La feria de Alicante se muestra satisfecha por los resultados obtenidos

Intermolde estrena proyecto

Redacción PU15/05/2003
La feria Intermolde (Institución Ferial Alicantina), que estrenaba proyecto y comité organizador después de once ediciones, cerró sus puertas el pasado 16 de abril con la sensación de haber dejado los deberes hechos. El salón ha doblado el número de expositores y ha ocupado una superficie neta de 2.000 metros cuadrados.
foto
foto
Inauguración de la feria
La decimoprimera edición de la feria Intermolde (Institución Ferial Alicantina, del 14 al 16 de abril de 2003) ha duplicado este año el número de expositores (60), procedentes sobre todo del sector moldista y ha llegado a una superficie neta superior a los 2.000 metros cuadrados. El Comité Organizador, que ha estrenado este año nueva composición y nuevo proyecto ferial, se ha tomado estas cifras como un aval a su gestión y a la labor comercial desarrollada. En este sentido se ha manifestado también el presidente del salón, Manuel Fernández, al explicar que este nuevo proyecto "pasa porque la feria sea una plataforma de futuro de subcontratación de productos, moldes, prototipos, productos de inyección..."

Según la feria, este nuevo proyecto cuenta con unas excelentes bases ya que se han firmado convenios con diferentes asociaciones empresariales del sector, aunque los resultados de esta estrategia no se dejarán notar hasta la próxima edición de Intermolde. La novedad de este año han sido los salones específicos dedicados a los sectores de materias primas, tecnología y moldes, por un lado, y por otro el hecho de que se haya decidido potenciar las jornadas tecnológicas encomendando su organización al Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU).

Manuel Fernández confía en el crecimiento futuro de la feria, a la que considera "única" en España por su temática (Intermolde se dedica íntegramente a la industria del molde y auxiliar). Según Manuel Fernández, este proyecto ha atraído el interés de industriales de Valencia, que han prometido su asistencia a la próxima convocatoria.

A la edición de este año asistieron dos importantes subcontratistas de automoción y moldistas e inyectores de plásticos procedentes de Alicante, Valencia, Castellón, Murcia, Zaragoza, Barcelona y Albacete, entre otros lugares. La edición de este año fue inaugurada por el conseller valenciano de industria, Fernando Castelló.

Apoyo de IBIAE

La feria cuenta con el apoyo explícito del sector moldista ubicado en la comarca alicantina de la Foia de Castalla, cuyo centro es la ciudad de Ibi. Prueba de ello fue la defensa de la feria que hizo el presidente de la Asociación de Empresarios de Ibi (IBIAE), Fernando Casado, durante una asamblea celebrada durante la misma. Casado apostó también por la unión de los empresarios de la zona, productores e inyectores de moldes muy vinculados a la industria del juguete.

Actividades paralelas

Además de la feria, los asistentes a Intermolde han podido asistir a otros actos paralelos entre los que sobresalían las ponencias sobre tecnología coordinadas por AIJU, el Instituto Tecnológico del Juguete, que contaron con la presencia de representantes de empresas como Du Pont, MCP Iberia, 3D Systems o General Electric. También se organizó un Salón de Tecnología, con importantes novedades como el digitalizador láser rotativo presentado por AIJU.

Una feria unida a una comarca

En la Comunidad Valenciana las actividades productivas suelen ir muy unidas a un territorio determinado. La Foia de Castalla, en Alicante, posee un sector empresarial muy vinculado a la industria del juguete, con una industria auxiliar relacionada con el sector plástico y el metal-mecánico y un tejido industrial de pequeñas empresas nacidas de la especialización y la subcontratación.

Según el profesor Josep Antoni Ybarra, de la Universidad de Alicante, que analizó la comarca en su ponencia “Marco económico y tecnológico de la industria valenciana" (Congreso "Retos ante las necesidades de cambio”, Ibi, 2001), el secreto del éxito de la Foia está en la capacidad de adaptación de su industria y en el aprovechamiento del conocimiento industrial de la zona para adaptarse a otros procesos productivos. A esto se une la ayuda de la administración local y la autonómica, con la creación de AIJU o las ayudas a los programas formativos.

Las dificultades con las que ahora se enfrentan los empresarios de la zona son la falta de cooperación y la restricción sectorial. El primer punto se debe a que la actividad de subcontratación ha favorecido la aparición de numerosos talleres, pequeñas empresas con los problemas derivados de su tamaño. En este punto, la ponencia analiza cómo ha respondido el tejido industrial de la zona: básicamente a través de alianzas informales entre pequeñas empresas para subcontratar la producción. Ybarra cree que aún queda mucho por hacer en materia de colaboración entre empresas (incluso empresas de diversos sectores que puedan tener intereses comunes).

De la misma opinión es Fernando Casado, presidente de la Asociación de Empresarios de Ibi (IBIAE), que durante la asamblea que esta entidad celebró en Intermolde, defendió la posibilidad de crear una sociedad común para desarrollar proyectos (adquiriendo maquinaria que pueda emplearse en común, por ejemplo). Casado también advirtió de la inconveniencia de mantener una guerra de precios de la que sólo se aprovecharían las grandes fábricas.

Empresas o entidades relacionadas

Instituto Tecnológico del Juguete

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltecVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS