Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Protección Laboral

El médico de empresa, ese personaje olvidado

Paula Llull24/10/2014
¿Es necesaria su existencia? ¿Cuál es su labor como médico de un servicio de prevención propio? ¿Y en un Servicio de Prevención Ajeno (SPA)?

Francisco Javier Barbero hizo, hace 5 años, de su pasión su profesión y se convirtió en médico Especialista en Medicina del Trabajo. Actualmente trabaja en un Servicio de Prevención Ajeno de Andalucía (AVS), aunque nos habla con cierta nostalgia –esa nostalgia de aquello que nunca sucedió- de una profesión que va mucho más allá de recetar paracetamol cuando el empleado acude a él: El médico de empresa interno.

La verdadera labor de estos médicos internos es, junto con el equipo de prevención, controlar todas y cada una de las variables que puedan hacer peligrar a los trabajadores de esa empresa.

Los médicos de empresa internos trabajan, pues, en la elaboración de proyectos de mejora, detectando las fortalezas y debilidades de esa empresa y trabajan día a día para construir un lugar de trabajo seguro.

Herramientas de médico, fonendo, pastillas
Herramientas de médico. Imagen de www.torange-es.com

Es decir, se vigila la salud de los trabajadores a nivel individual y a nivel colectivo, incluyendo este último los controles y evaluaciones de los sistemas de seguridad.

Otro aspecto a destacar de su labor es la responsabilidad y capacidad de decisión que tiene el médico sobre el control de la incapacidad temporal y el absentismo. En este sentido nos preguntábamos si esta responsabilidad de control podría provocar un distanciamiento entre el médico y el trabajador/paciente, impidiendo que el primero pudiera detectar afectaciones en el enfermo debido a la falta de confianza. Una supuesta falta de confianza quizás provocada por el miedo a las filtraciones de información confidencial hacia los empresarios. Al final, el médico es un trabajador más que depende del empresario.

En este sentido, Francisco Javier opina, basándose en su corta -como dice él- experiencia, que no existe dicha reticencia, sino todo lo contrario.
“Mi experiencia es que se utiliza como paño de lágrimas y lugar donde desahogarse de los problemas con los superiores y con la dirección de la empresa”

La desaparición del médico de empresa: ¿crisis o caducidad?


Según nos cuenta Francisco Javier, la presencia de médicos del trabajo en las empresas se ha reducido principalmente por motivos económicos. Un servicio de prevención propio con vigilancia de la salud tiene unos costes e infraestructuras que hace que muchas empresas prefieran contratarlo mediante un servicio de prevención ajeno, reduciendo costes y a veces, aumentando riesgos. Evitar invertir en servicios de prevención propios para ahorrar en el presente, suele representar un gasto para el futuro.

Eso no significa que infravaloremos a los SPA, ya que su existencia es más que necesaria y se hace notar aún más cuando hablamos de empresas pequeñas o con pocos recursos para montar su propio gabinete de prevención. De hecho, los médicos de trabajo "externos", o trabajadores de SPA, tienen básicamente las mismas funciones que el médico de empresa interno, aunque se dedican a más de una empresa, estableciendo relaciones mucho menos personales con la empresa que les contrata.

Respecto a la obligatoriedad de médico del trabajo en las empresas, la legislación (artículos 14 y 15 del Reglamento de los Servicios de Prevención) se establece que el empresario tiene que constituir un servicio de prevención propio, con al menos dos de las especialidades preventivas, en los siguientes supuestos:

-Empresas que cuenten con más de 500 trabajadores.

-Que, tratándose de empresas de entre 250 y 500 trabajadores, desarrollen alguna de las actividades incluidas en el anexo I del Reglamento de los servicios de prevención. (Actividades de riesgo añadido como exposición a radiación ionizante, tóxicos, etc).

- Que, tratándose de empresas no incluidas en los apartados anteriores, si así lo decida la autoridad laboral

Aparte de que la mayoría de empresas en España no se adaptan a los anteriores criterios, y en caso afirmativo solo es obligatorio tener dos especialidades en régimen de servicio propio, lo normal es contratar un SPA.

Generalmente las empresas suelen tener un técnico de seguridad y otro de higiene y el resto se subcontrata, ya que el coste de una unidad básica de salud hace que la mayoría de empresas no asuman esta modalidad preventiva, salvo en aquellos casos donde ya existían antes de 1995 y que se ha mantenido. Con anterioridad a 1995 era obligatorio tener un médico del trabajo en aquellas empresas con más de 100 trabajadores.

¿Vosotros qué opináis de la existencia de SPA? ¿Y de los servicios de prevención propios? ¿Son aún necesarias las funciones del médico de empresa?

Agradecimientos: Francisco Javier Barbero, Médico especialista en Medicina del trabajo

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Laboralia - Feria de Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS