Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Maconse - Peladoras de frutos

Peladoras químicas para frutos: para melocotón, pimiento, tomate, etc

Foto de Peladoras químicas para frutos
Para eliminar las pieles de frutos y productos vegetales como melocotón, pimiento, tomate, etc. Este tipo de pelado es muy apropiado para no dañar la superficie del producto que queda lisa y perfecta.

El diseño de la peladora química se orienta específicamente al escaldado y eliminación de piel de los alimentos. La industria agroalimentaria es la principal demandante de máquinas de este tipo. La peladora química está fabricada en acero inoxidable de la más alta calidad para evitar cualquier alteración en las cualidades del producto cuando entra en contacto la máquina.

El funcionamiento de la peladora química consiste en la descarga del producto en la zona de entrada de la máquina, dicho producto se deposita a granel para aprovechar al máximo el ancho de la máquina. y una banda de acero inoxidable lo desplazará a lo largo de toda la máquina. Esta banda es traccionada por un eje con un tratamiento de vulcanizado, para obtener una perfecta adherencia de la banda con el eje, y deslizada por una pistas constituidas por rodillos de arnite, consiguiendo así que la banda describa un movimiento lineal y constante.

En el desplazamiento del producto sobre la banda transportadora este recibe el siguiente tratamiento:

En primer lugar, a la entrada del producto en la máquina, se proyecta sobre este, vapor a presión por un serpentín, para prepararlo para el siguiente punto del proceso en el cual se le aplica al producto una cortina de agua con sosa caústica, mediante unas cataratas que aplican el fluido mezclado directamente sobre el producto, una vez aplicada la mezcla de agua con sosa. El producto va avanzando debajo de un serpentín de sostén térmico que mantiene el producto a la temperatura adecuada para que la mezcla del fluido actúe sobre el producto durante un tiempo prefijado. Después de estos puntos del proceso, como último paso, el producto pasa por debajo de un serpentín que aplica agua fría mediante unas duchas al producto, eliminando la piel y dejando el producto preparado para seguir el proceso de fabricación estimado.