Interempresas.net

es en ca
Plástico
 
  1. eMagazine Plástico
  2. La importancia del envase y embalaje en el sector de los plásticos   (01/11/1997)

La importancia del envase y embalaje en el sector de los plásticos

En 1996 este sector español consumió más de un millón de toneladas de plásticos




Durante muchísimos años el envase cumplía tres funciones: contener, conservar y proteger, y el paradigma era una botella de vidrio con un tapón de corcho. El embalaje cumplía sólo una o dos de esas funciones y en general era una caja de cartón o una de madera con paja de relleno. Hace ya algunos años que las exigencias de envases y embalajes se han multiplicado y a esas tres funciones tradicionales se le han añadido otras, en respuesta de las cuales los plásticos han resultado ser los materiales más adecuados.

Efectivamente, las exigencias a los envases y embalajes han aumentado sustancialmente en los últimos años. Ahora se les pide que permitan racionalizar las manipulaciones en planta, que optimicen la relación volumen/capacidad, que cumplan con reglamentaciones o legislaciones relacionadas con el producto o su entorno, que sus costos estén adecuados al precio del producto final, que lleven accesorios complementarios de precinto o cierres de seguridad, que presenten unos comportamientos físico-químicos específicos en relación con el contenido o el ambiente, etc. Por si eso fuera poco se les acostumbra a pedir un cierto atractivo de venta, imagen de empresa, y toda una serie de requisitos subliminales y de diseño estético.

Hoy en día el proyecto de un nuevo envase o embalaje es un estudio realmente complejo y multidisciplinar que exige la colaboración de diferentes técnicos e incluso empresas. Y uno de los puntos claves será la elección del material y del proceso de fabricación.

El papel de los plásticos

Resulta evidente que la extensa paleta de plásticos tan diversos existente, así como la amplia gama de procesos de transformación de los mismos permite a esos técnicos encontrar la solución a sus deseos.

No puede extrañarnos, por tanto, que el sector del envase y embalaje sea el que más entusiásticamente haya adoptado los plásticos (como material único o en combinación con otros tradicionales) y que, por ende, sea el sector de consumo mas importante de estos materiales: sobre el 40% con pocas variaciones entre países, y de esta cantidad la mitad aproximadamente corresponde a envases de alimentos.

Por otro lado los plásticos han contribuido a que el envase y embalaje hayan evolucionado en sus formas y prestaciones abriendo nuevas fronteras o variando totalmente usos y costumbres establecidos y aparentemente arraigados. Por ejemplo el ingenioso diseño de las cajas de transporte que permiten apilarlas sin dañar el contenido pero permiten encajarse cuando están vacías (retorno mucho más económico) ha modificado sensiblemente los sistemas de manipulación, transporte y distribución de productos agrícolas, aves o pescado.

Y ya no hablemos de los envases de alimentos en atmósferas acondicionadas o modificadas gracias a las técnicas de láminas complejas, coextrusión, coinyección, tratamientos superficiales, etc.

Podríamos decir que la relación entre el sector de los plásticos y el del envase y embalaje es la típica espiral: los proyectistas de envases presentan nuevas exigencias, los investigadores e industriales de plásticos ofrecen soluciones que a su vez incitan a los proyectistas a nuevas metas y así, de forma creciente y sostenida, el consumo de plásticos suma el crecimiento vegetativo al derivado de las innovaciones de aplicación.


Figura 1
Proporción entre sectores de aplicación en los plásticos más usados













Quizá el ejemplo más palpable de todo lo dicho lo encontramos en el supermercado, actualmente pieza esencial de la sociedad urbana: es evidente que los sistemas de funcionamiento del supermercado serían imposibles sin la participación de los plásticos en sus más variados tipos, formas y posibilidades.

Esto no quiere decir que los plásticos sean los únicos materiales utilizados en envases y embalaje ni que lo serán en el futuro: vidrio, metales, papel y cartón tendrán siempre una presencia, solos o combinados con plásticos. Pero lo que sí podemos decir es que el consumo de plásticos es muy importante tanto para los sectores consumidores como para el propio sector de los plásticos. Si queremos cuantificarlo baste indicar que en España, en 1996, se sobrepasó el millón de toneladas de plásticos en envase y embalaje (1.081.712 Tm).

Ahora bien, la diversidad en las características de los diferentes plásticos (incluyendo en ellas los diferentes precios de los mismos) hace que estos grandes consumos se centren en unos pocos materiales. Las poliolefinas son los plásticos de mayor consumo con el 75% (cifras de 1996: LDPE 31,4%, HDPE 27,8 y PP 15,8%). A bastante distancia sigue el PVC con 7,6%, el poliestireno en sus diversas formas con el 7,3% y el PET con el 7,1%. En el 1,6% restante se encuentran otros plásticos diversos: poliamidas, policarbonatos, termoestables, etc.

En cuanto a procesos de transformación la incidencia está más repartida. Quizá el campo más importante se encuentra en la extrusión, sus variantes y sus procesos complementarios tanto en la producción de láminas como en la de cuerpos huecos, le seguiría el termoconformado tanto en envases prefabricados como en instalaciones de formado/llenado/cerrado. La inyección también tiene su importante participación, tanto la básica como la variante de inyección-soplado. Y en menor escala podríamos citar otros procesos como prensado, moldeo rotacional, calandra, etc. sin olvidar el sistema de expandido propio del poliestireno.

Si tenemos en cuenta que hoy en día puede decirse, de forma global y aproximada, que el costo de un artículo de plástico se compone de un 30% correspondiente al material y un 70% al proceso de transformación, podemos intuir que el riesgo de que envases y embalajes se centren en muy pocos materiales queda paliado por la multiplicidad de transformadores, y por tanto puede esperarse una evolución tranquila. Bien es cierto que los márgenes tan estrechos que se manejan en envase y embalaje hacen que cualquier incidencia en los precios de los materiales o los factores de transformación resulten muy sensibles para el mercado.

Ahora bien, la importancia de los envases y embalajes en el sector de plásticos no se centra solo en cifras de consumo sino en su peso tecnológico. Ya hemos dicho que el proyecto de un envase o embalaje actualmente conlleva una compleja labor técnica y multidisciplinar, esto nos lleva a investigar nuevas posibilidades, nuevos criterios, nuevos procesos, etc. que repercuten en aplicaciones de otro tipo. Por ejemplo, la adopción de depósitos de combustible en plásticos en automoción no hubiera sido posible sin toda la experiencia adquirida en el proyecto de bidones para el transporte de productos químicos y peligrosos, o las membranas para diálisis que aprovecharon toda la experimentación de permeabilidades a que había obligado el envase de alimentos, etc.

Plásticos, a favor del medio ambiente

Este consumo masivo de plásticos en envase y embalaje hace que se vean involucrados en las inquietudes actuales sobre medio ambiente y eliminación de residuos. Sobre estos temas hemos de lamentar que abunden opiniones y campañas sin ningún fundamento serio y, sobre todo, más utópicas que realistas. Si bien los plásticos solo están presentes en un 7% en los residuos urbanos, hemos de considerar objetivamente su incidencia atendiendo a sus características. Y aunque lo que vamos a decir pueda considerarse de entrada como gratuito y polémico, hemos de confesar que precisamente la presencia de los plásticos será beneficiosa para todo el proceso de eliminación de residuos, especialmente teniendo en cuenta la dirección que está tomando la solución del problema.

Nos explicamos: En principio no hemos de perder de vista que el 95% de los residuos que produce la humanidad son residuos industriales o, lo que es lo mismo, productos perfectamente definidos, homogéneos y que casi siempre podríamos calificar de limpios. Por eso entran como una materia prima más en los ciclos industriales y siempre se han recuperado, desde la chatarra de metales hasta los residuos agropecuarios.

Los plásticos, en este contexto, no han sido ninguna excepción y desde el principio se han reciclado en multitud de procesos o artículos. Tuberías de drenaje, perfiles de persinas, elementos o complementos de embalaje, mobiliario urbano, elementos de torres de lavado de gases o refrigeración de aguas, etc.

El problema peliagudo lo constituyen el 5% de residuos, los llamados RSU (residuos sólidos urbanos) por su heterogeneidad, que exige una separación de sus diversas fracciones para hace el posible el reciclaje. Esto supone una serie de problemas técnicos, organizativos, logísticos, económicos, etc. Que podríamos resumir en que el siguiente planteamiento de reciclaje o eliminación de los RSU exige un precio consenso socio-político-económico para plantear las soluciones técnicas oportunas. Soluciones que, a su vez, están ligadas al ámbito considerado: zonas urbanas, zonas eminentemente agrícolas, etc.

En este contexto la gran ventaja de los plásticos es que permiten diferentes vías de reciclaje o valorización: podemos ir al reciclaje mecánico (reprocesado) previa separación de los diferentes plásticos en aplicaciones técnicas del reciclaje de residuos industriales de plásticos.

Podemos también ir, por sencillos procesos químicos, a su despolimerización en productos simples, bien sea elementales (que volverían a la industria química petroquímica) o intermedios, tales como mezclas de hidrocarburos (que podrían utilizarse como carburante de camiones y tractores). Esto ha sido ensayado en plantas piloto pero por ahora las cantidades a reciclar no son suficientes como ara obtener una buena rentabilidad de estos procesos.

Finalmente podemos irnos directamente a la incineración con recuperación de energía de los RSU. Esta solución va abriéndose paso como la más lógica ante la imposibilidad de reciclar muchas de las fracciones que lo componen y especialmente en las zonas más problemáticas de los RSU: las urbanas o densamente pobladas. En este caso los plásticos, compuestos fundamentalmente de carbono/hidrógeno y eventualmente oxígeno son combustibles que aportan una energía calórica tres veces mayor que el carbón y algo superior al gasóleo. Por tanto, su presencia en los RSU sólo puede considerarse como beneficiosa para un mayor rendimiento energético. Y parece que esta opción es la que va abriéndose paso como la más lógica.

Acabamos con una aseveración parodia de una frase muy usual: si no existiesen los plásticos, las exigencias actuales de los envases y embalajes hubiesen obligado a inventarlos. O, dicho de otra manera: no sabemos que es más importante si el envase y embalaje para los plásticos, o los plásticos para el envase y embalaje, de tal manera que ambos sectores están condenados a colaborar estrechamente y cada vez de manera más estrecha.

José Lloría
Presidente del Centro Español de Plásticos

Empresas o entidades relacionadas

Centro Español de Plásticos
Solicitar información
Ver stand virtual

Otros artículos de interés

Foto de Bayer MaterialScience presenta soluciones innovadoras de materiales para alumbrado LED

Bayer MaterialScience presenta soluciones innovadoras de materiales para alumbrado LED

El cambio climático y la cada vez mayor escasez de recursos exigen una mejora significativa en la eficiencia energética de los sistemas de alumbrado... [+]
Foto de El Clúster del Envase y Embalaje entrega sus V Premios de Diseño y Sostenibilidad

El Clúster del Envase y Embalaje entrega sus V Premios de Diseño y Sostenibilidad

Redacción Interempresas
Esta V Edición de los Premios de Diseño y Sostenibilidad ha contado con la colaboración de las empresas Chovi, Grupo Alimentario Citrus, Hofmann y SarahWorld, y ha premiado los cuatro mejores trabajos de cerca de 30 estudiantes presentados... [+]
Foto de Ensayo de composites: una máquina Zwick para 20 tipos de ensayo

Ensayo de composites: una máquina Zwick para 20 tipos de ensayo

Redacción Interempresas
Los compuestos de fibra proporcionan una alta resistencia y rigidez, a pesar de su reducido peso. Están formados por fibras muy finas, dispuestas siguiendo una orientación o de forma totalmente desordenada. Por ello, es necesario realizar diferentes ensayos relacionados con el sentido de las fibras al analizar el material... [+]
Foto de Un nuevo sensor diagnostica averías en maquinaría industrial por el sonido

Un nuevo sensor diagnostica averías en maquinaría industrial por el sonido

Redacción Interempresas
Investigadores de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) han desarrollado sensores inalámbricos capaces de detectar mínimas fisuras en maquinaria industrial por las ondas ultrasónicas que emiten, lo que permite localizar el fallo con anticipación antes de que se produzca una avería grave... [+]
Foto de Sensación de seguridad con Proto Labs

Sensación de seguridad con Proto Labs

Redacción Interempresas
Cuando se le encargó al especialista en rodamientos de plástico, BNL (UK) Ltd, la creación de un nuevo mecanismo PTZ (movimiento y vista panorámicos) para la próxima generación de cámaras de seguridad tipo domo, el proceso se simplificó considerablemente con ayuda de los servicios Firstcut y Protomold de Proto Labs... [+]
Empresa en portada
Newsletter
Acepto las
condiciones de uso y registro

Empresas destacada
Enlaces destacados
  • Biobased materials