Besançon, capital de la miniaturización

Redacción PU01/08/2002
La industria relojera de Besançon ha dado origen a microtécnicas de precisión orientadas a sectores muy diversos, como la ingeniería médica, las industrias aerospacial, de las telecomunicaciones y del automóvil. Sus compañías están introduciendo innovaciones en una amplia gama de productos: láser de marcado, moduladores ópticos, transductores ultrasónicos y piezas de relojería.
foto
Photline Technologies ha diseñado en Besançon un modulador ultrasónico para la transmisión ultrarápida de señales digitales a través de las redes de fibras ópticas a larga distancia. Hemos aquí el prototipo de este modulador (cliché: Olivier Perrenoud).
Ciudad natal de Victor Hugo, Besançon cultiva la belleza hasta en los productos procedentes de su industria. Esta ciudad de 200.000 habitantes, situada en un meandro del río Doubs, a dos pasos de Suiza, es muy apreciada por los ingenieros y los fabricantes. Allí se desarrolló hace mucho tiempo una industria relojera y óptica. Dio origen a empresas de gran reputación, que competían con sus vecinas helvéticas.

En los últimos años, estas empresas han centrado su pericia en las microtécnicas de precisión y la miniaturización. Se han diversificado en la microelectrónica, la ingeniería biológica y médica, la aeronáutica, las telecomunicaciones, etc. Es así como Besançon ha llegado a ser uno de los centros europeos de la industria de precisión y atrae desde entonces a científicos e ingenieros de alto nivel. "Cuando nos lanzamos en la producción de transductores ultrasónicos, ubicamos nuestra compañía en Besançon para sacar partido de su entorno industrial y científico" explica Gérard Fleury, director gerente de la compañía Imasonic. En esta ciudad se celebra cada dos años un salón de fama internacional dedicado a las microtécnicas: Micronora (1) que tendrá lugar próximamente del 1 al 4 de octubre de 2002.

De la relojería al láser

Fundada en 1848, la compañía Cheval frères es un ejemplo de la evolución de la relojería tradicional hacia las técnicas de vanguardia. Esta empresa de 280 empleados se ha beneficiado de un muy rápido crecimiento en estos últimos años.Genera todavía la mitad de su cifra de negocios en la relojería. Se trata de rubíes sintéticos para los mecanismos de relojes o coronas para los relojes de altas características (¡Este fabricante produce 80.000 unidades al día!)."Hemos sacado provecho de nuestra experiencia en componentes de la industria relojera para lanzarnos en operaciones de mecanizado de metales duros y cerámicas"explica el director comercial,Didier Cheval.La compañía utiliza máquinas de mecanizado con herramientas adiamantadas muy duras,así como láseres pulsatorio YAG.

Estos permiten en particular perforar los rubíes de relojería así como las piezas mecánicas de alta precisión."Podemos fabricar piezas con orificios de 50 micras de diámetro con una tolerancia de 2 micras" asegura Didier Cheval. "Se trata por ejemplo de aisladores pasapaneles para máquinas de electroerosión, inyectores del combustible para el automóvil o inyectores para máquinas de recorte con chorro de agua".

Hace algunos años, el grupo decidió diseñar y fabricar láseres adaptados a sus propias necesidades.

Estas máquinas llamaron la atención de clientes externos y, para satisfacer a sus peticiones, Cheval frères se lanzó en su fabricación en serie. Hoy en día,la empresa tiene una filial, Laser Cheval, especializada en la construcción y la comercialización de máquinas de láser YAG para el recorte,el marcado, la soldadura y la perforación. El haz de luz coherente lo produce una fuente láser cuya potencia puede alcanzar 1,5 kW. Es guiado hacia el puesto de trabajo por un brazo articulado o un pórtico de 5 ejes.Ciertas máquinas de Laser Cheval utilizan hasta diez fibras ópticas entre las que se divide el haz de láser procedente de la fuente. Este dispositivo multifibra permite que el láser trabaje simultáneamente en varios puestos de trabajo. Más de 450 máquinas ya han sido fabricadas según diseños específicos y suministradas en el mundo entero por Laser Cheval.

El año pasado, este industrial presentó una innovación que dejará huella.Se trata de una máquina láser miniaturizada muy sencilla de utilizar. Denominada LEM,permite que fabricantes, distribuidores, artesanos, publicistas, etc. lleven a cabo un marcado de menor coste y sin complicaciones técnicas. Esta máquina marca cualquier superficie (acero, plástico, aluminio, titanio, cuero,oro,etc.) en serie o pieza a pieza. Del tamaño de una máquina fotocopiadora, conecta a la red como cualquier aparato electrodoméstico y funciona en total seguridad,sin contaminar.

Moldeado por inyección

Varios industriales de Besançon, entre ellos Cheval Frères,deseosos de aprovisionarse en piezas de relojería, invirtieron, hace algunos años, en una compañía llamada Alliance. Esta compañía se ha especializado en la implementación de un método todavía raro, el MIM o moldeo por inyección de metal (en inglés, Metal Injection Molding). El MIM resulta ser muy eficaz para la producción de piezas metálicas con formas complejas. Rivaliza con éxito con los métodos tradicionales de mecanizado o sinterización. Utiliza una mezcla de polvo metálico o plástico, a razón de un 90 a un 95 por ciento de metal. Se inyecta esta mezcla en un molde con forma de la pieza. La operación requiere una simple prensa de inyección. El moldeo pasa luego por un autoclave en el que las partículas de plásticos se derriten y se eliminan.Ya sólo queda efectuar una sinterización en atmósfera controlada para homogeneizar el metal y hacer desaparecer los orificios dejados por el plástico sin alterar la forma de la pieza.

"El moldeo por inyección de metal permite producir piezas de 3 milímetros de diámetro a varias decenas de milímetros con una tolerancia de 3/100 de milímetro y sin operaciones de reprocesamiento" explica Jean-Claude Bihr, responsable de la compañía Alliance. "Su precio de coste es muy competitivo para series de piezas de al menos 2000 unidades". Alliance trabaja como subcontratista para fabricantes franceses, suizos o alemanes. La compañía tiene cinco prensas de inyección. Fabrica sus propios moldes.

En el momento de su fundación, en 1996, se orientó hacia el mercado de la relojería, fabricando cierres de relojes, fondos de estuches... Hoy, trabaja para mercados tan diversos como la telefonía, la industria aerospacial, etc. sin dejar de fabricar auténticas piezas de orfebrería... "Elaboramos una gama muy variada de piezas, por ejemplo sujetadores de estilográficas o teclas de teléfonos" comenta Jean-Claude Bihr.

foto

Hacia la mecatrónica

Con sus triunfos en el campo de la miniaturización, la industria de Besançon está evolucionando a paso largo hacia nuevas disciplinas que asocian las microtécnicas y la electrónica.¡ Esto se conoce como mecatrónica.La compañía¡ Photline Technologies,fundada en septiembre 2000, es un ejemplo de ello. Está especializada en la fabricación de¡ moduladores. Se trata de componentes que convierten los impulsos eléctricos en impulsos luminosos a la entrada de las redes de telecomunicación por fibras ópticas. El mercado de moduladores es de varios centenares de miles al año.Se reparte entre los circuitos cerrados locales (redes limitadas a zonas industriales,campus, etc.) y las transmisiones a larga distancia. Para este último mercado, Photline Technologies ha desarrollado un modulador óptico ultrarápido. "Nuestro modulador permitirá incrementar la velocidad de transmisión de las fibras ópticas, que hoy es de 2,5 Gbits (miles de millones de caracteres/segundo) hasta 10 Gbits,incluso es probable que alcance los 40 Gbits antes del año 2005" asegura el director gerente Henri Porte. Photline Technologies ha diseñado el modulador ultrarápido con los científicos del laboratorio de óptica de la Universidad de Besançon. "La calidad de nuestro componente está garantizada por el hecho de que dentro de él, la luz y la señal microonda se propagan a la misma velocidad" explica Henri Porte. "La propagación se produce en un cristal de niobato de litio (LINbo3)".El futuro modulador está en la fase previa a la producción en serie y su industrialización es inminente.

Otra estrella de la mecatrónica, la compañía Imasonic se fundó en 1989 en Besançon, al pie de la fortaleza de Vauban. Está especializada en la producción de transductores ultrasónicos. Se trata de componentes que emiten haces de ultrasonidos y miden las señales de retorno.Estos componentes se utilizan en el campo médico para controlar la circulación vascular, medir la velocidad de la sangre o investigar la estructura de un órgano. Los transductores ultrasónicos se emplean de la misma manera en la industria para detectar defectos de la materia o llevar a cabo investigaciones sobre las estructuras ocultas de las piezas. Los ingenieros y técnicos de Imasonic han concentrado sus esfuerzos sobre las aplicaciones innovadoras en el diagnóstico médico o industrial.

"Nuestros transductores suministran mediciones de gran precisión" precisa el director gerente,Gérard Fleury."Algunos, constituidos en forma de redes (en inglés arrays),pueden producir un haz de ultrasonidos modulable a discreción". Son capaces de adaptar electrónicamente la distancia focal, la posición o la orientación del haz de manera ultrarápida y reproducible.Esto es particularmente importante en el campo médico en el que ciertos órganos están en constante movimiento. Imasonic, que tiene unos cincuenta empleados y genera un volumen de negocios de 4 millones de euros, exporta un 70 por ciento de su producción. Muestra la nueva cara de Besançon y su espectacular adaptación a las tecnologías de vanguardia.

Este artículo se ha elaborado gracias a: Micronora, XIV Salón Internacional de las Microtécnicas Besançon (Francia), del 1 al 4 de octubre de 2002 www.micronora.com

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS