Cataluña, una de las comunidades españolas que más invierten en Italia

13/04/2010

13 de abril de 2010

Italian Desk, un servicio de Garrigues que asesora a los clientes españoles en su expansión a Italia y a los italianos que invierten en España, señala al país transalpino como uno de los mejores trampolines para el crecimiento y la internacionalización por parte de las empresas españolas. Claudio Doria, coordinador de Italian Desk y socio de Garrigues, asegura que “pese a la difícil situación económica actual, España se ha convertido en un país atractivo para las inversiones procedentes de Italia. El sector energético y, particularmente, el de energías renovables sigue siendo el que concentra mayor interés. Además, el modelo español se ha convertido en una referencia para los italianos en el desarrollo de su sector.
Desde el Italian Desk, se espera que Italia aumente su inversión en España durante los próximos meses. “2010 se presenta como un año idóneo para las joint ventures hispano italianas, para sumar fuerzas entre las empresas de ambos países”, anuncia Doria. Los sectores con más actividad entre ambos países son la tecnología industrial, que en Italia se concentra en la franja del norte que va de Milán a Venecia, la industria química y farmacéutica, el diseño y en los de productos de consumo de lujo o en los que el consumidor reconoce o identifica como de un valor añadido o con un plus de calidad. Últimamente, han entrado con fuerza modelos desarrollo de estos últimos.
Italia es también un país estratégico para invertir, no solo por su empresas y su acceso a un amplio mercado de productos de calidad, sino además por ser la puerta de entrada a otros mercados a los que empresa italiana se está expandiendo: Rumania y otros mercados emergentes de Europa del Este. Es por ello que el servicio Italian Desk de Garrigues asesora a todos aquellos clientes cuyo objetivo es la internacionalización en ambos sentidos.

En sus diez años de historia, Italian Desk ha constatado el aumento continuo de la actividad económica entre España e Italia hasta 2008, cuando sufrió el impacto de la recesión financiera. La caída de las inversiones entre ambos territorios en los dos últimos años tiene previsiones de recuperación a partir de 2010.