Posicionamos su web SEO / SEM

Beneficios y tipos de desmoldeantes y lubricantes internos

01/07/1999


Ofrecen grandes ventajas en el desmoldeo y en la calidad de las piezas

Los desmoldeantes y lubricantes internos son aditivos que se incorporan directamente a las resinas en pequeñas proporciones para mejorar el desmoldeo y las características del proceso, ofreciendo grandes beneficios en la moldeabilidad de los productos y ayudando a compensar imperfecciones de las máquinas o los materiales.


Los lubricantes internos reducen las fuerzas de cohesión entre las moléculas del polímero lo que se traduce en una menor viscosidad y por consiguiente un mejor fluido del mismo. Algunas propiedades de las resinas pueden mejorarse como consecuencia del menor esfuerzo de cizalla y la menor temperatura necesaria para su transformación.

Los lubricantes internos actúan aprovechando el calor generado por la propia reacción de polimerización o curado (exotérmica) o mediante el calor que se aplica externamente al molde. Esto provoca la exudación de una parte del mismo a la superficie del molde facilitando de esta forma el desmoldeo.

La adición de lubricantes internos permite prescindir en muchos casos del empleo de desmoldeantes externos, evitando de esta forma, el tiempo empleado en la aplicación del mismo y la consiguiente limpieza de los moldes.

Existe una amplia gama de productos, que se vienen empleando como aditivos lubricantes, a continuación analizamos la naturaleza de alguno de ellos:

Estearatos metálicos

Son probablemente los lubricantes más extensamente uitlizados, son económicos, porporcionan una buena lubricación interna y externa. Esto facilita el desmoldeo, pero el residuo que queda en la superficie de la pieza puede interferir negativamente en procesos posteriores como el pintado, encolado, impresión, etc.

 

 

Hidrocarbonos

Incluyen parcialmente los polietilenos oxidados (PES), los aceites minerales y las ceras de parafina. Son compuestos no polares, inertes y carecen de funcionalidad.

Los hidrocarbonos, actúan bien como lubricantes externos, si bien su incompatibilidad con muchas resinas, provoca que la superficie de la pieza moldeada se contamine.

Una variedad de PES de bajo peso molecular facilita la lubricación interna, reduciendo la viscosidad de la resina y mejorando su fluidez.

Acidos grasos y alcoholes grasos

Son compatibles con una amplia gama de polimeros. Como lubricantes internos interactúan entre el polímero y las cargas o pigmentos.

Estos productos migran a la superficie de las piezas moldeadas lo que les confiere unas excelentes propiedades de deslizamiento. Sin embargo una alta adición de ácidos grasos o alcoholes pueden provocar algunas reacciones químicas que pueden reducir las propiedades físicas del polímero.

Beneficios del uso de desmoldeantes internos

  • Aumento de la fluidez / reducción de la viscosidad de la resina
  • Reducción de ciclos
  • Facilidad en el desmoldeo
  • Mejora en la dispersión de pigmentos y cargas
  • Eliminación del rallado y las marcas de extrusión
  • Facilidad en el llenado de las cavidades del molde
  • Reducción del coeficiente de fricción
  • Mejora del aspecto superficial de las piezas
  • Permiten operaciones posteriores como las de pintado, encolado, etc.
  • Evita el uso de desmoldeantes externos

Esteres de ácidos grasos

Incluimos en este apartado los aceites vegetables y las ceras de carnauba.
Los ésteres de peso molecular más alto se emplean extensamente como lubricantes externos mientras que los de peso molecular bajo funcionan internamente. Algunos ésteres tienen baja estabilidad al calor y pueden tener un efecto plastificador que afecta a la calidad de las piezas moldeadas.

Amidas de ácidos grasos

Son los lubricantes que tienen una mayor funcionalidad, especialmente los tipos oleamidas, erucamidas y bis-esteramidas. Proporcionan un efecto de lubricación excelente y también ofrecen buenas propiedades de deslizamiento y antiestáticas.

Como se ha dicho en el inicio de este articulo, estos aditivos se incorporan en pequeñas cantidades. Existe una idea muy extendida pero errónea, de que cuanto mayor cantidad de lubricante se añada a un polímero, mejor será el proceso. En muchos casos esto no sólo no es verdad sino que se produce justamente el efecto contrario. La cantidad de aditivo lubricante necesaria para mejorar el rendimiento de una resina debe responderse de forma individual, si bien podemos considerar que las cantidades habituales oscilan entre el 0,1% y el 2% sobre el peso de resina.

Los fabricantes están diseñando sus nuevos desarrollos en base a tres tendencias: multifuncionalidad, exigencias ecológicas y aplicaciones especiales.

Frank Axel
Presidente de Axel Plastics (fabricante de los desmoldeantes Mold Wiz, y representada en España por J. Amat, S.A.)

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS