Posicionamos su web SEO / SEM

Los transformadores franceses, irritados con los españoles

01/11/1996
Rechazan una visita oficial de periodistas

Los transformadores españoles, acusados por algunos franceses de competencia desleal

La actitud de unas pocas empresas derriba todo el esfuerzo de promoción de la región


La región francesa de Ródano-Alpes, uno de los cuatro motores de la Europa de las regiones junto con Lombardía, Baden-Wurtenberg y Cataluña, organizó una visita oficial de periodistas españoles para mostrar lo mucho que tiene que ofrecer a nuestra industria de plásticos. Para sorpresa de organizadores y periodistas, varios transformadores se negaron a recibir a los visitantes como protesta por la competencia desleal que, dicen, practican los transformadores españoles.

Uno de los mecanismos de la integración europea es la denominada Europa de las Regiones, presidida además por Jordi Pujol. Es indudable que no sobra ninguna acción que permita no sólo estimular la colaboración y el intercambio de ideas y productos entre los países que constituyen esta realidad, sino también arbitrar medios para aclarar malentendidos y aproximar posturas entre los diversos sectores de actividad, cuyos intereses se entienden a veces amenazados por los competidores que aún se consideran foráneos.

La relación de España con Francia, y más aún la de ésta con Italia, son un ejemplo de ello. A los franceses que residen cerca de Italia, por ejemplo, les resulta más barato comprar un automóvil fabricado con marca francesa en el país vecino que en su propio país; incluso el propio M. Calvet, presidente del grupo PSA, acaba de afirmar que todos sus modelos diesel se fabricarán en Italia porque le sale más a cuenta al grupo francés.

Si como comprador le resulta favorable, como suministrador de plásticos para el automóvil le suena al francés a cuerno quemado. Los franceses atribuyen esta situación a un cambio de moneda desfavorable para ellos y a una mayor ayuda comunitaria a los países vecinos. Sin embargo, hasta donde le consta a esta revista, a ningún transformador español se le ha ocurrido nunca negarle la entrada en su empresa a un periodista de otro país si, encima, era una visita organizada oficialmente por sus autoridades departamentales y aceptado de antemano. Esto es, precisamente, lo que ha sucedido en Francia con los periodistas españoles.

La situación ha llegado incluso a la presidencia de la Federación Francesa de Plasturgia, que ha expresado su consternación por lo sucedido. Entendemos que se trata de reacciones epidérmicas y viscerales, quizá motivadas también por dificultades en los sistemas de defensa del transformador para resarcirse de los problemas que les crean los rechazos de material que ocasiona la técnica del just-in-time, y que no son otros que incorporar las piezas rechazadas pero válidas al circuito del recambio. Pero, sea cual sea el motivo, no tiene ninguna justificación esta actitud, señalan los transformadores españoles, ya que es un tema que afecta a todos.

Los suministros de material transformado no se hacen pieza a pieza sino en bloques y se rechaza todo un bloque por el defecto de una sola pieza, lo que implica además el rechazo una multa por retraso en el suministro. Las grandes empresas venden estas piezas como chatarra y su responsabilidad se acaba ahí, pero no se sabe lo que hacen los intermediarios o las pequeñas y medianas empresas transformadoras francesas, como las que íbamos a visitar en una gira organizada a nivel oficial por las autoridades de la región francesa y con citas previamente pactadas.

Desde el pasado 1 de enero, la práctica de volver a poner en circulación piezas rechazadas ha dejado de ser ilegal en Francia, pero anteriormente, se quejan los transformadores franceses, había empresas españolas dedicadas con entusiasmo al recambio "pirata", pese a que la práctica tenía consecuencias incluso penales en el país vecino.

Visto desde fuera, parece más lógico atribuir a estas causas al malestar de los transformadores franceses por su pérdida de competitividad, puesto que la paridad de la moneda trabaja en contra de las empresas españolas cuando importan el material, que representa el 57% del valor del producto.

En cuanto a las ayudas comunitarias a las empresas, el sentimiento general de los transformadores españoles consultados es que algunas realizaciones francesas importantes "huelen" a ayuda comunitaria, lo que sería explicable dada su mayor capacidad de lobby al contar con una organización patronal más completa y dedicar su mayor tiempo de experiencia hurgando en los mecanismos de la Unión Europea.

Centro Logístico

La región se esfuerza, mediante una acción concertada de influencia ante la opinión pública de una amplia serie de organismos públicos y empresariales, en poner de relieve sus posibilidades como plataforma europea. Tanto por su situación -con un inmenso mercado en un radio de 400 km-, sus comunicaciones ferroviarias y por autopista de primer orden, como por sus puertos fluviales, para los que se atribuye capacidad para buques de hasta 5.000 T. En breve plazo, Lyon estará a tres horas de tren de ciudades como Barcelona y Stuttgart y cuenta con varios aeropuertos, habiendo sido diseñada por el valenciano Calatrava la espectacular terminal del aeropuerto internacional de Satolas.

En los últimos años se han instalado en Lyon más de 40 empresas españolas que aprovechan esta situación para su penetración en los mercados inmediatos como Suiza, Lombardía o el Benelux, además de la propia Francia, donde también ocupa una posición central.

Toda una serie de organismos están preparados para promover este tipo de implantaciones; en España disponen de oficinas Erai, que fue el impecable organizador del viaje de referencia, en lo que a la logística se refiere, y Alderly, que han estado directamente implicadas en la implantación en Ródano-Alpes de sociedades como Bizerba, Euronews, Framatome,Hewlett-Packard, los cuarteles generales de Interpol y muchas otras.

Elevada iniciativa de la región

Las asociaciones empresariales de Oyonnax tienen una sorprendente capacidad para llevar adelante proyectos que trascienden a la capacidad aparente de un área tan pequeña y perdida entre bosques. No sólo cuentan, en el Licée Arbez-Carme, con una de las instituciones docentes de grado medio mejor dotadas para la enseñanza de las técnicas de los plásticos y equipada además con unos impresionantes talleres con toda clase de maquinaria de transformación, sino que en 1991 decidieron ir más allá y crearon el Polo Europeo de la Plasturgia, que en sólo cinco años se ha puesto a tal altura que sólo puede comparársele el IKV de Aquisgrán.

La fuerza motriz es su director, Raphaël Favier, de madre española, que tiene una filosofía muy clara de la forma en que debe impartirse la enseñanza superior en el centro, combinando continuamente la teoría con la aplicación por medio de un equipamiento sorprendentemente avanzado, especialmente a la vista del poco tiempo en que se ha erigido la institución.

El Polo está dotado también de un equipamiento muy avanzado, tanto en el laboratorio de análisis y el centro de cálculo como en su taller de investigación y desarrollo, donde se efectúan desde certificación de moldes a ensayos de nuevos equipos, evaluación de interesantes prototipos o investigación en condiciones reales de lo que sucede, por ejemplo, dentro de un molde de inyección. La gran nave del taller está multidividida mediante paneles para garantizar la confidencialidad de cada uno de los trabajos.

Sin embargo, el proyecto va mucho más allá, puesto que se aguarda a que se terminen las obras de la vecina autopista para ocupar los terrenos que llegan hasta ella, como mínimo cien hectáreas, con el objeto de crear en una segunda fase un vivero de empresas.

Están adheridas al Polo 167 empresas, tanto francesas y multinacionales implantadas allí como alemanas y norteamericanas, sin que falte ninguno de los grandes nombres de la industria de plásticos. Existe un interés, vehementemente expresado, para desarrollar una mayor relación con las empresas españolas y es evidente que será difícil encontrar una institución mejor preparada para impartir enseñanza sobre los plásticos a nuestros técnicos superiores en período de formación o, en los casos correspondientes, para evaluar nuevos desarrollos de maquinaria o producto, en condiciones de confidencialidad que no sólo utilizan empresas francesas sino, según hemos comprobado, de otros países.

Ródano-Alpes como foco de interrelación

La conclusión que se extrae después de tres días de visitas, explicaciones de los responsables de diversas instituciones y conversaciones con industriales de la zona es que se ofrece a los profesionales y empresarios españoles de los plásticos una red de relaciones europea de la máxima extensión y complejidad.

No se trata sólo de ayudas técnicas o legales para instalarse en el área, sino que existe una capacidad de intermediación, especialmente cercana geográficamente, que puede ahorrar muchos pasos para la expansión de nuestros productos y trabajos en el mercado europeo que va conformándose inexorablemente. Como nos dice Raphaël Favier, estamos todos en el mismo barco.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS