Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

La desaparición del Régimen Fiscal de Sociedades Patrimoniales en el Estado, frente al mantenimiento del mismo en los territorios forales

Alex L. Iturriza14/06/2007
La entrada en vigor de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, ha supuesto a partir del 1 de enero de 2007 la desaparición del Régimen de las Sociedades Patrimoniales en el Estado. Este régimen que vino a sustituir al anterior régimen de transparencia fiscal, ha tenido una breve vida, ya que únicamente ha estado vigente durante los ejercicios 2003 a 2006 ambos inclusive. La reforma sufrida en el IRPF unificando el tratamiento fiscal del ahorro cualquiera que sea el origen del mismo, ha producido que la finalidad antidiferimiento por el que se introdujo dicho régimen pierda ahora, a los ojos del legislador estatal, su sentido. En definitiva, con la eliminación del régimen de las sociedades patrimoniales, cuando un contribuyente realice sus inversiones o lleve a cabo sus actividades a través de la forma societaria, la tributación será la que corresponde aplicando las normas generales del Impuesto de Sociedades sin ninguna especialidad, dado que la elección de la forma jurídica responderá no tanto a motivos fiscales sino económicos. En contraposición con la normativa estatal, una de las grandes apuestas de los territorios forales, si finalmente consiguen sacar adelante sus proyectos normativos, radica en el mantenimiento y modificación de las sociedades patrimoniales. En este caso y al igual que en el Estado, se reconoce un régimen de neutralidad tributaria para la disolución y liquidación de las sociedades patrimoniales, pero en aquellos casos en el que no opten por la disolución y liquidación en los términos que establece la norma pasarán a tributar bien por el régimen general del Impuesto sobre Sociedades (al igual que en el Estado) o bien con arreglo al nuevo régimen establecido para las sociedades patrimoniales. El régimen aplicable a las nuevas sociedades patrimoniales presenta las siguientes características: • Se trata de un régimen reservado a sociedades que no desarrollan actividad económica ya sea sociedades de cartera o de mera tenencia de bienes. • No se admite la deducibilidad de ningún gasto, tributándose por todos los ingresos al tipo del 18 por ciento. • La tributación al 18 por ciento es definitiva no tributando el socio en su IRPF cuando recibe dividendos de estas sociedades. • La totalidad de los socios de la entidad han de ser personas físicas a lo largo de todos los días del periodo impositivo en el que se desea aplicar el régimen. • Se introduce una limitación que impide la aplicación del nuevo régimen a sociedades dedicadas al alquiler de oficinas o locales comerciales que, si no optan por su disolución y liquidación, quedarían configuradas como sociedades de régimen general a pesar de no contar con medios materiales ni personales orientados a la gestión de la actividad. Indudablemente, el juego que ofrecían hasta la fecha las sociedades patrimoniales ha desaparecido en el Estado, y ha quedado muy mermado en los territorios forales, pero no obstante lo anterior, los contribuyentes de estos territorios seguirán contando con un elemento de planificación adicional, que podrá seguir dando un determinado juego sobre todo de cara a la tributación por el Impuesto sobre el Patrimonio (IP), ya que podrán seguir remansando rentas en este tipo de sociedades a un coste del 18 por ciento y, sin necesidad de hacerlas llegar al socio, podrán reducir de forma importante la tributación por el IP.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

AndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS