Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Cómo será 2013

Albert Esteves Castro, editor de Interempresas03/12/2012
foto

Andamos los empresarios en estos días haciendo presupuestos. Debatiéndonos, como siempre, entre el pesimismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad. Y salvo para los pocos privilegiados para quienes el mercado español ya es irrelevante, para los demás es crucial prever cómo se comportará la economía española en el próximo año porque de ello dependerá en buena medida la evolución de nuestros ingresos. Este es el interrogante que nos inquieta a todos en estas fechas y que, dado el embarrancado cauce por el que fluye nuestra economía desde hace ya cuatro años, nos resulta más incierto y difícil de resolver.

Veamos lo que opinan los presuntos expertos. Dice la Comisión Europea que la economía española caerá en 2013, en términos de PIB, un 1,4%, la misma previsión que hacen la OCDE y el BBVA. Según el FMI, algo más optimista, sólo descenderemos un 1,3%, mientras que para la Fundación de Cajas de Ahorro (FUNCAS) la caída será más pronunciada, un 1,6%. El Gobierno, inasequible al desaliento, sostiene que todos ellos se equivocan y que la bajada del PIB será mínima, de apenas un 0,5%. Pero en cualquier caso, todos, sin excepción, admiten que 2013 será peor que 2012. En este contexto, ¿hay margen para el optimismo?

Les diré cuál es mi previsión, aunque en este terreno todas las conjeturas son meras opiniones y todas están basadas en razonamientos más o menos fundados. Decía Gioberti que la opinión es la enemiga directa de la verdad. Y en cuanto a los razonamientos, argumentaba Lamartine que no todos los que razonan tienen razón, los razonamientos son infinitos pero la razón sólo una. Les prevengo, por tanto, a que no den demasiado crédito a mi argumentación, no es más que una opinión razonada.

A mi juicio, 2013 será el año de la recuperación en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas y en la mayor parte de sectores. Se seguirá destruyendo empleo, pero serán las administraciones y empresas públicas junto con las entidades financieras, ya no las pymes, las que contribuirán al aumento del paro. La exportación seguirá tirando de las empresas más dinámicas y éstas, a su vez, ejercerán de tractoras sobre las demás. La mayor parte de empresas, las que han podido sobrevivir a la criba, ya han hecho los ajustes necesarios para adaptarse a una demanda deprimida y están en mejores condiciones para afrontar el futuro. Y en cuanto a la financiación, es probable que empiece a resolverse una vez haya culminado el proceso de fusiones y la reforma del sector financiero en los próximos meses. Que España tenga que pedir o no el rescate parece ahora menos trascendente. La realidad es que la prima de riesgo se ha relajado y el Tesoro va colocando deuda sin demasiados problemas. Y lo más relevante, en 2013 hay elecciones en Alemania y, sea cual sea el resultado, es previsible un cambio de rumbo en la Unión Europea tendente a disminuir la presión sobre las medidas de ajuste en los países periféricos y a apostar por las políticas de crecimiento. El resultado de las recientes elecciones en Estados Unidos contribuirá, sin duda, a la consolidación de este nuevo enfoque. En 2013 no se terminará la crisis, si entendemos por crisis un contexto económico de crecimiento escaso con elevadas tasas de desempleo y de endeudamiento público y privado. Esto va para largo. Pero 2013 puede ser el año de la definitiva estabilización de la economía y, para las empresas en su conjunto, el punto de inflexión hacia una nueva etapa de crecimiento sostenido.

Hay bases para el optimismo. En estas fechas de renovaciones de campañas, en Interempresas hablamos cada semana con numerosos empresarios de todos los ámbitos. Y la sensación general, aunque con notables excepciones sectoriales, es positiva. Las empresas tienen problemas de índole muy diversa, pero la mayor parte ya no se queja de falta de trabajo. Y éste es un excelente indicio, aunque todos tiendan a torcer el gesto cuando se les inquiere sobre el futuro. Es cierto, hay un problema general de falta de confianza, pero unos cuantos meses más de estabilidad tenderán a fortalecerla. Hay bases para el optimismo y hay que aferrarse a ellas. Porque sin confianza no habrá recuperación. Y es un deber de todos, no sólo de los políticos, contribuir a afianzarla.

Comentarios al artículo/noticia

#11 - MCI
19/12/2012 23:02:38
Sinceramente la opinión se razona con la lógica des de un punto objetivo pensar que la etapa de tensión negligente e improductiva se de por acabado . Se soliciten médicos a Tánger para hacer negocios a Estados Unidos o para estudiar y ganarse la vida en Alemania . El poder penetrante de la gente para retroceder y regresar a la misma posición es una especie de obsesión . PODEMOS MODIFICAR Y PERFECCIONAR LA TECNOLOGÍA FELIZ 2013
#10 - Pedro
16/12/2012 14:46:51
Yo soy empresario y no quiero ser pesimista, pero hay veces que hay que contar la verdad de la calle y esta no se asemeja a la opinion del señor Esteves, al cual respeto y entiendo que quiera dar un poco de optimismo desde su posicion, pero la realidad muy a nuestro pesar es que queramos o no dependemos (los empresarios) de los trabajadores, no de los nuestros, que ya dependemos bastante, sino de todos en general que al gastarse su humilde sueldo compran nuestros productos y asi nosotros podemos con este beneficio crear empleo,etc. en definitiva, mejorar la economia lo cual redundara en mejora de servicios sociales....Por eso si esta cadena se rompe cada vez mas y hablamos de destrucion de empleo como esta pasando,seria muy irresponsable hablar de luces, sino de tuneles oscuros de momento puesto que muchos menos consumiran y los que quedan con trabajo no se gastan nada por miedo a las subidas, es decir, recortes de este gobierno que en vez de recortar a los que tienen algo se empeña en fulminar economicamente a los que ya de por si no tienen casi nada o nada.Con esto no defiendo al anterior ejecutivo el cual hay que reconocer que lo hizo bastante mal al no saber afrontar la situacion y coger a los bancos y grandes constructores por los cuernos, es decir, que pagasen todo lo roto.Esta claro que este gobierno que ahora tenemos no va a hacer nada de esto y seguirá intentando romper la fragil cadena que todavia milagrosamente nos sostiene. Solo una cosa positiva si se puede llamar asi, los que quedemos o queden estaremos o estaran curados de espanto, mucho mas fuertes para afrontar la cruda realidad del dia a dia.Esperemos que me equivoque y todo vaya para bien. Mucha Suerte y Feliz Año Nuevo
#9 - ¿HORMIGA O CIGARRA?
16/12/2012 7:25:46
hola, soy autonomo desde casi la infancia, se han pasado otras etapas de crisis pero no eran como esta, aqui se han unido muchos factores para llegar a esto ha sido una anarquia de vagos y mala gente, y lo de siempre cuando con el esfuerzo de pocos esto se vaya recuperando se volvera a lo mismo y a despilfarrar y dejar ruina otra vez.
#8 - andres
15/12/2012 22:08:29
2013 será de caída. Creo que más cerca del 1.6% que del 1.2% con mayor destrucción de empleo (público y entidades financieras y de empresas vinculadas con el consumo y la construcción) y seguiran cerrando (bueno las empresas no se cerraran en el término literal. quedaran solo con el administrador para intentar recuperar deudas). La única actividad con estabilidad será la de exportación porque su mayor cliente (paises UE) no crece. Esperemos por el bien de los españoles que el turismo. Luego quedará o irse de España o encontrar nichos con mucha creatividad e innovación. HACER LAS COSAS DE FORMA TOTALMENTE DIFERENTE (el otro día me dijeron "nueva zapatería que vende zapatos haciendo magia. el dependiente mientras te atienda la posible venta si puede te hace un truco de magia para regalar una sonrisa)
#7 - Enric
15/12/2012 11:24:07
El hecho de que la economia se estabilize el 2013 estara en función de los pagos pendientes de los bancos nacionales a los bancos estranjeros. Estos pagos en su mayoria terminaban el 2014, però con la crisis, algunos se han refinanciado, de lo que la crisis financiera esta por ver su luz de final de recorrido. Otra cosa es la crisi en la que siempre estamos inmersos, que es la falta de iniciativa, de creación, aprovechamiento de recursos(aparte del turismo)investigación,etc...Tenemos que hacer un esfuerzo en ID però aqui en España por lo general cuenta más comer hoy aunque se tenga hambre el mañana.
#6 - Sr. RFS
14/12/2012 19:07:38
Soy autónomo y todavía no veo la luz. Es verdad que parece haber tocado fondo y que ha habido un saneamiento en la empresa privada. Todavía nos queda sanear todo el sector público que es enorme. También sanear, controlar, encarcelar y recuperar todo lo sustraído por los políticos corruptos. Una vez conseguido esto volveremos a empezar y hasta dentro de otra década que nos vuelvan a hundir. Estoy harto de ver esto una y otra vez, sin que nadie haga nada y nos sigan engañando. Esperemos que triunfe la gente trabajadora y honrada. Feliz Navidad y año nuevo a todos.
#5 - Jaume
14/12/2012 10:55:00
Soy empresario y vendo indirectamente a la industria en general mis productos a traves de suministros y no me puedo quejar, paso mis momentos de preocupación pero es verdad que si no hubiera un consumo más o menos estable (a la baja pero estable) en según que sectores el artículo del sr. Esteves me pareceria fuera de lugar. Por otro lado hablo con empresarios de todo el país y es verdad que muchas empresas están ciertamente "saneadas". Así pues, aún sabiendo lo complicadísima y pesimista situación que tienen muchas famílias y empresas, quiero secundar esta pequeña luz al optimismo y a la esperanza que es lo único que nos queda. Ayer, Tom Cruise, un personaje rico y famoso entrevistado en A3, nos dió una lección de humildad a todos y nos recordó que sin esfuerzo y trabajo bien hecho (y honrado) no hay recompensa, hagas lo que hagas. Desde hace muchísimos años no paro de ver por todos lados que hay demasiada gente que esto no lo tiene claro y en parte, saldremos de la crisis cuanta más gente haya que piense así, empezando por los que tienen poder, ya sea político o económico que, dicho sea de paso, a algunos se les tendria que caer la cara de vergüenza.
#4 - Josep
14/12/2012 7:55:25
Creo que estamos en un momento muy complicado todo el mundo habla cuando vamos a salir de la crisis, tal crisis es un fracaso del sistema que hemos tenido hasta haora y nadie sabe que sistema habria que implantar nuevo para salir de esta crisis.Creo que el primer paso seria ver estos politicos corruptos en prisión a partir de aquí yo no soy politico
#3 - Eva
09/12/2012 16:11:02
Hay otra base para el optimismo: llega un momento en que es dificil que la situación pueda empeorar. Han cerrado un motón de empresas. Los salarios reales han bajado lo cual ha repercutido positivamente en la productividad. Hoy puedes encontrar perosnas, muchas altamente cualificadas, dispuestas a trabajar por muy poco. Y los bancos viven de prestar dinero, tarde o temprano volverán a conceder créditos. Yo creo que estamos al final del túnel, es cuestión de meses, En cualquier caso, el pesimismo no nos servirá de gran ayuda, hay que esperar que efectivamente 2013 sea el año de la recuperación.
#2 - Fran
04/12/2012 16:03:17
No sé si el señor ministro de economía habrá leído este artículo, pero hoy ha dicho textualmente: "la contracción de la economía española podría tocar suelo en la recta final de 2012 y debería dar algunos indicios de una recuperación a partir de 2013". Teniendo en cuenta que los ministros del PP no aciertan ni una, debemos concluir que en 2013 tampoco será. Paciencia
#1 - Juan Carlos
03/12/2012 13:33:19
Gracias por darnos un poco de optimismo. Es verdad que nos hemos ido adaptando a la nueva situación, algunos reduciendo nuestras empresas a una mínima expresión, y si la cosa no se complica resistiremos. Pero otra nueva recaída de la demanda mi empresa no la resistiría. Y el país tampoco.

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.