Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Cataluña es la mitad del sector español de plásticos

01/03/1997
En el polígono de Tarragona se producen 2Millones t/año
Trabajan más de 30.000 personas en la producción, transformación y fabricación de moldes y maquinaria


Barcelona y sus alrededores y el polígono de Tarragona concentran prácticamente la mitad de la industria española de plásticos. Tanto en la producción de polímeros y transformación de plásticos como en la fabricación de equipos para el sector y moldes y matrices, Cataluña es de lejos el área más importante de España. Se calcula que trabajan directamente 30.000 personas en plásticos.

Tradicionalmente se fija el nacimiento de los polímeros en el año 1870, con el desarrollo del celuloide a resultas de un concurso establecido para encontrar un material que reemplazara el marfil natural en las bolas de billar. Pero no fue hasta principios de este siglo, en 1909, cuando el belga Baeckland fabrica la primera materia sintética conocida como bakelita. Unos años después, el desarrollo de materiales plásticos como el polimetacrilato de metilo y animoplásticos se sucede a ritmo acelerado.

El avance definitivo se produce en los años treinta, en torno al complejo alemán I.G.Farben, que introduce a nivel comercial el PVC, y en los años anteriores y durante la Segunda Guerra Mundial: ICI desarrolla el polietileno de baja densidad en 1937, Dow el policloruro de vinilideno en 1940, Du Pont la poliamida 6, General Electric las siliconas en 1941 y Pittsburg Glass los poliésteres en 1942. En los años cincuenta surgen el poliuretano, el poliestireno expandible, el polietileno de alta densidad, el polipropileno y el policarbonato, prácticamente todos los plásticos conocidos hoy en día.

Inicios en la postguerra

Ya a mediados de los años treinta, existían en Barcelona tres o cuatro empresas dedicadas a la fabricación de material eléctrico y botones mediante el prensado de resinas fenólicas, la célebre bakelita. También existían dos importantes empresas de fabricación de hules, hoy propiedad de Solvay, pero se puede decir que el inicio de la industria transformadora de plásticos en Cataluña tuvo lugar después de la guerra civil, al principio de los años cuarenta.

En España, el primer gran plástico en industrializarse fue el PVC, en 1953, por parte de Policloro, hoy Elf Atochem España, que instaló una planta en Guipúzcoa, y el segundo el poliestireno en 1969 fabricado por la entonces llamada Dow Unquinesa y ahora Dow Chemical Ibérica. También en ese año se inició la producción de polietilenos por parte de Alcudia y Calatrava, que hoy forman parte de Repsol Química, lo mismo que Paular, que fabrica polipropileno también desde finales de los sesenta.

Figura 1 Una amplia red de tuberías por todo el polígono de Tarragona distribuye la materia prima a las empresas productoras.

Toda ese inicio de la producción a finales de los sesenta en varios puntos de España coincide con la creación, al lado de la ciudad de Tarragona, de un inmenso polígono petroquímico que se irá desarrollando durante los años setenta y siguientes y constituye en la actualidad el más importante de la cuenca mediterránea y uno de los principales de Europa.

Tarragona, centro de producción

En Tarragona se fabrican alrededor de 2 MT/año de materias plásticas en estos momentos, sobre un total estimado de 3 MT/año, lo cual representa alrededor del 65% de la producción nacional, como se puede ver en la tabla 1. Es interesante observar que en Tarragona están establecidos gran parte de los principales productores plásticos de España y se fabrica todo tipo de materiales, desde los polímeros de gran consumo hasta los técnicos y especializados. El polígono de Tarragona, además, está muy integrado y cubre todo el proceso, desde la descarga del petróleo hasta su refino, cracking y distribución de materias primas y gases a las diversas factorías a través de un complejo sistema de tuberías.

El complejo de Tarragona se encuentra en estos momento en proceso de gran expansión, tanto por la instalación de nuevas fábricas (en las próximas semanas entrará en marcha una planta de polipropileno de Repsol Química) como la inversión en procesos de mejora de seguridad de las plantas y ahorro energético, especialmente en cogeneración. El polígono de Tarragona, coinciden en señalar los responsables de distintas empresas del sector químico, tiene un gran futuro y ya es una notable realidad actual.

El polígono de Tarragona no surgió, de hecho, de la nada. Se calcula que en el año 1958 habían 99 factorías en toda la provincia de Tarragona, que en total ocupaban 2.370 operarios y el valor total de la producción alcanzaba los 600 MPtas. Fue en 1961 cuando se constituye Industrias Químicas Asociadas (IQA), que se pone en marcha en 1965, y en 1963 comienza la producción de Aliada Química. Poco después se crea Asfaltos Españoles, se instala Butano, entra en funcionamiento Distribuidora Industria y en 1967 llega Dow Chemical Ibérica.

El ritmo a partir de finales de los sesenta es imparable. En 1969 empieza a producir Basf Española, abre sus puertas Energía e Industrias Aragonesas y después Motsanto Ibérica, Aiscondel y Bayer. En en ese mismo año 1971 cuando el Consejo de Ministros acuerda la construcción de una refiniería en Tarragona, lo cual supone su definitiva consolidación. En 1974 se instalan ERT, Hoechst, Taqsa y en 1976 se inaugura la refinería.

Inversión de 1 billón de pesetas

El complejo de Tarragona ocupa una extensión de 1.300 Ha, repartida en tres polígonos relativamente cercanos: el Norte, de 470 Ha; el Sur, de 720 Ha; y el de Flix, de 200 Ha.En total la Asociación Empresarial Química de Tarragona (AEQT) tiene 26 empresas afiliadas. AEQT fue constituída en 1977 y, entre otras funciones, tiene un pacto de ayuda mutua para casos de posibles accidentes o siniestros.

Tabla 1 Producción de polímeros plásticos

La plantilla del polígono es de 5.100 puestos de trabajo directos, de los cuales el 61% se dedican al mantenimiento de las distintas plantas y servicios, y unos 22.000 puestos de trabajo indusrectos, en las 1.600 empresas que abastecen algún producto al polígono. La producción del polígono es de unos 750.000 MPtas y un tercio se exporta.

La AEQT estima que se han invertido unos 720.000 Mptas en el polígono a lo largo de sus más de 30 años de historia. Para el periodo 1997-2000 están previstas unas inversiones de 350.000 Mptas, con lo que se habrán superado el billón de pesetas. Sólo en proyectos de cogeneración para reducir el consumo energético, se han destinado 37.000 Mptas hasta finales de 1996 y ahora se está ultimando por parte de Repsol Química el mayor proyecto del polígono, de 70 MW de capacidad, y Hoechst tiene previsto otro de 20 MW, que se sumarán a la potencia total instalada de cogeneración de 157 MW actuales. En medio ambiente, las inversiones también han sido muy elevadas. En el periodo 1989-93 se destinaron 42.000 MPtas, en 1990-94 53.000 MPtas y en 1995-96 otros 24.000 Mptas.

Concentración de factores

La creación y expansión del polígono de Tarragona y la producción de materias primas ha tenido un fuerte efecto dinamizador de la industria transformadora de plásticos, aunque también complementario. Las empresas extranjeras, tanto alemanas como francesas y americanas, ya habían instalado sus sedes centrales en Barcelona por la gran tradición industrial de la ciudad y sus alrededores. Algunas de ellas, en la parte química, ya estaban instaladas a finales de siglo, y en plásticos varias llevan ya más de cincuenta años ubicadas en Barcelona.

Barcelona y sus alrededores ha concentrado durante varias décadas la mayor parte de la industria transformadora de plásticos y de la construcción de maquinaria y moldes. Entre Barcelona y el País Vasco se han repartido durante varias décadas la producción de productos plásticos y maquinaria. Ahora parte de la producción se ha desplazado a la Comunidad Valenciana, Aragón y Comunidad de Madrid, pero la preponderancia de Barcelona y poblaciones del cinturón industrial es indiscutible.

Figura 2 Fábrica del polígono de Tarragona.
Tabla 2 Volumen de la transformación de plásticos


Tabla 3 Valor de la transformación de plásticos

Estimaciones del Centro Español de Plásticos del año 1980 indican que en Cataluña el volumen de transformación era del 41%, como se refleja en la tabla 2. Diez años después, el porcentaje apenas había variado, y referido al valor de la transformación la cifra es sensiblemente parecida, como se ve en la tabla 3. Datos de otras fuentes, aunque no siempren son homogéneos, sugieren que este porcentaje se ha mantenido en los últimos años.

El Centro Español de Plásticos reconoce que el valor y el volumen de la transformación de plásticos se ha incrementado notablemente en los ultimos años en otras zonas de España, sobre todo por el interés de los compradores en tener cerca a los transformadores y en la inherente reducción de los costes de transporte. La instalación de diversas plantas de automóviles en varios puntos de España, el auge de la industria hortofrutícola y otras como la juguetera han diseminado los transformadores por la geografía nacional.

De todas maneras, como se ha indicado, el porcentaje aparece bastante inalterable, en torno al 40%. Con todo, en el tema de las cifras se debe ser bastante prudente, y máxime en el sector de los plásticos, por los innumerables tipos de productos y sectores de actividad que abarca, que hace que no se pueda hablar de cifras homogéneas. En España, tanto la Confederación Española de Empresarios de Plásticos (ANAIP) como el Centro Español de Plásticos (CEP) realizan cada año documentados informes de la industria de plásticos, pero se refieren a la producción de los distintos materiales y sus aplicaciones, no a la distribución por zonas geográficas.
40% de los moldes
La producción de los moldes en Cataluña también es del orden del 40% respecto al total español, como en el caso de la transformación. De hecho, Cataluña concentra gran parte de la producción de moldes y el País Vasco de matrices, por lo que si se desglosa la producción en estos dos grandes capítulos resulta que en Cataluña la producción de moldes estrictamente hablando es de 31.400 Mptas frente al total español de 57.850 Mptas, lo cual representa el 54%, según los datos elaborados por la Asociación Catalana de Fabricantes de Moldes y Matrices (ASCAMM) que se ven resumidos en las tablas 4 y 5.

Figura 3 Principales localizaciones en España





El otro gran capítulo de la industria de plásticos, la maquinaria para su transformación, también tiene un importante peso en Cataluña, como corresponde a su tradición metalúrgica y de fabricación de maquinaria en general. La facturación de la maquinaria para plásticos, que según datos proporcionados por la Asociación Española de Fabricantes de Maquinaria para Plástico y Caucho (IMAPC), se puede estimar en 15.000 Mptas, tiene sin embargo poco peso cuando se compra con la transformación de polímeros o la producción de los mismos.

Tabla 4 Evolución del sector de moldes y matrices en Cataluña



Tabla 5 Evolución del sector de moldes y matrices en España



En los últimos años, la desaparición de empresas de fabricación de maquinaria para plásticos ha sido importante, tanto en Cataluña como en el resto de España y no se han creado apenas de nuevas. Algunas han cobrado más importancia, pero tampoco se ha alterado sustancialmente el predominio catalán en este terrero.

Lluís Alonso

La producción de los moldes en Cataluña también es del orden del 40% respecto al total español, como en el caso de la transformación. Cataluña es sobre todo productor de moldes y en el País Vasco se fabrican más matrices. El otro gran capítulo de la industria de plásticos, la maquinaria para su transformación, también tiene un importante peso en Cataluña, como corresponde a su tradición metalúrgica y de fabricación de maquinaria en general.
La creación y expansión del polígono de Tarragona y la producción de materias primas ha tenido un fuerte efecto dinamizador de la industria transformadora de plásticos, aunque también complementario En Cataluña se transforma alrededor del 41% del volumen y del valor de materiales plásticos de España. Este total apenas ha variado en los últimos quince años en porcentaje, aunque sí en cifras absolutas.
Ya a mediados de los años treinta, existían en Barcelona tres o cuatro empresas dedicadas a la fabricación de material eléctrico y botones mediante el prensado de resinas fenólicas, la célebre bakelita El inicio de la producción a finales de los sesenta en varios puntos de España coincide con la creación, al lado de la ciudad de Tarragona, de un inmenso polígono petroquímico en el que se han invertido 1 billón de pesetas.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Española de fabricantes de maquinaria para plástico y caucho
Centro Español de Plásticos
Plastics Europe Ibérica
Repsol Química

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS