Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Biesterfeld comercializa Inzea de Nurel, un biopolímero compostable de origen renovable

12/07/2016
foto

Biesterfeld ha presentado Inzea de Nurel, un biopolímero compostable de origen renovable. Se producen hasta en un 85% a partir de materias primas renovables como, por ejemplo, ácido poliláctico (APL) no modificado genéticamente y almidón. Gracias a las excelentes propiedades mecánicas y a los parámetros de procesamiento similares a los de las poliolefinas y los plásticos de estireno, Inzea sustituye de manera sostenible a los polímeros a base de petróleo.

Los biopolímeros permiten un procesamiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Con temperaturas de procesamiento más bajas, se puede ahorrar una mayor cantidad de energía. Las máquinas tradicionales de procesamiento de los plásticos para moldeado por inyección a presión, extrusión y termomoldeo pueden procesar Inzea sin problemas.
Las posibilidades de uso son muy variadas. Todos los productos Inzea son aptos para entrar en contacto con alimentos conforme al Reglamento 10/2011 sobre materiales plásticos. Los biopolímeros se pueden emplear para fabricar bolsas de la compra y productos de envasado como tarrinas rígidas, vasos y envases más grandes por ejemplo para el comercio minorista. Inzea también es apto para la fabricación de cápsulas de café. También es posible el uso de los biopolímeros para la fabricación de envases para cosméticos. En la agricultura y la jardinería Inzea se puede emplear, por ejemplo, para abrazaderas o tiestos que se biodegradan en el suelo enriqueciéndolo con sustancias nutritivas: después de la cosecha pueden permanecer en el terreno.
La gama de productos Inzea cumple los requisitos de la certificación USDA Certified Biobased Product Certification, basada en la norma ASTM D6866. La etiqueta 'OK Compost' de Inzea demuestra la conformidad con la norma EN 13432, la norma europea sobre compostaje en instalaciones industriales de compostaje. El correspondiente ensayo de ecotoxicidad demuestra que Inzea se degrada en el suelo sin liberar sustancias nocivas y sin afectar a la calidad ni al crecimiento de las plantas.