Plástico, medio ambiente y cadenas de supermercados

El fin de las bolsas gratis, más cerca

Maite Robles09/03/2010

9 de marzo de 2010

Hace siete meses Carrefour lanzó su campaña de retirada de las bolsas de plástico de un solo uso. Eroski, como otras grandes cadenas, le sigue los pasos: a finales de mayo no repartirá bolsas, sólo venderá las reutilizables y biodegradables. Con estos cambios los fabricantes de bolsas de plástico tendrán que buscar la renovación y adaptar el negocio del plástico a las exigencias medio ambientales.

La preocupación y la concienciación por el medio ambiente es el motor que mueve las campañas de las grandes empresas de distribución para retirar las bolsas de plástico de un solo uso de sus establecimientos y fomentar su reutilización. O al menos así lo reflejan sus anuncios publicitarios. Pese a las dudas de algunos sectores por el verdadero motivo que impulsa a los hipermercados y supermercados a dejar de repartir bolsas gratis, empresas como Eroski o Carrefour han apostado por defender su postura ecologista e incentivar los gestos de sus clientes a favor del medio ambiente

La propuesta de Eroski es cobrar cinco céntimos de euro para adquirir bolsas reutilizables de 50 usos; si estas se rompen los clientes podrán cambiarla por una nueva

Así, fuentes de Eroski explicaron a Plásticos Universales que de modo progresivo hasta final de mayo, los clientes sólo dispondrán de bolsas reutilizables previo pago. Es decir, dejarán de repartir bolsas gratis como hasta la fecha. La propuesta de Eroski es cobrar cinco céntimos de euro para adquirir bolsas reutilizables de 50 usos. Si éstas se rompen los clientes podrán cambiarla por una nueva.

La campaña de reducción de consumo de bolsas de esta cadena de hipermercados comenzó hace cuatro meses con la iniciativa ‘Doble Ahorro’ en la que ha bonificado a los clientes participantes con la devolución de 421.713 euros. Por cada bolsa que un cliente no utilizaba le reducían un céntimo de su compra. Para levar a cabo su política medio ambiental, Eroski se apoya en la organización WWF España, entidad que apoya la iniciativa porque considera más efectivo premiar a aquellos consumidores más respetuosos con el medio ambiente y que, por lo tanto, evitan utilizar bolsas camiseta. Tras varios meses de práctica y con un período de seis meses desde su lanzamiento, los clientes dispondrán sólo de bolsas previo pago. Según un portavoz de la cadena, a día de hoy y tras informar a más de 350.000 consumidores, el 26% de sus clientes ya no utilizan bolsas camiseta. Esto ha supuesto un ahorro de más de 42 millones de bolsas y ha evitado la emisión de casi 200 toneladas de CO2.

Mercadona, primera cadena de supermercados de España, tampoco se ha pronunciado y todavía no ha aclarado cuál va a ser su posición sobre la retirada de bolsas. Lo que sí anunciaron mediante un comunicado es que la cadena se sumará a la decisión que adopte la patronal nacional del sector, Asedas. Desde la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, a la que también pertenecen establecimientos como Ahorramás o Consum, estudian las medidas más convenientes para cumplir con la nueva normativa medioambiental, de acuerdo con sus características comerciales: ubicación, tamaño, clientela, etc. Se barajan campañas de formación de personal y de sensibilización social, además de descuentos para los clientes que no consuman bolsas, pero no hay nada definitivo.

foto
España es el primer productor de bolsas de plástico de un único uso.

Otra asociación, en este caso la de grandes empresas de distribución, Anged, al igual que Asedas, apoyó la campaña divulgativa ‘Está en tus manos’ para la reducción de las bolsas de un solo uso en centros comerciales, tiendas y supermercados con el objetivo de concienciar y sensibilizar a los consumidores en el uso responsable del plástico, su reutilización y reciclaje.

El 62% de las bolsas de plástico se reutiliza como bolsa de basura y el 10% se recicla a través de los contenedores amarillos

Normativa

Aunque Eroski va a cumplir con las directrices marcadas en el Plan Nacional Integrado de Residuos 2009 (PNIR), sus portavoces todavía no se pronuncian sobre lo adecuado y factible del documento. Este plan, publicado en febrero de 2009 por el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, es el que establece los objetivos específicos de reducción, reutilización, reciclado, valoración y eliminación de los residuos domésticos e industriales a nivel nacional. En él se fija el año 2010 como fecha límite para iniciar la disminución de las bolsas de plástico de un solo uso en un 50%. Además, se propone la sustitución de plásticos no biodegradables; cuya prohibición será progresiva.

El plan recoge las medidas medioambientales aprobadas en la Unión Europea y da libertad a las empresas en la fórmula para alcanzar este objetivo. El PNIR también obliga a que las bolsas fabricadas con polietileno sean reutilizables hasta quince veces para adaptarse a la legislación.

Este tipo de bolsas cumplen ya con la norma AENOR. Y, aseguran los expertos consultados, serán previsiblemente una alternativa que irá ganando más posiciones. El coste de fabricación es mayor pero consigue reducir considerablemente el ecológico; sobre todo si se tiene en cuenta que estas bolsas son reciclables si se depositan en el contenedor amarillo.

Alternativas

Las empresas de bolsas de plástico atraviesan momentos difíciles a los que tendrán que aportar soluciones que mantengan sus negocios en pie. No va a ser fácil porque España es el primer productor de bolsas de plástico de un único uso y el tercer consumidor en Europa. Cada año se distribuyen 10.500 millones de bolsas de plástico en España, cada habitante recibe al año una media de 238 de estas bolsas, lo que equivale a 96.000 toneladas. El 62% de las bolsas de plástico se reutiliza como bolsa de basura y el 10% se recicla a través de los contenedores amarillos. Con el uso de bolsas reutilizables, cada persona puede ahorrar a lo largo de su vida más de 18.000 bolsas de un solo uso.

Las bolsas de polietileno seguirán en el mercado, pero con modificaciones: tendrán que ser más duraderas, de hasta 15 usos

Cifras que con la reducción propuesta en el PNIR cambiará un negocio que ya busca ampliar su producción con envases y embalajes o adaptar sus infraestructuras para fabricar bolsas de materiales reutilizables y biodegradables. Las bolsas de polietileno seguirán en el mercado, pero con modificaciones. Tendrán que ser más duraderas, de hasta 15 usos. Una de las opciones que las grandes cadenas como Carrefour, Eroski o Ikea han prospuesto como alternativa reutilizable es la bolsa de rafia (fabricada a partir del polipropileno trenzado). Pero no es biodegradable ni reciclable. Las que sí lo son, como las compuestas de fécula de patata o de maíz, son la opción más ecológica por su rápido proceso de descomposición. Con la fécula de 15 patatas se obtienen hasta 100 bolsas 100% biodegradables, compostables y libres de CO2.

De esta manera, el bioplástico se convierte en la apuesta de futuro para cientos de fábricas de bolsas comerciales. La capacidad para ofrecer alternativas que convivan con el medio ambiente será la clave para no perder un mercado (cadenas de distribución y usuarios) cada vez más concienciado con las buenas prácticas ‘verdes’.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

VI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaAndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS