. Si nos entra por los ojos un piso que es una 'G', lo vamos a comprar o alquilar. No se está valorando el hecho de la calificación energética de los edificios. A esa nula valoración contribuye también el momento. La certificación energética en obra nueva salió a finales de 2007, justo cuando se iniciaba el pinchazo de la burbuja. Cuando se ha iniciado la recuperación de la construcción se ha disparado el número de certificados, con lo cual hemos de esperar que vaya calando”.

foto
Un momento del debate.

Pablo Martín también se refirió a los periodos de retorno y a la mala comunicación que existe a este respecto, a menudo por intereses partidistas: “Hablamos del usuario como si fuera una raza aparte, y usuarios de vivienda somos todos. Si acometemos una obra de rehabilitación en nuestra vivienda es porque tenemos una necesidad y estamos dispuestos a asumir un coste. El periodo de retorno no se puede evaluar en 30, 40 o 50 años. Si tenemos un problema de ruidos, que no dormimos porque nuestra vivienda está en una zona muy transitada o hay mucho bullicio por la noche, si cambiamos las ventanas y dormimos, la primera noche que hemos dormido ya hemos amortizado los euros que hemos gastado en la ventana. Esa es otra de las cosas que hemos de saber comunicar. Hay que poner en perspectiva todos los estudios de ahorro de costes”.

También explicó que no resulta tan fácil para las asociaciones promover y certificar la formación de los profesionales, debido al complejo marco legislativo en el que nos vemos inmersos: “Nos guste o no, vivimos en un entorno muy regulado, la Unión Europea, que nos da una serie de protección y garantías, pero que tiene cosas que no son tan positivas. Una de ellas es que está en contra de colegiaciones o carnés profesionales obligatorios. Eso no quiere decir que no vayamos a hacer nada. Estamos trabajando desde la Asociación, junto con Aenor, en establecer unos sistemas de certificación para empresas instaladoras de toldo, lo cual implica que para que una empresa pueda certificar su personal debe pasar una formación previa. Ahí tenemos una base de esquema voluntario, no se va a imponer. Nuestro trabajo es desarrollarlo, contar con ello y que luego el profesional y el particular lo valoren. Establecer titulaciones y carnés profesionales no se ve con buenos ojos desde Europa y hemos de convivir con esas reglas de juego. Obviamente, durante un tiempo vamos a tener que convivir con intrusismo, aunque hagamos la norma que hagamos éste va a seguir existiendo. Pero seguimos trabajando”.

¿Conocemos la normativa?

La existencia de una normativa y el grado de conocimiento de la misma por parte de los profesionales de la protección solar fue otro de los puntos que despertó más interés en el debate.

“Las normativas —afirmó Francesc Xavier Andrés— sirven para irnos marcando las directrices que debemos seguir y para diferenciar a aquéllos que cumplen y los que no. Asefave está trabajando con Aenor para hacer un manual de instalación. Es algo muy complejo, porque nos encontramos con normativas europeas que nos impiden realizar según qué acotaciones. Pero es absolutamente necesario que exista una base para poder diferenciar a aquellas empresas que cuentan con profesionales cualificados, de las que no. Tenemos la oportunidad de implicarnos para solucionar estas carencias, gracias a la eficiencia energética, a la próxima celebración de Veteco Solar, al Grupo VII de Asefave. Vamos a empezar a juntarnos para marcar unas directrices que nos ayudarán a hacer algunas cosas”.

En este sentido, Josep Maria Fitó, de Schenker Group, afirmó que “el usuario no está formado, no conoce normativas, ni aplicaciones. Su única orientación es un precio al final de un folio. Nuestra obligación debe ser vender un producto, de la procedencia que sea, siempre que cumpla con las normativas de importación o de fabricación e instalación, pero siempre pudiendo detallar la justificación de ese precio final. Absolutamente todo lo que se vende tiene un valor añadido, un valor ganancial. La transmisión de ese valor, desde la normativa hasta la formación de instalación, etc, hasta que llega al instalador, es nuestro trabajo; y a veces ese trabajo se hace a través del boca a oreja, porque frecuentemente el cliente compra por precio y por el nivel de confianza que le transmite aquella persona, siempre que estemos hablando de valores iguales entre proveedores”.

foto
La mesa de debate atiende a las preguntas de la audiencia.

Los actores del sector

En España, a diferencia de otros países de nuestro entorno, la fabricación e instalación de un toldo implica a distintos profesionales. Francesc Xavier Andrés clasifica esta profesionalización en tres categorías.

  • Fabricantes de materia prima:
    • El elemento de sustentación, los hierros, el herraje, los elementos que sustentan el tejido.
    • El tejido.
    • El sistema de elevación. Antes a manivela, posteriormente con motores eléctricos y ahora con todos los sistemas de gestión y automatización.
  • Tras esos fabricantes viene el ensamblador, el mayorista, el que se dedica a elaborar el toldo a la medida de cada hueco y cada lugar.
  • Instalador, que puede ser el mismo fabricante, u otro profesional al que éste le vende el toldo una vez elaborado.

Según el moderador del debate, en el punto medio de la fabricación a medida del toldo, se ha pasado una clasificación, un ensayo —a través de una metodología contemplada en la normativa— para clasificar ese toldo frente al viento.

También hay que tener en cuenta el sistema de sujeción, a pesar de que no existe una normativa para la instalación y/u homologación de su instalación. Un equipo de instaladores forman parte de una empresa, que a su vez se responsabiliza de sus instaladores. En todo este entramado profesional, hay que tener también presentes a las empresas que fabrican elementos de fijación, que necesitan una homologación.

“La Ley 13561/2006 hablaba de clasificaciones de toldos de brazos invisibles clase 0 (la más baja), clase 1, clase 2 y clase 3. Muchos fabricantes alardeaban de que sus productos cumplían la normativa en la clase 3. La normativa actual, de 2015, dice que un toldo de brazos invisibles solo puede cumplir como máximo la clase 2, porque se entiende que el toldo puede cumplir la clase 3, pero no el sistema de fijación. Por lo tanto, si se cae, no será problema del toldo, sino de la fijación”.

Sergi Valero se refirió a la aplicación de las tablas de resistencia al viento vigentes en la actual normativa: “Desde la salida de la norma EN 13561, en febrero de 2016, ¿algún fabricante ha cambiado sus tablas de resistencia al viento? Es más, ¿alguien se ha cuestionado si se calculaba bien? Porque en España se calculaba mal. Se estaba cogiendo una anotación de la norma antigua para adaptarla a la propia conveniencia, una anotación que está en litigio entre España, Italia, Francia y Alemania porque cada país interpreta la norma a su manera. Esta anotación ya no está en la nueva norma, pero los ensambladores siguen trabajando con las mismas tablas de los fabricantes. Aquí estábamos empleando clasificaciones 2.3 en protección contra el viento, cuando empresas italianas que trabajan aquí sugerían que fuera 1.2, cuando los productos italianos no eran más débiles, sino que aquí estábamos trabajando con cotas que eran demasiado altas”.

“El ‘Manual de Protección Solar’ —aclaró Francesc Xavier Andrés— ya incorpora la normativa 2015 y ya hay un punto de referencia, con el cual cualquiera ya se puede dirigir a otro fabricante y sugerirle esas cotas”.

Actuación gremial y estrategias comunicativas

Una de las preocupaciones que surgió en el debate fue la falta de unión gremial que ha caracterizado al sector de la protección solar. Esta carencia se está subsanando a través del Grupo VII de Asefave, que reúne a las empresas de este sector.

En esta fase del debate afloraron cuáles eran los retos a los que debía hacer frente el sector de la protección solar: mejorar la comunicación, tener una buena formación técnica con valor añadido, incentivar la profesionalidad del primero al último y cumplir con la normativa.

Josep Maria Fitó argumentó que el hecho de asistir a ese debate ya dejaba claro el interés por parte del sector para mejorar sus oportunidades: “La normativa nos empujará por un camino y como industriales o instaladores estaremos regidos por ella y por la competitividad. La tecnificación profesional nos conducirá a un camino más técnico. Las formaciones profesionales serán más técnicas, y las no profesionales, a través del Servicio Público de Empleo estatal (SEPE) o del Servei d'Ocupació de Catalunuya (SOC), expiden certificados de profesionalidad en diferentes ámbitos. Actualmente, la normativa española para fabricantes de persianas es de 1997, no está actualizada y tampoco se puede aplicar. Está en nuestras manos dar los primeros pasos hacia ello. El primer paso es comunicar que tenemos unas normativas, que las intentamos cumplir y, finalmente, intentar trasladar esto al cliente final.

foto
La audiencia atiende las indicaciones de la mesa del debate.

En lo que respecta a la comunicación, ahora existen muchos más canales para llegar a todo tipo de destinatarios: profesionales, cliente final, prescriptores. Desde los medios tradicionales, como revistas especializadas o generalistas, hasta internet o redes sociales, todas las vías son válidas para hacer llegar el mensaje adecuado al receptor objetivo.

Sergi Valero, administrador de ShadeLAB, explicó que “no se emplean correctamente los canales de redes sociales. Nosotros utilizamos Facebook para llegar al usuario final y un poco al profesional en general; Linkedin, para el arquitecto decorador, y Twitter para el público general y profesionales pequeños. A partir de aquí vamos articulando nuestra comunicación. Asimismo, tenemos nuestra base de datos interna para ir llegando lo más lejos posible de manera asequible”.

“Si creamos entre todos estrategias de comunicación comunes –insistió Sergi Valero- podemos llegar a un público muy amplio. Podemos formar una plataforma, a través de la arquitectura exterior, en la que juntarnos todos e intentar crear una red a la que el instalador pueda acudir y encontrar todo lo que necesite. En Suecia, por ejemplo, las empresas, en lugar de competir entre ellas, han creado la red NordicLight, donde unos fabricantes le proporcionan todo el producto a una red de ventas. En otros países han sido los propios instaladores los que se han juntado, como en Francia, donde han creado una central de compras, todos bajo un mismo paraguas. Un solo instalador de toldos no tiene nada que hacer ante grandes fabricantes, pero si se juntan estarán en disposición de hacerlo”.

Las nuevas tendencias

Está claro que las nuevas estéticas impulsadas desde la arquitectura, marcan el desarrollo de las nuevas tendencias en el diseño de toldos y dispositivos de protección solar. Sergi Valero indicó en, este sentido, que las nuevas tendencias las marca la arquitectura, “y más desde que en los últimos años se ha puesto de moda una arquitectura minimalista de líneas rectas. Vamos a remolque de los estilos arquitectónicos. Hablamos de criterios de estética y diseño, hablamos de decoradores”.

La arquitecta anteriormente mencionada, reafirmó este argumento: “la tendencia la marca la estética. Es muy importante la envolvente, el vestido que llevas. Hasta ahora cualquier cosa servía, pero ahora, por suerte, hemos juntado estética y eficiencia. Para ver la distribución de una vivienda hemos de entrar en ella. Nadie se preocupaba de la fachada, en cambio ahora sí nos fijamos en ella, porque forma el tejido de la ciudad. En países como Alemania, el diseño viene ya desde la misma promoción de la obra. Ya se incorporan los toldos en el proyecto. En España es un añadido, por parte del mismo promotor”.

“En Austria o Alemania —corroboró Francesc Soler— su aire acondicionado es el sombreado. Aquí nos compramos el aparato de refrigeración en la gran superficie y dejamos las persianas subidas, dejando pasar la radiación del sol. Son mentalidades distintas. En esos países, la protección solar va de la mano de la arquitectura para plantear soluciones de eficiencia energética. Si se integra en el proyecto, incluso resulta más económico para el cliente, porque por volumen se puede obtener mejor precio”.

foto

Francesc Xavier Andrés clausuró el debate refiriéndose a las coincidencias en cuanto a una actuación conjunta por parte del sector, así como a las nuevas evoluciones en cuanto a productos y materiales: “Están llegando nuevos tejidos compuestos por dióxido de titanio que absorben el CO2; hay nuevos materiales como el grafeno, más resistente; se incorporan nuevas materias primas. Por otra parte, los sistemas de fijación son vitales. Tenemos una asignatura pendiente sobre los conocimientos que todos tenemos que adquirir en lo que respecta a sistemas de sujeción. ¿Están las fachadas preparadas para recibir un sistema de protección solar que se va a anclar a esa fachada?”

Con esta reflexión, concluyó el debate, dejando respuestas e inquietudes todavía en el aire. Muchas de ellas serán probablemente replanteadas y resueltas en el I Congreso Ibérico de la Gestión y Protección Solar, a celebrar los días 27 y 28 de octubre en el marco de Veteco Solar. ¡Les esperamos!

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

Advertencias Legales e Información básica sobre Protección de Datos Personales:
Responsable del Tratamiento de sus datos Personales: Interempresas Media, S.L.U. Finalidades: Gestionar el contacto con Ud. Conservación: Conservaremos sus datos mientras dure la relación con Ud., seguidamente se guardarán, debidamente bloqueados. Derechos: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad y los de limitación u oposición al tratamiento, y contactar con el DPD por medio de lopd@interempresas.net. Si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente, puede presentar una reclamación ante la AEPD.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Asociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas -Asefave-R+TAsociación Española de Fabricantes de Fachadas Ligeras y Ventanas -Asefave-

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS