Posicionamos su web SEO / SEM
Conclusiones de la primera jornada técnica sobre el Plan de reciclaje de residuos de EPS

¿Qué hacer con el EPS?

Marta Torres15/03/2002

RECICLADO

Aumentar la tasa de recuperación de poliestireno expandido (EPS) o "corcho blanco" es el objetivo que se ha marcado ANAPE, la asociación nacional que agrupa a los fabricantes de este producto, y para conseguirlo ha puesto en marcha los dos primeros centros ECO EPS en Madrid y Barcelona que se encargarán de su gestión y recuperación. Por ahora estos dos centros son la primera fase del Proyecto ECO EPS de Anape y Ecoembes que se ampliará a lo largo de este año a otros núcleos de población españoles que posean más de un millón de habitantes (Valencia, Sevilla y Cádiz en una primera etapa, y más tarde Vizcaya). El primer acto público de esta campaña llevaba por título: "Primera jornada técnica sobre el Plan de reciclaje de residuos de EPS" que organizó la Bolsa de Subproductos de la Cámara de Comercio de Barcelona, con la colaboración de ANAPE, Tecmed y el gremio de comerciantes de electrodomésticos y tuvo lugar el pasado 29 de enero en Barcelona.
foto
El sector de electrodomésticos es un gran consumidor de EPS.
El Proyecto ECO EPS ha empezado en Cataluña. Anape ha aprovechado la densidad de "Puntos limpios" (deixalleries o puntos de recogida) que posee la comunidad catalana para utilizarlas como lugares de recogida de EPS. A partir de ahora, la población catalana puede depositar en estos puntos de recogida los embalajes de EPS de electrodomésticos que a su vez serán trasladados al centro ECO EPS que se ha puesto en marcha en esta comunidad autónoma. Y todo este proceso se hará a coste cero, tanto para el usuario como para el punto de recogida.

Por ahora, sólo reciclará un centro para toda Cataluña, que además se ha comprometido a trabajar para todos los puntos de recogida de este comunidad: se trata de la empresa Reciclats Brafim, que antes de convertirse en centro ECO EPS ya reciclaba EPS procedentes de la industria que convertía en materiales para la construcción.

Para fomentar la recogida de estos residuos, ANAPE, la Junta de Residuos de la Generalitat y el Gremio de Comerciantes de Electrodomésticos han empezado una campaña que pretende sensibilizar a los agentes que intervienen en todo el proceso de venta, distribución y consumo de EPS, como comercios, repartidores, puntos limpios, administración, agentes locales y consumidores finales. La campaña lleva por título "Què fer amb els residus d'EPS" (¿Qué hacer con los residuos de EPS?) y contempla, además de la jornada citada más arriba, la distribución de trípticos informativos.

El objetivo es evitar que no llegue al vertedero más del 15% de los residuos

El reciclaje de este producto presenta algunas particularidades interesantes. Se trata, según afirmaron en la jornada los representantes de ANAPE de un producto 100% reciclable, que puede utilizarse después para aplicaciones diversas y económicamente rentables. Puede emplearse para producir nuevas piezas de EPS, para fabricar hormigón ligero, termoarcillas o morteros aislantes, también se puede utilizar como aditivo para oxigenar los suelos agrícolas o como granza de EPS. A esto se añade que el proceso de reciclado no es especialmente difícil. Sin embargo y a pesar de contar con estas ventajas, en España se recupera poco EPS, unas 5.000 toneladas, muy por debajo de la tasa europea (35%) y muy por debajo de las 50.000 toneladas que se consumen anualmente en España.

Problemas

Josep Maria Alegre (ANAPE) apuntó algunas de las causas que explicarían esta situación. En primer lugar se encuentra el problema de los usos de este material. Para empezar, el EPS se emplea como material aislante en construcción, por tanto queda incorporado en la vivienda y no genera residuos. Los residuos de EPS proceden en su mayor parte de envases y embalajes para electrodomésticos (10.000 t), alimentación (la típica caja para pescado) y horticultura (los planteles). Esto suma 25.000 t de residuos a los que se añaden 6.000 t más procedentes de artículos de importación, que naturalmente vienen envasados. En total tenemos 31.000 t de residuos de poliestireno expandido anuales, de los cuales sólo 18.000 t están inscritas en el punto verde de Ecoembes. El sector que tiene la mayor tasa de internalización del costo de reciclaje es "electrodomésticos" y el que menos, por no decir nada, es el que corresponde a "la caja de pescado".

Es por este motivo que el Proyecto de ECO EPS puesto en marcha por ANAPE, y en el cual participa también Ecoembes, se encargará en un principio de reciclar el EPS que se emplea en envases y embalajes para electrodomésticos (línea marrón), ya que plantea menos problemas: son los que más residuos generan y forman parte del sistema de punto verde de Ecoembes, además son residuos que llegan al punto de recogida limpios o bastante limpios. No obstante, incluso estos residuos plantean problemas.

El primero está relacionado con las características físicas de este material: se trata de un producto extremadamente ligero y de una densidad muy baja. Esto significa que, por poner un ejemplo, en un container estándar de recogida de residuos (un iglú) sólo caben 20 kg de EPS. Esto encarece el transporte y lo convierte en un residuo muy difícil de recoger. Además, se han de habilitar sistemas de recogida que incentiven al consumidor final y que contenten a los distribuidores de los productos envasados.

Soluciones

Durante la jornada técnica se habló de sistemas que funcionan... en Alemania. Se trata, por poner un ejemplo, de áreas dentro de las grandes superficies donde los clientes pueden dejar los envases de los productos que han adquirido. Aunque los promotores de ECO EPS han apostado por los puntos de recogida "tradicionales" (en el caso de Cataluña, las deixalleries), no renuncian a experiencias similares a la alemana y durante la jornada se aseguró que estaban en conversaciones con algunas grandes superficies (El Corte Inglés, Carrefour... ).

Siendo prácticos, ANAPE considera, y así lo reafirmó en la jornada, que el punto débil y el eslabón fundamental de la cadena del reciclaje es el transportista: el que lleva el electrodoméstico de la tienda al consumidor final. Para la asociación, se le ha de incentivar para que, una vez entregada la mercancía, lleve el envase de EPS al punto de recogida más cercano.

Por otra parte, representantes de la bolsa de subproductos aconsejaron utilizar la figura del subproducto para residuos de EPS, lo que eliminaría trámites administrativos costosos derivados de su tramitación como residuo.

A pesar de los problemas que se plantean de entrada, el representante en la jornada de la Junta de Residuos de la Generalitat, Xavier Bosch, se mostró muy optimista por el acuerdo alcanzado, "gracias a la colaboración de los agentes implicados desde el sector productivo (ANAPE) hasta las empresas que reciclan". Para Bosch esta voluntad de colaboración ha hecho posible ofrecer este servicio a coste cero "lo que facilita la participación de los puntos de recogida". El centro ECO EPS, Reciclats Brafim, se ocupará del transporte y de todo el proceso de recuperación.

Por su parte, Ecoembes financiará parte de los costos (aunque sólo de los residuos que hayan pagado punto verde).

Con este acuerdo, Anape y el sector del EPS refrendan el compromiso adquirido con la firma del Acuerdo Internacional de Reciclado, suscrito por más de 25 países. Los residuos de EPS representan el 0,1 por ciento de los residuos sólidos urbanos.

Empresas o entidades relacionadas

Asociación Nacional de Poliestireno Expandido
Ecoembalajes España, S.A.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS