Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

La empresa catalana augura una recuperación más allá del año en curso

22/02/2011

23 de febrero de 2011

Según la 'Encuesta de Clima Empresarial del cuarto trimestre de 2010', de la Cámara de Comercio de Barcelona, el empresariado catalán admite haber tocado fondo en la crisis, aunque la recuperación no arrancará hasta pasado el año 2011. Así lo aseguran un total de 3.314 compañías, cuyas respuestas han dado cuerpo a dicha encuesta. De la misma, se desprende que áreas como ventas, inversiones y puestos de trabajo evolucionarán a la baja, también durante este año, aunque menos que en el pasado ejercicio. Por ejemplo, las ventas caerán un -1,8%, la inversión disminuirá un -0,5% y, por último, el empleo también bajará, en este caso, un -2,7%. Esto, en líneas generales. Un análisis más concienzudo prevé una evolución distinta, según el sector de actividad. Por ejempo, industria se comportará mejor, con un repunte del 1,9% en su facturación, comparada con la construcción, cuyo descenso se espera de un -9,6%, inferior al del año anterior cuando se cifró en un 16,3%.  frente a la construcción, de nuevo a la cola. De cumplirse las previsiones iniciales, comercio minorista y hoteles disminuirán un 1,5 y un 0,3%, respectivamente. Por último, los servicios a las empresas crecerán un 0,5% tras la caída registrada en el año 2010.

Una vez más, la exportación sacará las castañas del fuego a la industria catalana, en todos sus ámbitos. Así, ante una facturación prevista del 1,9%, las ventas al extranjero aumentarán un 5,4% en global. Las mejores posiciones serán para las industrias manufactureras varias (15,5% más), así como las que se dedican a la producción de caucho y materias plásticas (10, 4%). En cuanto a la creación de puestos de trabajo, tan solo cuatro subsectores (química, caucho, maquinaria y equipos mecánicos y máquinas de oficina y equipos eléctricos) requerirán un aumento de mano de obra en Cataluña. Respecto al resto, se producirá presumiblemente una pérdida de puestos de trabajo que arrastrará al comercio minorista, a la construcción, a los hoteles y a los servicios a las personas. Los peor parados volverán a ser los trabajadores de la obra, con retrocesos de hasta el -8,1%.