El deporte amplía su capacidad de absorción de plásticos

01/05/2000


 


Los materiales químicos tienen una amplia aplicación en el mundo del deporte al mejorar las herramientas de trabajo y equipamientos a sus deportistas. Algunas de las ventajas que presentan dichos materiales estriban en su ligereza, resistencia, durabilidad, impermeabilidad, versatilidad, libertad de diseño y hasta protección del medio ambiente.

Los últimos juegos olímpicos o competiciones internacionales recogieron en su día una amplia representación de las aplicaciones de productos poliméricos. El empleo de avances técnicos y desarrollos en plásticos, poliuretanos, cauchos sintéticos y fibras entre otros, ha permitido mejorar el tiempo de las marcas en los atletas, e incluso batir plusmarcas nacionales o establecer récords mundiales.

Algunos ejemplos: en las Olimpiadas de Atlanta, los atletas de velocidad emplearon zapatillas con suelas poliméricas que contribuyeron a un mayor agarre y ganar en velocidad. Los ciclistas por su parte vestían prendas o mallas de Dorlastan (Bayer), una fibra sintética de altas prestaciones de baja resistencia al aire, mientras los cuadros de sus bicicletas están fabricados con capas de ligerísima fibra de carbonato. El balón oficial para las competiciones de fútbol hace tiempo que lleva recubrimientos de poliuretano y caucho sintéticos, dejando atrás el cuero de antaño, dándole así mayor versatilidad, resistencia a la deformación y velocidad.

Otras muchas disciplinas como la esgrima, el boxeo, el tenis, el salto de pértiga, el ping-pong o los deportes de vela, etc. aprovechan en sus citas internacionales, la aplicación de moléculas y productos desarrollados por numerosos laboratorios químicos entre ellos los de Bayer. Recientemente se ha desarrollado un nuevo catamarán en el que tanto la quilla como el timón se fabrican con el poliuretano Baydur de Bayer, lo cual permite arrastrarlo por la arena para introducirlo en el mar sin que esos elementos sufran.

Las Olimpiadas de Barcelona del 92 contaron en su momento en la modalidad de tenis con una pelota de desarrollo novedoso y revolucionario. El fieltro de la pelota tenía un acabado de Baygard, un impregnante desarrollado por Bayer que se aplica asimismo para dotar una triple protección contra la humedad y suciedad del pavimento en tierra batida. Este mismo material cuenta con numerosas otras aplicaciones en las alfombras y moquetas de nuestras casas, al contener el nivel de polvo, manchas o aceites entre otros.

Deportes acuáticos como el windsurf, requieren materiales ligeros y a la vez resistentes para facilitar el manejo de la vela y la tabla. Algunos de los materiales poliméricos aplicados a esta disciplina permiten fabricar tablas de sólo 15,5 kilos de peso y una gran durabilidad o resistencia. Muchos de estos mismos termoplásticos o ABS (más conocidos también como plásticos de alta calidad) van a parar igualmente a la construcción de embarcaciones mayores o aeronaves de dimensiones más grandes. Este podría ser el caso del Bayblend, Durethan, Novodur, Desmopan, etc. algunos de los cuales se fabrican en España para su exportación al mundo entero y abastecer a sectores diversos como la automoción, construcción, electrónica, telecomunicaciones, industria del juguete, etc.

El calzado de los golfistas reúne otra importante innovación tecnológica: sus suelas están hechas de una espuma flexible de poliuretano realizadas a partir de una nueva fórmula que prescinde del gas CFC, causante del problema en la capa de ozono. El material resultante no sólo es apto para bajas temperaturas sino también resistente a la humedad en los campos.

Entre muchas de las inmensas aportaciones adicionales de la química en el deporte están sus infinitas presencia en modalidades de tierra, mar y aire, cubriendo necesidades básicas como la vestimenta y protección de los deportistas, así como la calidad de los acabados y la seguridad de los equipos.

 

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS