Las bajas tarifas de vuelos aumentan el número de desplazamientos

Revuelo en el aeropuerto

Montse Buil01/08/2004
foto
Volar ha pasado de ser un lujo al alcance de pocos a ser un medio de transporte apto para cualquier bolsillo. Con la amplia oferta de las llamadas compañías de bajo coste, las distancias entre las ciudades se acortan. Esta nueva situación favorece sin duda al turismo, pero está promoviendo también el incremento de los viajes profesionales ya que ahora, muchos prefieren coger un avión para solucionar problemas que antes resolvían con una llamada por teléfono.
Las compañías baratas han provocado una auténtica revolución en los aeropuertos españoles. En el 2003 se registró respecto el 2002 un aumento del 91,83 por ciento del total de pasajeros que volaban con compañías de bajo coste con un volumen total de más de 10 millones de pasajeros. La compañía que registró un aumento más espectacular fue Ryanair que pasó de 12.000 pasajeros en el 2002 a 1.194.920 en el 2003. Otras compañías, como Volare o Germanwings registraron un incremento del 518 por ciento y 477 por ciento respectivamente. Y según los últimos datos de abril de 2004 el volumen total de pasajeros ya ha superado los 14 millones, lo que supone un 7 por ciento más que el año pasado.

El aeropuerto que tiene mayor volumen de pasajeros al año es Madrid-Barajas que concentra el 20 por ciento de tráfico aéreo español, pero el Prat de Barcelona es el aeropuerto que en la actualidad cuenta con más oferta de compañías baratas complementadas con los destinos del aeropuerto de Girona-Costa Brava, situado a unos 100 kilómetros de la ciudad condal. Después de los destinos turísticos de Canarias y Baleares, Bilbao es el aeropuerto que concentra mayor volumen de pasajeros con 2,5 millones al año.

Los servicios que ofrecen las llamadas compañías baratas son parecidos a los que ofrecen las grandes compañías, pero con el objetivo de ajustar al máximo los costes, de este modo, se ahorran en emisión de billetes y en comidas a bordo del avión. Normalmente son compañías que operan principalmente on-line y, sobre todo, ofrecen ofertas increíbles de última hora.

Todos los aeropuertos españoles cuentan con una amplia oferta de compañías baratas aunque la gran mayoría de éstas se concentran en aeropuertos turísticos y, normalmente, alejados de los principales aeropuertos. A pesar de eso, hay compañías que no han renunciado establecerse en las grandes ciudades. Este es el caso de Easyjet y Airlingus que vuelan desde Barcelona, Madrid y Bilbao ofreciendo vuelos diarios al Reino Unido e Irlanda y Volare que conecta las tres capitales españolas con Roma, Venecia y Milán. Otras, como Virgin, y las alemanas Air Berlin y Germanwings han preferido establecerse directamente en Barcelona y Madrid. La competencia germana, Hapag-Lloyd Express opera desde Madrid y Bilbao.

Vueling y Air Madrid: dos nuevas compañías españolas de bajo coste

Vueling es la primera compañía de vuelos baratos que establece su sede en el aeropuerto de Barcelona y tiene como destinos, Ibiza, Palma, Valencia, París y Bruselas. Más adelante la compañía irá incorporando otros destinos como Milán, Roma, Madrid y Lisboa.

Por otro lado, Air Madrid se ha convertido en la primera compañía de bajo coste española que opera en trayectos transatlánticos. Los vuelos salen desde Madrid y tiene como principales destinos Punta Cana, San José, Bogotá, Lima y Rio de Janeiro.

Los servicios que ofrecen las llamadas compañías baratas son parecidos a los que ofrecen las grandes compañías, pero con el objetivo de ajustar al máximo los costes, de este modo, se ahorran en emisión de billetes y en comidas a bordo del avión
foto

Tarifas con truco, aunque inofensivo

Pero lo más escandaloso de estas compañías es el precio que se puede llegar a pagar por un billete. La compañía especialista en precios hiperbaratos es la irlandesa Ryanair que ofrece vuelos desde el aeropuerto de Girona-Costa Brava hasta Turín y Karlsruhe de 1 a 5 euros, París cuesta 10 euros y Frankfurt unos 25 euros el trayecto. Esta compañía sólo opera en aeropuertos secundarios, como Murcia, Málaga, Valladolid o Reus-Salou, pero ofrece conexiones con autobús a Barcelona desde Girona y Reus.

Está claro que el reclamo del precio en las tarifas de los trayectos es la clave del éxito en estas compañías de bajo coste. Pero existe un pequeño truco que tan sólo se menciona en letra pequeña: hay que añadir algunas tasas como las del aeropuerto. Dependiendo de la compañía y del aeropuerto suelen oscilar entre los 5 y los 10 euros. Falta sumar también los costes de seguridad que son unos 12 euros más y por último, los gastos de administración y reserva que suelen ser de unos 6 euros. Así, un vuelo desde Madrid hacia Amsterdam con BasiqAir cuesta unos 100 euros ida y vuelta pero sumando todas las tasas cuesta 137 euros. O bien, el vuelo Girona- Frankfurt con Ryanair sale por 42 euros, pero sumando las tasas el viaje sube a 67 euros. El ahorro respecto a las compañías convencionales es absolutamente espectacular.

foto

Las compañías convencionales también se apuntan

El boom de los bajos precios en los billetes ha afectado en la política de empresa de las compañías convencionales, como Iberia, Air Europa y Spanair.

Las compañías de bajo coste han apostado desde sus inicios por ofrecer vuelos baratos a ciudades extranjeras y han aparcado la oferta de vuelos nacionales.

Hay que mencionar que muchas empresas tienen varias sedes en España y disponer de vuelos baratos que conecten Bilbao, Madrid y Barcelona es una gran ventaja para aquellos profesionales que tienen que desplazarse continuamente de una ciudad a otra. Para ello, las llamadas compañías aéreas convencionales han creado un nuevo mercado de bajo coste enfocado sobre todo a la oferta de vuelos nacionales baratos.

Desde 1996 Iberia vende billetes on-line y, más adelante, incorporó en su página web promociones de vuelos baratos que quieren plantar cara a las compañías de bajo coste.

Se ofrecen billetes que conectan los principales aeropuertos españoles por 34 euros el trayecto. Iberia, no obstante, también oferta vuelos de ida y vuelta desde Madrid y Barcelona hasta Düsseldorf por 73 euros, a Bruselas por 40 y Londres por 80 euros sin tasas incluidas.

Por otro lado, Spanair también ofrece diferentes ofertas en trayectos, tanto en vuelos nacionales como internacionales. Un ejemplo es volar de Madrid a Copenhague, ida y vuela, por 49 euros sin incluir las tasas y vuelos entre ciudades españolas por 35 euros el trayecto. A lo largo de este año no ha sido difícil encontrar tarifas de ida y vuelta entre capitales españolas por 60 ó 70 euros.

Amplia oferta

Sea como sea, ya se vuele con compañías de bajo coste o con compañías convencionales, la oferta de vuelos baratos que aparece en el mercado es infinita. Este boom de ofertas ha cambiado la mentalidad de muchos profesionales. Ahora, se plantean desplazarse a otra ciudad en avión y resolver el problema presencialmente antes que estar pendiente del teléfono.

Que la movilidad por negocios ha aumentado lo corroboran los datos que año tras año facilitan los aeropuertos y esto también ha cambiado el concepto de empresa en la sociedad actual. Y es que, cuando las distancias se reducen, todo se simplifica y parece al alcance de la mano.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS