La economía entra técnicamente en recesión

30/01/2009

30 de enero de 2009

Según el Banco de España, en los tres primeros trimestres de 2008, la economía española experimentó una continuada pérdida de impulso, fruto de la propia dinámica del ajuste interno que había iniciado el año anterior y del impacto del prolongado episodio de inestabilidad financiera. Esta pauta se intensificó en el cuarto trimestre, estimándose un descenso de la tasa interanual del PIB del 0,8% (–1,1% en su tasa intertrimestral).

Con este cierre del año, la tasa de crecimiento del PIB en el conjunto del 2008 se habría situado en el 1,1%, cifra que representa una sustancial desaceleración con respecto a la tasa de avance del año previo (3,7%).

En el tercer trimestre de 2008 el PIB mostró un crecimiento interanual del 0,9%, nueve décimas por debajo de la tasa estimada para el trimestre anterior. En términos intertrimestrales, el producto experimentó una disminución del 0,2%, registrando una tasa negativa por primera vez desde los primeros años noventa.

En definitiva, la economía española ha entrado oficialmente en recesión, ya que acumula dos trimestres consecutivos de contracción, requisito necesario para entrar técnicamente en recesión.

La contracción de la economía en el último trimestre del año se explica fundamentalmente por la caída de la demanda nacional, un 2,4%, mientras que el sector exterior cerró el ejercicio con una aportación positiva al PIB de 1,7 puntos.