La multinacional ecologista Greenpace ha sido llamada al orden

01/05/2000

 
La multinacional ecologista Greenpeace ha sido llamada al orden

Mediante escrito de 29 de noviembre de 1999 dirigido a la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, la Organización de Usuarios y Trabajadores de la Química del Cloro, AMICLOR, formuló una reclamación frente a un anuncio publicitario, insertado en prensa el pasado 1 de agosto de 1999, del que es responsable la organización no gubernamental Greenpeace. En el anuncio se hacía referenciaa las dioxinas que se han detectado en la leche materna, con datos alarmantes y atribuéndolo, entre otros, a la industria del PVC. En el mismo anuncio se aprovechaba para intentar captar socios.
El Pleno del Jurado de la Publicidad de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, presidido por Eduardo García de Enterría, ha dictado resolución de la que destacamos, por su importancia, los siguientes párrafos:

  1. El Pleno del Jurado precisa que con este pronunciamiento no avala ni comparte (como pretende Greenpeace) la veracidad de toda la información acerca de las dioxinas vertida en el anuncio.
  2. En el anuncio reclamado se presenta una información que, tanto por su contenido como por el tono ciertamente alarmista en el que se presenta, es apta para suscitar el temor y el miedo de los lectores. Y, posteriormente, la información presentada se utiliza para realizar un llamamiento directo a la afiliación. En definitiva, se genera el miedo o el temor en los destinatarios del anuncio y posteriormente el miedo o temor generados se utiliza como argumento para realizar un llamamiento a la afiliación a la organización anunciante.
  3. El anuncio persigue presentar de una manera alarmista y tal vez desproporcionada, para la realidad de nuestro país, el problema de las dioxinas, utilizándolo como argumento para un llamamiento a la afiliación.
  4. Merece un reproche ético, la unión en un mismo mensaje de aquellas dos circunstancias o partes; esto es, la unión de un mensaje en el que se despierta el temor de los lectores frente a un delicado problema con otro mensaje en el que se hace un llamamiento directo a la afiliación. Cuando esto se produce, evidentemente, se está utilizando el miedo como medio de captación de socios y, por ende, como medio de captación de los recursos económicos que permitan el desarrollo de la loable actividad de una organización no gubernamental. Puede incurrirse, en definitiva, en una explotación publicitaria del miedo; o, si se prefiere, en la utilización del miedo como argumento publicitario. Y esta es, precisamente, la situación que pretende evitar la norma 5 del Código de Conducta de la AAP.

El Pleno del Jurado de la Publicidad, de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad, se reafirma en instar al anunciante la rectificación del anuncio reclamado en el sentido expuesto en los fundamentos de esta resolución.

 

 

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS