Las asociaciones Avep y Aimplas publican un completo informe sobre su situación actual

El debate sobre el uso de la bolsa de plástico pica y se extiende

Javier Montes de Oca Rodríguez07/06/2011

7 de junio de 2011

Estudios recientes efectuados por la Asociación Valenciana de Empresarios del Plástico y por la Agencia de Medio Ambiente de Inglaterra y Gales determinan que las bolsas de plástico no serían tan nocivas para el ecosistema como se pensaba, si bien, no se puede desdeñar la enorme corriente y el gran trabajo que han tenido numerosas cadenas de distribución a nivel mundial, así como organizaciones, ONG y gobiernos por concienciar a productores y consumidores e ir reduciendo poco a poco el empleo de este tipo de polémicas bolsas no degradables.
foto
Reciente presentación en Valencia del Informe de la Situación Actual de la bolsa de plástico.

Recientes investigaciones recopiladas en el informe titulado ‘Bolsas comerciales de plástico. Situación actual’ refieren que las temidas bolsas de plástico no son las malas de la película, sino que más bien las tendencias ecologistas de los últimos años son las que han venido a promover su mala imagen, cuando la bolsa de plástico por sí sola, no es la culpable de ningún desmán ecológico, sino lo es, verdaderamente, el uso que de ella se hace.

Esto es lo que puede desprenderse de este informe presentado por la Asociación Valenciana de Empresarios de Plásticos (Avep) y por el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), y en donde recomiendan seguir utilizando la bolsa de plástico, si bien bajo una forma de consumo responsable y promoviendo su reciclado.

Este informe subraya que la producción de plástico apenas consume el 4% de toda la producción mundial de petróleo, y que este tipo de bolsa puede reutilizarse, siendo un 100% reciclables y ocupando menos espacio, reduciendo de esta manera las emisiones de CO2 a la atmósfera por concepto de transporte. El informe coloca el ejemplo, de que mientras una tonelada de bolsas de papel guarda hasta 18 mil unidades, una tonelada de plástico contendría hasta 105.000 unidades.

A este respecto, Edén León del Observatorio de Mercado de Aimplas defiende el uso de la bolsa de plástico ya que “estudios a nivel nacional e internacional ratifican que la mejor opción medioambiental para sustituir a las actuales bolsas de un solo uso, serían las bolsas reutilizables que se pueden usar hasta 10 veces”.

En este sentido, un reciente estudio de la ‘Agencia del Medio Ambiente de Inglaterra y Gales’ concluyó recientemente que la bolsa de plástico tradicional es menos contaminante que las otras, ya que por cada uso de una sola bolsa de plástico convencional, debe de usarse 131 veces una de algodón, 11 veces una de rafia o 3 veces una de papel para que éstas tengan un efecto de calentamiento global parecido a la de plástico.

“Estudios a nivel nacional e internacional ratifican que la mejor opción medioambiental para sustituir a las actuales bolsas de un solo uso, serían las bolsas reutilizables que se pueden usar hasta 10 veces”

Sergio Giménez, responsable del Área de Negocio y Desarrollo de Mercados, cree que el problema radica en el mal uso que se hace de la bolsa de plástico, ya que la tasa de reciclaje es muy baja y “acaban siendo desechadas sin control”. En este sentido, habría que educar mejor al consumidor y no castigar al producto como tal.

En una encuesta realizada en la Comunidad Valenciana entre 300 consumidores, hasta un 40% de los encuestados desconocía en dónde debían depositarse las bolsas tras el uso final. Además, este mismo estudio reveló que más del 85% de los consumidores reutilizaba las bolsas plásticas por lo menos una vez, a manera de bolsa de basura. Otro dato interesante desprendido de esta encuesta, es que el 65% no estaba dispuesto a pagar ni un céntimo por las bolsas de plástico no biodegradables. Por otro lado, hasta un 75,5% consideró que la entrada en vigor del Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR) próximamente, afectaría su comodidad como consumidor. Esto, en una autonomía (Comunidad Valenciana) donde se distribuyeron más de 1.400 millones de bolsas durante 2009, es decir, un total de 10.600 toneladas de plástico. De las cuales apenas, se reciclaron 1.750 toneladas.

La Avep y la Aimplas tienen la palabra

España, según la Asociación Española de Industriales de Plástico (Anaip), es el mayor productor europeo de bolsas de plástico de un solo uso con 350 empresas dedicadas a este sector, dando empleo a unas once mil personas para producir unas 13.500 millones de bolsas al año, un promedio escalofriante de 238 bolsas por persona. Otros datos referentes a España, anuncian que es el tercer consumidor de bolsas de un solo uso en toda Europa, que el 87% de todas las bolsas que se fabrican son en plástico, generando 98.000 toneladas de residuos anuales y reciclando apenas el 11% de esto.

En referencia a estos datos, Cristina Monge, secretaria general de Avep, afirma que “cuando se valora el impacto ambiental de un producto se deben de conocer todos los factores de su ciclo y en este sentido la bolsa de polietileno sería la que mejor se adapta medioambientalmente hablando”.

Monge declaró igualmente que “la postura de las empresas de la Comunidad Valenciana está claramente a favor de las bolsas de polietileno reutilizable, si bien se están haciendo importantes esfuerzos hacia otras alternativas como las oxo-degradables”.

Las bolsas de polietileno, según lo afirma este informe, contienen al menos un 15% de material reciclado, tintas no tóxicas y un proceso de elaboración que emite menos CO2 y gasta menos agua.

El tipo de bolsa de plástico por la que abogan estas dos organizaciones del sector es un 25% más grande (21 litros), con un peso de 20 gramos y más resistencia que las tradicionales (30 micras de espesor, es decir, el doble). Son un tipo de bolsa que puede reutilizarse 15 veces y que finalmente, puede emplearse a manera de bolsa de basura.

foto
 En una encuesta realizada por el diario El País, 72% de los encuestados opinaban a favor de retirar del mercado las bolsas de plástico. Foto:  Carlos Curado.
“La postura de las empresas de la Comunidad Valenciana está claramente a favor de las bolsas de polietileno reutilizable, si bien se están haciendo importantes esfuerzos hacia otras alternativas como las oxo-degradables”

Estas bolsas oxo-degradables son de plástico no biodegradable al que se le aplica un aditivo químico que acelera su descomposición y cuyo uso se ha extendido debido a que su costo es mínimo. Sin embargo, aún existe un debate entre los que opinan que su descomposición produce partículas que quedan suspendidas en su naturaleza y los que creen que éstas son tan pequeñas que no contaminan.

Valiosas iniciativas a nivel nacional e internacional

El PNIR 2008-2015 establece que en España deberán de irse sustituyendo paulatinamente las bolsas de plástico por otras biodegradables o reutilizables. Con este fin, en marzo de 2011 se aprobó la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, donde se fijó el calendario obligatorio de reducción de bolsas comerciales hasta el 2018. En este sentido, en 2013 tendrá que haberse eliminado el 60% de estas bolsas nocivas, en 2015 todas deberán llevar un mensaje alusivo al daño de este producto en el medio ambiente a la par de haberse suprimido el 70%, mientras que para el 2016 todas tendrán que desaparecer completamente.

En este sentido, el pionero ha sido Bangladesh, quien fue el primer país en prohibir el uso y la fabricación de bolsas de plástico desde el 2002. Y es que a nivel mundial, los países están adoptando medidas para reducir el consumo de este tipo de bolsas con iniciativas que van desde acuerdos voluntarios y campañas de educación a comerciantes y consumidores, pasando por impuestos sobre su consumo o la prohibición total de su uso.

En cuanto a la UE, el comisario de Medio Ambiente Janez Potocnik, inició un período de reflexión sobre el consumo de este tipo de bolsas de plástico y su fuerte impacto en el medio ambiente, estudiando las posibles alternativas existentes. Un paso interesante en este sentido lo han dado los italianos, quienes desde enero de este año, han prohibido expresamente la distribución de bolsas de polietileno de alta densidad en los comercios, debiendo decantarse por las bolsas de rafia o papel.

“En 2013 tendrá que haberse eliminado el 60% de estas bolsas nocivas, en 2015 todas deberán llevar un mensaje alusivo al daño de este producto en el medio ambiente a la par de haberse suprimido al 70%”
foto
Alternativas más ecológicas como la bolsa de rafia o de papel. Foto: Laura Nubuck.

En el caso español, Cantabria y Andalucía se han adelantado a las demás, creando un impuesto sobre las bolsas de plástico de un solo uso. Asimismo, Murcia, puso en marcha el ‘Proyecto 15’ destinado a reutilizar las bolsas unas 15 veces y reducir un 15% el consumo de las mismas. Hay otras cuatro comunidades que también han puesto en marcha otros proyectos interesantes para controlar el uso de la bolsa y su impacto en la ecología, que serían Canarias, Castilla y León, Catalunya y Extremadura.

Entre los establecimientos comerciales que también han tenido valiosas iniciativas al respecto encontramos a la francesa Carrefour que suprimió de sus cajas las bolsas de plástico a finales de 2009, ofreciendo bolsas hechas de fécula de patata a un céntimo. Luego, la catalana Caprabo optó por realizar una campaña de sensibilización sobre el consumo responsable y reduce un céntimo por cada 5 euros de compra, a los clientes que no las utilicen.

Las valencianas Consum y Mercadona empezarán a cobrar en junio las bolsas en la Comunitat, para luego pasar a hacerlo en otras provincias. El Corte Inglés por su parte, creó una colección de bolsas reutilizables y la alemana Lidl las retiró de sus cajas y las sustituyó por otras 100% degradables y de algodón.

Entre los establecimientos comerciales que también han tenido valiosas iniciativas al respecto, encontramos a la francesa Carrefour que suprimió de sus cajas las bolsas de plástico a finales de 2009, ofreciendo bolsas hechas de fécula de patata a un céntimo

En los años recientes se han logrado en España avances interesantes, precisamente de la mano de estas empresas, así como de instituciones y centros educativos, a la par que de por supuesto, los fabricantes de todas estas variedades de bolsas biodegradables. Una encuesta de opinión, realizada por el diario ‘El País’ en 2009, reflejó la opinión ciudadana al respecto y ante la pregunta de: “¿Le parece bien que los supermercados dejen de regalar bolsas de plástico?”, el 72% opinaba que sí, que era lo más ecológico, ante el 26% que prefería que las siguieran dando. Muy probablemente, si se volviera a repetir esta encuesta ahora en 2011, ante la cantidad de pruebas y de factores ecológicos que han afectado al mundo en los últimos años, este porcentaje se incrementaría a favor del sí.

La discusión entonces está sobre el tapete, si bien a las bolsas de plástico le quedan algunos años más de vida, hay muchos sectores, gobiernos y organizaciones que patrocinan el hecho de que éstas caigan en desuso en beneficio de otras alternativas más ecológicas como la bolsa de plástico con aditivos oxo-degradables, la bolsa de rafia, la bolsa de papel o la bolsa de origen natural como las elaboradas a partir de fécula de patata o de almidón de maíz.

foto
Las distintas empresas de distribución han comenzado a tener iniciativas al respecto. Foto: Lotushead.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Valenciana de Empresarios de Plástico

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS