La división de envases plásticos creció en 2003

Llamas concentra toda su producción en una sola planta en Girona

Redacción PU14/05/2004
Llamas es una empresa familiar que se dedica a la fabricación de envases metálicos y plásticos litografiados. La división de envases plásticos tiene seis inyectoras desde 150 a 650 toneladas de fuerza de cierre. Cinco de ellas son de Husky. La plantilla actual de la empresa es de unas 210 personas, de las cuales unas 25 trabajan en la división de envases plásticos. Esta sección supone aproximadamente un 20 por ciento del volumen de negocio de la compañía. Desde hace un año se halla inmersa en el proyecto más importante desde su fundación, hace más de ochenta años: el traslado de todas sus plantas situadas hoy en Barcelona a una sola en Girona.
foto
La división de plásticos de Llamas fabrica envases industriales rígidos desde 500 ml hasta 20 litros. La mayoría son troncocónicos apilables y decorados mediante offset seco, aunque también existe una gama de envases cilíndricos de 500 ml a 1 litro de capacidad impresos por serigrafía. El principal mercado es el de fabricantes de pintura, además de otras aplicaciones: productos químicos, alimentación, grasas...

La producción de envasado industrial rígido conlleva una serie de inconvenientes para el fabricante derivados de una estricta demanda del cliente, del mercado y a las normativas vigentes. “Aunque parezca un mercado y un producto sencillo, no lo es. Tanto el envasador como el usuario final exigen características de resistencia (rigidez), impacto y flexibilidad, estanqueidad, facilidad de uso y funcionalidad a nuestros productos. Además la estética es importante. Los envases deben contemplar estos puntos teniendo en cuenta que los márgenes son pequeños. La inversión necesaria para fabricar un solo modelo es muy elevada y por tanto deben moverse volúmenes grandes y trabajar en regímenes de 24 horas”, comenta Daniel Mangrané responsable de la división de envases plásticos de Llamas. “El material tiene una incidencia muy importante sobre el escandallo del producto–continúa Mangrané–. Los transformadores compramos peso y vendemos volumen por lo que es esencial la gestión de la materia prima. El diseño de producto debe enfocarse hacia la economía del material sin perder de vista las propiedades de resistencia que el envase debe tener”.

Garantía Husky

La división de envases plásticos tiene seis inyectoras desde 150 a 650 toneladas de fuerza de cierre, de las cuales cinco son Husky. Además se subcontrata inyección a empresas externas.

Esta joven división de Llamas tiene siete años de vida, por lo que su parque de máquinas es de reciente adquisición. La última compra a Husky consistió en dos inyectoras idénticas de 650 toneladas de la serie Hylectric.

Llamas apostó por Husky “por su experiencia en el sector de packaging. La inyección de envases con espesores de pared delgados o relativamente delgados requiere máquinas rápidas con alta repetitividad. La fiabilidad del proceso es muy importante. Husky ofrece un buen servicio técnico con personal muy cualificado y suministro de recambios en menos de 24 horas”, asegura Daniel.

Además de las inyectoras y las máquinas de impresión Llamas dispone de otra tipología de maquinaria para operaciones posteriores de los envases tras ser inyectados, tales como la colocación de asas metálicas o de plástico o alguna operación mecánica sobre él. Estos procesos los realizan de forma automática y generalmente, en línea con las máquinas de inyección.

Transformación de plásticos

El complejo proceso de transformación de plásticos que Llamas inició hace siete años, paralelamente a la tendencia del mercado a sustituir el envasado metálico por el plástico, lleva a la compañía a transformar aproximadamente unas 2.000 toneladas de plástico anuales, una cifra que Llamas prevé superar durante los próximos años.

Para la fabricación de estos envases Llamas emplea polipropileno copolímero. Según Mangrané “este material permite conseguir un buen balance entre rigidez e impacto. Utilizamos varios grados, algunos con mayor o menor rigidez, transparentes... Existen algunas semipiezas como mangos, asas o tapas pequeñas que se fabrican en polietileno debido a su mayor flexibilidad. No se utilizan otro tipo de plásticos”.

La mayor parte de los clientes de Llamas son españoles aunque también exporta (menos del 5 por cien del volumen de envases plásticos) hacia Francia o el norte de África. En la sección de envases metálicos la cuota de exportación es sensiblemente mayor.

Impresión

Los envases que se fabrican en la sección de inyección son, en su mayoría, llevados a un almacén de producto intermedio. Esta sección trabaja mayoritariamente contra stock. La sección de impresión se alimenta de este stock y trabaja básicamente contra pedido, de modo que los envases impresos son enviados a cliente o bien almacenados como producto terminado.

Esta empresa aplica la tecnología offset seco a seis colores para imprimir los envases. “Las máquinas de offset permiten obtener una alta calidad en la decoración. El proceso es rápido aunque los tiempos de cambio no lo son tanto, esto obliga a trabajar con lotes de fabricación algo mayores comparados con otras tecnologías de impresión. También hemos optado por la serigrafía en los envases más pequeños. El IML está por llegar”, comenta el responsable de la división de envases plásticos de Llamas.

Con respecto a la actividad de 2003, la división de envases plásticos de Llamas ha experimentado un crecimiento similar al de años anteriores. Durante el año pasado se consolidaron algunos de los productos que la compañía tenía en marcha y se enfocaron nuevos productos para este año 2004. “Gran parte del año la dedicamos a enfocar el diseño de la nueva planta y al traslado. Hoy en día la fabricación de envases de plástico está completamente ubicada en la fábrica nueva de Girona y muchos de los proyectos previstos para este año están ya consolidados”, adelanta Mangrané.

En cuanto al futuro, la dirección de Llamas apuesta por enfocar el negocio hacia la flexibilidad y rapidez en el suministro, en ofrecer un producto de calidad que satisfaga los requisitos de sus clientes y en la reducción de los costes operativos a través de mejoras en organización y automatización de procesos. También cree importante diversificar los productos para evitar que el efecto de la estacionalidad perjudique el volumen de las ventas durante algunas épocas del año.

Nueva planta en Girona

La nueva planta de Girona (consolidada ya en un 75 por ciento) tiene 28.000 metros cuadrados construidos en un solo nivel sobre un terreno de 50.000 metros cuadrados. Las fábricas de Badalona, Sant Adrià y Santa Perpetua terminarán completamente su actividad en las próximas semanas. Esta planta permitirá mejoras en la logística interna, en organización, incrementos de productividad y mayor aprovechamiento de los recursos. Las oficinas (administración, producción y comercial) también han sido trasladadas al nuevo emplazamiento.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltecVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS