Barcelona acoge el I Congreso Internacional de Nanotecnología e Infraestructuras de Investigación

03/06/2010

3 de junio de 2010

A finales del pasado mes de mayo, Barcelona fue la sede del primer Congreso Internacional de Nanotecnología e Infraestructuras de Investigación. La inauguración corrió a cargo del Secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rafael Rodrigo, el director general de Investigación de la Generalitat, Joan Roca y la rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona, Ana Ripoll. Durante el encuentro, se instó al continente europeo a apostar por la nanotecnología y la nanociencia como revulsivos para frenar los avances en tecnología e investigación científica que se dan en economías emergentes asiáticas. Ello contribuiría a  una mayor competitividad económica aunque también requeriría una mayor coordinación de los esfuerzos internacionales para ser más eficientes. Así lo argumentó Lars Valdemar Kolte, de la Agencia Danesa de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. Asimismo, Kolte resaltó la importancia de la nanotecnología a corto plazo, con motivo de un déficit notable de mano de obra.

Por su parte, Helmut Dosch, Director General Desy y presidente de Gennesys, perfiló los desafíos para la sociedad científica: nuevos sistemas energéticos que cubran necesidades y al mismo tiempo, sean más saludables, desarrollo de nuevas vacunas y transportes más ecológicos, así como satisfacer la mayor demanda en el ámbito de las TIC. Para afrontar estos retos, Dosch recomendó diseñar nuevos materiales a base de estructuras nanotecnológicas. Igualmente, solicitó al sector público que facilite información a la sociedad sobre los riesgos de la nanotecnología, para así evitar ideas confusas o equivocadas acerca de esta ciencia. El ponente también pidió mejorar la colaboración con el sector industrial y las infraestructuras de investigación potentes. 

En términos generales, los participantes de esta sesión coincidieron al considerar a la nanotecnología un reto global a enfrentar desde una visión también global. En concreto, los principales desafíos futuros consistían en aumentar la cooperación y coordinación entre países a todos los niveles (gobiernos, universidades y centros de investigación, por ejemplo). Otras reivindicaciones a las que se hizo referencia fueron la necesidad que los investigadores accedan mejor a las infraestructuras de investigación o que las generaciones futuras se eduquen de manera interdisciplinaria, ya que la nanotecnología es un campo transversal. “En nanotecnología, la velocidad del cambio es tal que se hace necesario encontrar una fórmula verdaderamente flexible que nos permita salvar la burocracia de nuestros sistemas actuales si queremos aprovechar todo el potencial de que disponemos”, subrayó Ramón Pascual, presidente de la Comisión Ejecutiva del Sincrotrón Alba. La crisis económica y su influencia sobre los futuros presupuestos destinados a I+D fue otro de los temas que abordaron las diversas ponencias. Estas insistieron en la necesidad de prepararse ante un futuro en el que será imposible mantener el nivel presupuestario, de hoy en día.

En los últimos años, España se ha convertido en uno de los países que encabeza la investigación en nanotecnología, debido a su apuesta por el desarrollo de infraestructuras científico técnicas singulares (ICTS) por todo el territorio nacional. Especialmente en Barcelona y su entorno, gracias al sincrotón Alba que representa una innovación en la carrera por liderar un ámbito de aplicación general en la industria, dentro de cinco años. “No es casualidad que el primer congreso internacional en Nanotecnología se celebre en Barcelona. Hace 30 años, prácticamente no había investigación en España. En poco tiempo, nos hemos puesto al nivel de países como Alemania o Reino Unido que nos llevan siglos de ventaja”, reconoció Jordi Marquet, director general del Parc de Recerca de la UAB. Ámbito que constituye una línea estratégica del Plan Nacional de Investigación y que sitúa al país como uno de los pioneros mundiales junto a potencias como Estados Unidos, Japón o Alemania. Más de 300 autoridades científicas, políticas y personalidades empresariales, de 20 países, participaron en este acto cuya conclusión tuvo lugar el pasado 28 de mayo.

foto
De izquierda a Derecha: Jordi Marquet, Rafael Rodrigo, Felipe Pétriz, Ana Ripoll, Joan Roca y Helmut Dosch.