Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Emagazines
Protección Laboral

Para trabajar con el menor nivel posible de riesgo, el trabajador vertica debe haber obtenido los correspondientes certificados profesionales de salud y seguridad

Riesgo en altura: ser trabajador vertical

Pepe Varela, periodista y community manager15/11/2019

El nombre del oficio no deja dudas; un trabajo vertical es aquel que se realiza, de abajo a arriba o de arriba hacia abajo, en estructuras verticales. Jonathan Alonso Martínez es fundador y propietario de Vertical Madrid, una empresa de trabajos verticales con 15 años de experiencia en el mercado. Jonathan Alonso explica que “un trabajador especializado en trabajos verticales puede realizar tareas tan diversas como limpiezas de fachadas, realización de ITE en edificios, impermeabilización de fachadas, colocación y mantenimiento de cristal, rehabilitación de fachadas y cornisas y cualquier otro empleo que se realice a cierta altura”. No hay más que ver como las ciudades modernas crecen en altura —esto es, en vertical—, con edificaciones cada vez más altas y de difícil mantenimiento, para darse cuenta de que, cada vez más, es necesario contar con trabajadores y empresas especializadas en este tipo de trabajos.

foto
Otra peculiaridad con la que trabajan las empresas del ramo es que sus trabajadores operan sin la instalación de ningún tipo de andamios. Alejandro Riquelme Soto, trabajador vertical apunta que “la principal desventaja de hacerlo así es que se incrementa el nivel de riesgo. Por este motivo el trabajador desempeña su trabajo asistido por cuerdas con fijación de seguridad, además de con otras medidas de seguridad (cables, poleas, guantes, botas antideslizantes…)”.

Instrucción permanente

Un trabajador vertical está capacitado para trabajar en todo tipo de fachadas y edificios, incluso, sobre superficies desniveladas o con un alto grado de inclinación. Esto es así porque muchos de estos profesionales vienen del mundo de la escalada. Por este motivo, señala el CEO de Vertical Madrid “además de saber escalar y conocer, perfectamente, cuáles son las medidas de seguridad a aplicar, estos profesionales no sufren de vértigo. Partiendo de la posesión de estas tres cualificaciones y aptitudes, el trabajador vertical tiene que adquirir el conocimiento del oficio que vaya a desempeñar: albañilería, fontanería, pintura, limpieza de fachadas y cristales, instalación de molduras y cornisas, montaje de vallas publicitarias y pantallas LED…”.

Para trabajar con el menor nivel posible de riesgo, el trabajador vertical, y además de haber obtenido los correspondientes certificados profesionales de salud y seguridad, tiene que tener siempre en mente, detalla Riquelme Soto, los siguientes elementos:

  1. Es necesario probar y comprobar los sistemas de anclaje de seguridad que se van a utilizar.
  2. Evaluar las maniobras de ascenso y descenso que va a tener que realizar.
  3. Mantener unos intervalos de descanso razonables entre tarea y tarea.
foto

Nervios de acero

En cada jornada laboral, en cada encargo, un trabajador vertical tiene que enfrentarse al miedo y al riesgo de perder la vida. Sin embargo, y, por otra parte, le apasiona realizar un tipo de trabajo que tan sólo puede realizar alguien con su preparación. Muchos de ellos suelen decir que, escalar la pared rocosa de una montaña, es más fácil que trabajar en la fachada de un edificio en el centro de una ciudad. La razón, apunta Jonathan Alonso “es que el peligro de un trabajo vertical, además de proteger la propia vida, consiste en hacerlo también con la vida de otros (viandantes, compañeros de trabajo…) y salvaguardar la integridad del edificio en el que se trabaja-. Por todos estos motivos, el trabajador vertical debe tener la absoluta confianza y seguridad en cada paso que da, en el equipo y las herramientas que utiliza, y, sobre todo, en sí mismo, en su preparación, conocimientos y experiencia”.

Cursos de seguridad

Sonia Casas, además de alpinista, es técnico superior en prevención de riesgos laborales. Sonia explica que “es muy importante que se establezcan las medidas de seguridad a través de las cuales se pueda garantizar, en todo momento, la seguridad de todos aquellos trabajadores que se encuentren en altura. Cabe destacar que existen distintos cursos a través de los cuales se forma a aquellas personas que quieren realizar este tipo de labores. Con esta formación, y en el caso de tener que realizar cualquier tipo de arreglo, reforma o limpieza en altura que pueda conllevar algún grado de riesgo para la integridad, el trabajador estará preparado para hacer su trabajo con la máxima seguridad”.

foto

Reglamentación de riesgos laborales

La empresa encargada de la realización de cualquiera de estos procesos conocerá, en todo momento, la normativa incluida en el Plan de Prevención de Riesgos Laborales. Tal y como explica Sonia Casas “en esta legislación se detalla desde la manera de colocar soportes de seguridad hasta el empleo de técnicas, y procesos, que impidan los accidentes fortuitos provocados por circunstancias diversas (acumulación de materiales en zonas no adecuadas, riesgos por deslizamiento en días de lluvia, control de las cargas máximas, accesibilidad sin riesgos innecesarios…)”. Ya se sabe: prevenir… antes que lamentarse.