La reglamentación aplicada es estricta y viene marcada por la normativa europea

Siliconas en contacto con productos alimenticios

Luisa Marín, Departamento Laboratorio de Aiju17/12/2008

17 de diciembre de 2008

Las siliconas constituyen un grupo de materiales que pueden emplearse en multitud de sectores. El caso particular de las siliconas elastoméricas es especialmente importante en aplicaciones destinadas al contacto con alimentos y el desarrollo de productos infantiles. Propiedades como la resistencia a la temperatura, resistencia química, sin olor, sin sabor entre otras hacen que la aplicación en el campo de la alimentación se realice en forma de productos como cubiteras, moldes para cocinar, conducciones para líquidos, tetinas de biberón, etc.

El Reglamento Marco 1935/2004 establece el entorno en el cual han de desarrollarse las legislaciones relativas a los materiales particulares que pueden entrar en contacto con alimentos. Los materiales plásticos constituyen uno de los grupos permitidos y cuya legislación es la más desarrollada actualmente pero desde hace algún tiempo, las siliconas fueron excluidas del campo de aplicación la directiva sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos (Directiva 2002/72/CE).

Sin embargo, existen las resoluciones y los documentos técnicos emitidos por el Consejo de Europa relativos a aquellos materiales y/o aspectos no cubiertos por las directivas, las cuales son recomendables seguir puesto que están muy en línea respecto a la protección del consumidor. En el caso de las siliconas, se dispone del documento ‘Silicones used for food contact’ (última versión de 2004), cuyas disposiciones son muy similares a la Directiva de plásticos en contacto con alimentos respecto a las listas positivas de sustancias y la necesidad de cumplir con los límites de migración global. La determinación de estos límites se realiza siguiendo las mismas instrucciones que en el caso de los plásticos.

Las siliconas no han de ceder componentes a los alimentos en cantidades que puedan dañar la salud de las personas

Básicamente, las siliconas que estén o se destinen a tener contacto con alimentos, deben cumplir las siguientes especificaciones:

1) Las siliconas no han de ceder componentes a los alimentos en cantidades que puedan dañar la salud de las personas y provocar un cambio inaceptable en la composición del alimento o alterar las características organoléticas del mismo.

2) Deben fabricarse de acuerdo a un Sistema de Aseguramiento de la Calidad (ISO 9002 por ejemplo) y bajo las condiciones indicadas en el listado facilitado en el documento de la Resolución (sustancias de partida y aditivos autorizados).

3) La interacción entre las sustancias de partida para la fabricación de las siliconas no deben generar sustancias que provoquen daños en las personas.

4) Con objeto de evitar la formación de polidimetilsiloxanos cíclicos con grupos fenilo, no se pueden emplear como sustancias de partida los siloxanos lineales que tengan grupos metilo y fenilo en el mismo átomo ni que contengan dos grupos metilo en el mismo átomo de silicio (siloxanos y siliconas, metilo, fenilo, dimetilo).

5) La migración/emisión de cualquier sustancia desde las siliconas hacia los alimentos ha de ser tan baja como sea posible técnicamente. La cantidad total de las sustancias que pueden migrar es de 10 miligramos por decímetro cuadrado por superficie de material o 60 miligramos por kilo de alimento. Esto se considera como el límite de migración global y coincide con el límite impuesto por la directiva sobre plásticos en contacto con alimentos.

6) Se deben cumplir los límites de migración específica indicados en el documento técnico de la resolución sobre las siliconas.

7) Los ensayos de migración se han de llevar a cabo siguiendo las indicaciones de las Directivas 82/711/CEE, 85/572/CEE, 2002/72/CE y sus futuras enmiendas a no ser que sea técnicamente imposible debido a la naturaleza del material y el ensayo de migración.

8) Se debe asegurar un buen etiquetado del producto, si es necesario el prelavado por parte del usuario.

En el caso de los productos infantiles fabricados con silicona y destinados a entrar en contacto con alimentos, como es el ejemplo de las tetinas para biberón, además se ha de cumplir con normativa específica, especialmente en lo relativo al contenido en volátiles, migración de metales y migración específica de determinados antioxidantes.

foto
La legislación sobre la silicona utilizada en chupetes y tetinas es especialmente estricta por tratarse de productos de uso infantil. Foto: T. Rolf

Tipos de silicona en contacto con alimentos

Tanto en el procesado de alimentos como en el cocinado de los mismos, intervienen productos fabricados con diferentes tipos de siliconas:

Diferentes tipos de silicona y aplicaciones en contacto con alimentos

Tipo de silicona                                      Aplicaciones

Caucho silicona                                        Chupetes y tetinas, moldes para hornear, tubos, juntas…

Silicona fluida                                          Empleado como ayuda en el procesado de los alimentos

Resinas de silicona                                   Recubrimientos para hornos, bandejas

Además de las propiedades no pegajosas que presentan, las siliconas tienen la ventaja de su gran estabilidad al calor y pueden emplearse tanto para estar en contacto con alimentos acuosos, alcohólicos y con grasas.

Sustancias residuales en siliconas destinadas a productos alimenticios

No son muchos los trabajos disponibles relativos a las determinaciones de las sustancias que migran desde las siliconas, aunque es posible encontrar algunos dedicados a la identificación de las sustancias que forman parte de las formulaciones de estos productos.

De entre las sustancias que provocan incumplimientos en los límites de migración tanto los impuestos por materiales en contacto con alimentos, como los derivados de las legislaciones complementarias (especialmente en la emisión de volátiles) es posible la identificación de: oligómeros de siloxano, hidrocarburos alifáticos, ftalato de dietilo (DEP) y el hidroxitolueno butilado (BHT). Es muy frecuente encontrar polidimetilciclosiloxanos desde 6 hasta 25 carbonos, residuos de catalización (catalizadores de platino), peróxidos y productos generados durante la oxidación como el caso del formaldehído. No obstante, la mayoría de los trabajos apuntan a los oligómeros como los compuestos mayoritarios, en especial el hexámero cíclico.

Empresas o entidades relacionadas

Instituto Tecnológico del Juguete

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltecVI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 Valencia

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS