Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Los resultados de las investigaciones del Instituto Fraunhofer-Gesellschaft abren nuevas oportunidades al mercado

Plásticos que se autorreparan

Redacción Interempresas05/05/2011
Que un producto sea indestructible es uno de los reclamos publicitarios más utilizados a lo largo de la historia. Sin embargo, incluso los componentes de plástico empleados en la industria más resistentes, todavía pueden romperse al soportar importantes cargas mecánicas. La razón de esto son las microgrietas que pueden encontrarse en cualquier componente.

Ahora, un grupo de ingenieros e investigadores de Fraunhofer-Gesellschaft ha desarrollado componentes de plástico que pueden autorrepararse, utilizando para ello polímeros elásticos que detienen de forma independiente el crecimiento de las microgrietas que pueden observarse en estos materiales, y que en ocasiones pueden desembocar en la rotura imprevista de los mismos.

Estos nuevos componentes plásticos con capacidad de autorreparación abren una extensa puerta en varios sectores industriales, como puede ser la automoción, donde productos, máquinas o dispositivos sometidos a distintas presiones ya no se expondrían al riesgo de padecer esas diminutas grietas que pueden causar la rotura en un producto final, como puede ser el neumático de un coche o la rotura de una silla de plástico al sentarse, entre cientos de posibilidades de rotura.

foto
  La microgrieta se ha hecho mucho más pequeña a los 30 minutos después de aplicar iones al componente plástico.
La fuente de inspiración para este desarrollo fue el comportamiento de distintas especies vegetales, como por ejemplo el árbol de caucho Hevea brasiliensis y otras plantas

En el proyecto Osiris del Ministerio de Educación e Investigación alemán BMBF, los investigadores del Fraunhofer Institute for Environmental, Safety and Energy Technology UMSICHT en Oberhausen (Alemania) comenzaron la investigación para frenar las crecientes micro roturas en una primera fase para para así poder superar el riesgo del colapso material espontáneo.

La fuente de inspiración para este desarrollo fue el comportamiento de distintas especies vegetales, como por ejemplo el árbol de caucho Hevea brasiliensis y otras plantas que conducen látex.

foto
Autor: Konstantinos Dafalias.

Los científicos han aplicado este principio a los elastómeros. El Dr. Anke Nellesen, científico en el Fraunhofer Institute for Environmental, Safety and Energy Technology, lo explica: “Hemos incorporado microcápsulas con un adhesivo monocomponente (poliisobutileno) y lo hemos depositado en los elastómeros hechos de caucho sintético para estimular un proceso de auto reparación en el plástico. Si la presión se produce en las cápsulas, se rompen y separan este material viscoso. Entonces éste se mezcla con la cadena polimérica de los elastómeros y cierra las microgrietas. “Tuvimos éxito en la elaboración de cápsulas estables en la producción, a pesar de que no proporcionaron el efecto de auto reparación que deseábamos”. Sin embargo, las investigadores obtuvieron buenos resultados poniendo el componente auto reparación (por ejemplo, poliisobutileno) en el elastómero encapsulado.

En definitiva, el principio aplicado a los elastómeros tiene que ver precisamente con la forma de autocuración del árbol, que libera naturalmente una proteína que se combina con las partículas de látex para cerrar la herida en su estructura.

Según el Dr. Anke Nellesen, del Fraunhofer Institute for Environmental, Safety and Energy Technology, el nuevo proceso consiste en la carga de microcápsulas con un componente especial (poliisobutileno) en los elastómeros realizados con caucho sintético, para estimular así un mecanismo de autocuración del plástico.

Resultados prometedores

Los resultados sobre los elastómeros de caucho sintético indican la presencia de importantes propiedades de autorreparación, ya que los defectos provocados por la presión sobre el material se superaron y reestablecieron en un 40 por ciento, después de un periodo de reparación autónoma de 24 horas.

Por otra parte, una variante en el proceso parece también incrementar su efectividad. Los científicos han logrado mejorar el resultado mediante el suministro de iones en los elastómeros. El árbol de caucho también fue fuente de inspiración de este método complementario.

Como  en el árbol, los iones optimizan la adherencia y permiten unir más rápidamente las partes dañadas. Considerando que las partículas con cargas opuestas se atraen, el elastómero dañado mejora con este proceso y logra reparar más fácilmente las grietas y fisuras.

Por otra parte, los iones permiten asegurar la estabilidad de las reparaciones realizadas. Una de las industrias que se podría ver más beneficiada con este desarrollo es la automovilística. Por este motivo, los especialistas de Fraunhofer-Gesellschaft han desarrollado un prototipo de suspensión del silenciador con capacidad de autorreparación.

ENLACES DESTACADOS

Composite Spain - Feria de Madrid 26 -27 septiembre 2018 - La única feria de composites y materiales avanzados en EspañaTrade Show Company (Expo Plásticos)Chemplast Expo 2018 - 6-8 noviembre 2018 Madrid - ¡Participa!Transplast, salón de transformadores de plástico, la ocasión perfecta para hacerse visible, del 16 al 18 de octubre de 2018, consulta aquí toda la información

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS