La biotecnología industrial se perfila como alternativa a los procesos tradicionales

01/06/2010

1 de junio de 2010

La Federación Española de Centros Tecnológicos ha presentado en la Jornada de Difusión del Observatorio Industrial del Sector Químico, que se ha desarrollado en Tarragona, el trabajo titulado 'Tendencias en el uso de la Biotecnología en el Sector Químico'. El objetivo principal de este estudio, realizado en 2009, es analizar las tendencias existentes en I+D+I en biotecnología y su relación con el sector Químico, con el fin de poner de manifiesto la situación de España en este campo e identificar las barreras existentes para la implantación de estas tecnologías.

Según las conclusiones de este trabajo, la biotecnología industrial se perfila como alternativa a los procesos tradicionales. Esta alternativa se caracteriza por su respecto por los criterios de sostenibilidad, lo que le proporciona una gran ventaja en términos de competitividad. Los productos biotecnológicos, en general, gozan de muy buena aceptación por parte del consumidor, ya que ve en ellos una alternativa a los productos químicos tradicionales y a las reticencias que estos generan. Algunos ejemplos de esta aceptación social son la utilización de enzimas en los detergentes, que permite reducir el empleo de otros ingredientes nocivos para el medio ambiente y la cosmética basada en sustancias y reacciones biológicas presentes de forma natural en las células y que se perciben como algo natural.

En este estudio también se dan una serie de recomendaciones que tienen como objetivo mejorar la biotecnología y, por lo tanto, mejorar la competitividad de este sector. En primer lugar, se propone realizar un reparto de los fondos disponibles más diversificado en las diferentes áreas de la biotecnología con el objetivo de compensar el desequilibrio que existe en favor del área de biotecnología de la salud en detrimento del resto de áreas, entre las que se encuentra la industrial. Asimismo, se considera oportuno realizar un mayor esfuerzo para incrementar los recursos en forma de subvención destinados a fortalecer la I+D+I aplicada e industrial y mejorar el apoyo a la actividad de los Centros Tecnológicos, incrementando para ello sustancialmente sus recursos. Por último, en el trabajo se recomienda aumentar el uso de la biotecnología por la industria química y de la cooperación de ésta con los organismos de I+D+I.