Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Los composites son útiles para multitud de sectores, pero son de difícil eliminación a causa de su imputrescibilidad

El reciclaje de composites

Redacción Interempresas11/03/2011

11 de marzo de 2011

El reciclaje y la sostenibilidad son conceptos muy en uso en los últimos tiempos. Todas las empresas se adaptan a diario siguiendo las normas que dicta la llamada corresponsabilidad empresarial. El sector  del plástico no es una excepción y también toma medidas a diario para que sus productos, como los composites, tengan una mínima huella en el medio ambiente. Este artículo está basado en la ponencia de Mariano Sastre, de Eurofiber S.L., presentada en las jornadas de materiales compuestos del CEP.

Los composites son materiales de alta resistencia, de bajo peso, de matriz orgánica, de refuerzo inorgánico y con resistencia a los agentes medioambientales. Esta imputrescibilidad genera, desgraciadamente, un problema para conseguir su eliminación, como también sucede de forma similar con los neumáticos de automóvil, que son también de difícil eliminación cuanto termina su uso útil.

Las posibles soluciones a su falta de uso pueden ser la eliminación, mediante reducción, incineración o el almacenaje de inertes o la recuperación, mediante pirólisis, la digestión o el reciclaje en nuevos. Los composites tienen usos muy distintos, como por ejemplo en barcos deportivos, depósitos industriales, casetas, kioscos, equipamiento urbano (contenedores o farolas), aerogeneradores (góndolas y palas), caravanas, tuberías o incluso los termoplásticos que encontramos en nuestros automóviles.

foto
Los composites tienen una gran variabilidad de usos como para farolas, cañerías, contenedores o palas de molino. 

Hablando concretamente de los aerogeneradores, la potencia eólica instalada en España fue en 2009 de 19.148 MW, lo que significa la instalación de 15.890 máquinas, con 47.670 palas que tienen un peso superior a las 250.000 toneladas, con una vida media de 15 años. Es decir, todas esas toneladas van a necesitar un modo de reciclaje, eliminación o recuperación cuando pasen los estos tres lustros.

Es necesario mencionar también que en los últimos años se ha dado un caso peculiar, como es el descenso de número de máquinas, pero el aumento de la potencia, hecho que se da gracias a que se está substituyendo antiguas máquinas de baja potencia, ya amortizadas y obsoletas, por máquinas actuales de alta potencia. En el futuro próximo, se irán substituyendo las máquinas que hayan sido amortizadas por otras de mayor tamaño y más rentables, lo que significará a la vez que nos encontraremos con grandes cantidades de palas y góndolas en desuso.

Según unos cálculos muy conservadores, en los próximos quince años nos encontraremos con el total de la cantidad actual, es decir un total a recuperar de 250.000 t, con una expectativa en 2012 de 15.000 t y en 2026 de 40.000 toneladas. En Europa, la situación es equivalente, ya que las cifras europeas pueden ser 2,5 veces las españolas, con lo que en todo el continente se llegará a un total de 875.000 t.

Las palas de los molinos eólicos producen composites en desuso con un peso total en todo el continente de 875.000 toneladas

Soluciones al problema

Dos son los posibles caminos a tomar para una solución adecuada. El primero sería el reciclaje, para transformar los composites fuera de uso en componentes de nuevos composites, para ser utilizados como refuerzo en los procesos que nos lo permita. Otra opción es la reutilización. En el caso de las palas, se partiría la pala, para mandarla a una molienda primaria, donde se separarían chatarras metálicas. En una molienda secundaria se separarían los finos, se realizaría una fibración, lavado y finalmente un tratamiento químico para posterior 'sizing'.

Pero no se trata de un proceso fácil, ya que este conlleva el cose del transporte a planta, el coste energético de la molienda, el desgaste de los molinos, la diversidad de materiales, el tratamiento y compatibilación distintas resinas y, por supuesto, la volumetría de trabajo. Los puntos a favor es que de este proceso se pueden obtener chatarras metálicas (como tornillos, espárragos o cables), el molido de materiales plásticos como PU o PVC y de materiales como la madera de balsa. También la obtención de finos de molido (fibra, resina, gel-coat) y de composite molido (de forma fibrilar, que es apto para ser reutilizado).

foto
Los molinos eólicos obsoletos están siendo substituidos por otros más eficientes y de mayor tamaño.

En cuanto a las opciones de uso, hablamos de un producto en partículas aciculares de entre 3 y 6 milímetros de longitud y 0,2 y 0,3 mm de diámetro. Su composición es de fibra y resina polimerizada con un tratamiento de compatibilización, cuya utilización se focaliza en la carga, principal o complementaria en procesos de Hand-Lay Up, Spray-Up, SMC y BMC.

En este punto, es importante hablar de la corresponsabilidad del fabricante de composites, ya que los costes de tratamiento de recuperación no pueden cubrirse con las ventas de recuperados. Al ser impensable no proceder a su recuperación, deberá implantarse una tasa en la fabricación inicial que cubra el diferencial de la recuperación, igual que ocurre con los neumáticos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Composite Spain - Feria de Madrid 26 -27 septiembre 2018 - La única feria de composites y materiales avanzados en EspañaII Seminario Internacional - Materiales Plásticos para el futuro - Valencia 8España) 24- 25 abril 2018The VinylPlus SustanaylPlus forum - Meeting Societal Needs - 16 - 17 mayo 2018Chemplast Expo 2018 - 6-8 noviembre 2018 Madrid - ¡Participa!Transplast, salón de transformadores de plástico, la ocasión perfecta para hacerse visible, del 16 al 18 de octubre de 2018, consulta aquí toda la información

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS