Quinn Plastics S.A.U. celebra sus cincuenta años en España

Nerea Gorriti15/04/2006

La tendencia en el sector de las placas se dirige hacia productos visualmente más atractivos, exclusivos, y específicos

Quinn Plastics, antes conocido como Barlo Plastics, es uno de los principales proveedores europeos de placas de plástico transparente. En enero de 2005 el grupo Quinn integró todos los negocios que formaban parte del grupo Barlo en su organización y Barlo Plastics pasó a llamarse Quinn Plastics. Sobre aspectos como el periodo de transición de cambio de denominación corporativa y de sus productos, sobre la ampliación de su gama de productos que incluye por primera vez una resina para el mercado de la inyección, sobre los retos y la estrategia que lleva la compañía, hablamos con Judith Sanz, Gerente de la filial española Quinn Plastics S.A.U., que nos recibió en la planta de producción de colada en Montcada i Reixac (Barcelona) y centro de distribución de toda la gama de placas plásticas del grupo en España y Portugal.
foto
Judith Sanz, gerente de Quinn Plastics S.A.U.
Durante los últimos dos años hemos visto a Quinn Plastics en plena transformación. 2006 es el año en que la compañía ultima los cambios para iniciar una nueva etapa con nuevo nombre, nueva marca de productos, una oferta más diversificada y una fuerte apuesta por la productividad y servicio al cliente. Las últimas inversiones en la planta de la localidad barcelonesa responden a la política de la central irlandesa, basada en una estrategia de continua inversión. No es un grupo especulativo, al contrario, tiene una clara vocación industrial. No en vano su estrategia es la creación de nuevas plantas frente a la adquisición y la de ofrecer un producto de fabricación propia para garantizar la máxima calidad y posicionarse como la única empresa de su sector que produce todo lo que comercializa.
foto
Fachada de las instalaciones de Montcada i Reixac (Barcelona).

¿Cuándo se fundó Quinn Plastics en España?

En agosto cumplimos cincuenta años. El señor Farriols, emprendedor químico, fundó la empresa familiar en 1956 con la denominación Critesa, un nombre con el que algunos clientes nos continúan asociando. En el año 89 fue vendida a Basf y en 1997 la empresa fue adquirida por el grupo irlandés Barlo, que cotizaba en las bolsas de Dublín y Londres. A partir de esta adquisición, fuimos Barlo hasta el mes de mayo de 2004, fecha en la que fuimos absorbidos por el grupo Quinn y nos convertimos en Quinn Plastics.

¿Cuál es la actividad de Quinn Plastics en España?

Somos la única planta de producción de metacrilato de colada del grupo Quinn en el mundo. Además de producir, también tenemos un centro de distribución desde donde comercializamos toda la gama de productos plásticos en España y Portugal.

Además de la colada, el principal producto de Quinn son las placas…

Sí. Toda la gama de placas o planchas que van desde el poliestireno hasta el policarbonato celular.

¿A qué sectores se dirigen sus placas?

Abarcamos diferentes sectores. Importantes para nosotros son los de rotulación, la decoración, displays y material de punto de venta, el sector de la construcción, el de cubiertas de piscina o la decoración, por ejemplo de tiendas. Precisamente, hace unos años lanzamos al mercado el metacrilato de colada satinado, el modelo Cast Design que ofrece un aspecto visual muy atractivo. Por ejemplo, este producto lo hemos utilizado para varios comercios de grandes fabricantes.

También abarcamos el sector de la seguridad y aplicaciones médicas. Gracias a que nuestro producto ofrece una elevada transparencia similar al vidrio, se utiliza para aplicaciones médicas donde se requiere una buena visibilidad y al mismo tiempo una gran resistencia.

Asimismo, el sector del mueble es uno de los segmentos emergentes en el que se está utilizando mucho el producto satinado para la fabricación de puertas, muebles juveniles, etcétera.

foto
Cast Design satinado, un producto de gran éxito.
foto
El sanitario es uno de los mercados de Quinn Plastics.

¿De qué material están fabricadas las placas y qué ventajas aportan frente a otros? Por ejemplo, ¿qué ventajas aporta el PMMA frente al PC?

La principal materia prima de las placas es el monómero de metacrilato al que añadimos aditivos; se hace una polimerización y se convierte en polimetacrilato de metilo.

En cuanto a las ventajas de uno u otro material, por un lado, el policarbonato es muy resistente al impacto y tiene una mejor clasificación al fuego, es decir, es autoextinguible y no produce goteos o llamas incandescentes mientras que el metacrilato tiene un peor comportamiento al fuego.

Sin embargo, el metacrilato permite una mayor transparencia y puede ser termoconformado o moldeado mucho más fácilmente que el policarbonato ya que necesita temperaturas muy inferiores, lo que hace que sea muy sencillo trabajar con él. Por ejemplo, es sencillo poner tornillos ya que prácticamente se trabaja como la madera.

Por otro lado, los policarbonatos se utilizan en situaciones donde se necesita una resistencia al impacto y donde la transparencia y la transmisión luminosa no son tan importantes, mientras que en el polimetacrilato predomina más la transmisión luminosa, la moldeabilidad y la posibilidad de hacer cantidades pequeñas de colores especiales. Este es un aspecto importante, por ejemplo, en casos de cambio de imagen corporativa: si un gran banco decide cambiar su imagen, necesita unas placas con su color específico que nosotros podemos proporcionar en cantidades más pequeñas, en colada somos más flexibles. En el caso del policarbonato se necesitan largas tiradas.

Quinn Plastics cuenta con una amplia oferta de materiales transparentes y ahora amplían su oferta con nuevos productos opacos, ¿a qué se debe este cambio? ¿ha aumentado la demanda?

Básicamente somos la única compañía en Europa y de las pocas empresas en el mundo que tenemos una gama tan amplia de producto de producción propia, lo que nos distancia de nuestros competidores. Por eso, nos dimos cuenta de que para acabar de completar esta gama nos quedarían dos o tres productos: el HIPS, poliestireno de alto impacto, y el PMMA/ABS que todavía no hemos lanzado al mercado que estará listo posiblemente después del verano.

Esta decisión se tomó para complementar la gama y satisfacer la demanda de nuestros clientes. En concreto, el poliestireno de alto impacto lo lanzamos el año pasado y está funcionando muy bien. Las aplicaciones a las que se dirigen son varias, por ejemplo en el sector sanitario, los platos y las columnas de ducha e hidromasaje, y también es muy importante todo el sector de neveras y productos de línea blanca.

En el sector sanitario, el PMMA/ABS se complementa con la colada que también se utiliza en el mercado sanitario para moldear o hacer bañeras porque tiene la capacidad de poderse estirar mucho. Por ejemplo, estas placas las producimos con un espesor 3, 4 ó 5 mm como máximo y se llega a estirar incluso hasta los 0.5 mm, después se refuerza con fibra de vidrio, etc.

¿Cuántas toneladas de plásticos puede consumir al año Quinn Plastics?

Actualmente consumimos sobre las 75.000 toneladas de producción.

En la extrusión de placas, ¿cuál es el secreto para ser competitivo? Quiero decir, comprar una extrusora y hacer placas con un material determinado, parece que lo puede hacer cualquiera. ¿Incorpora Quinn tecnología propia en el proceso?

Quinn en el último año y medio ha invertido en modernas extrusoras capaces de hacer largas tiradas y conseguir altos estándares de calidad. Quinn es un grupo que invierte mucho en calidad y sobre todo, en el caso de la extrusión, en tener una alta productividad: grandes líneas y grandes tiradas. Es la clave.

El grupo tiene la filosofía de mejora continua. Miramos continuamente dónde se pueden reducir costes y al mismo tiempo mejorar la calidad: estos serían los dos ejes más importantes. Damos mucha importancia al suministro de productos de buena calidad y a reducir costes lo máximo posible.

Se invierte mucho en tecnología, de hecho, en los últimos dos años han invertido mucho en la división de plásticos, así como en otras divisiones.

¿Qué tendencias experimenta el sector de placas?

En cuanto a la situación de mercado, el año 2004 fue un año muy bueno en el sector de las placas en general. 2005, al contrario, cayó cerca de un 10 por ciento respecto a 2004. Por otro lado, para este año 2006 había grandes expectativas, pero no ha empezado muy bien, esa es la realidad.

Lo que sí hemos notado y más concretamente en España, es que la economía no está al mismo nivel que hace un año y medio. Nuestras placas por ejemplo, se dirigen al sector de la construcción, que se está empezando a ralentizar. También en el caso del sector de la decoración y la publicidad, que son los primeros gastos que las empresas reducen, por eso a nosotros nos afecta de forma indirecta. Dicho esto, para nosotros no está yendo mal, pero la situación de mercado no es muy buena.

foto
Placas transparentes muy resistentes.

¿ Y en cuanto a la tecnología ?

En cuanto a la tecnología se nota un cambio. Cada vez más los clientes quieren productos hechos más a medida y que tengan que ver más con lo visual, de ahí el gran éxito de los productos satinados a una o dos caras y con colores especiales. Hace años lanzamos al mercado una gama de productos estándar y este año a finales, presentaremos una nueva línea para complementar la gama de colores de productos satinados para determinadas aplicaciones como muebles, decoración… La tendencia se dirige hacia productos visualmente más atractivos, más exclusivos, y específicos.

El producto más estándar está perdiendo terreno, nosotros tendemos más hacia la especialización.

Hace dos años lanzamos al mercado productos que buscaban nichos de mercado: el Lumina, que está pensado para un nuevo concepto de rótulos. Da una mayor visibilidad y permite utilizar unos marcos o perfiles más finos de forma que la placa da una mayor transmisión luminosa, permitiendo ahorros en los perfiles y utilizar sistemas de luces más avanzados, LEDS en vez de fluorescentes por ejemplo.

Otro producto que es el Cast Vision para proyecciones y retroproyecciones. Luego está el Vision Through, en el que la imagen proyectada se ve desde los dos lados, algo bastante innovador que hemos presentado en algunas ferias y ha despertado bastante interés. La tendencia actual es la demanda de los productos que aporten un valor añadido.

foto
Son muchas las aplicaciones de los productos del grupo irlandés.

¿Cuál es su producto estrella?

Yo diría que si hablamos de productos fabricados en España, productos de colada, el protagonista sería el Cast Design, que no sólo nos ha dado nombre en España sino fuera de nuestras fronteras también. En el sector, el 75 por ciento de lo fabricado en España es para exportar, a Inglaterra, Alemania, Italia, Francia e incluso fuera de Europa, aunque nosotros nos centramos mucho en Europa.

¿Qué importancia tiene España en las actividades europeas de Quinn?

Uno de los mercados más importantes para Quinn Plastics es el gran consumidor de plástico. Los mercados más importantes por orden son Alemania, Inglaterra, Francia, Italia y España, que estaría entre los cinco primeros. También en cuanto a nuestras ventas, y concretamente para Quinn, existen dos cuestiones. Una, que nosotros seguimos una estrategia de ampliar nuestra red de ventas. Recientemente hemos reclutado a personal adicional dentro del equipo de ventas y por otro lado, hemos invertido más en el almacén regulador para distribuir a todos los clientes de España y Portugal.

En cuanto al grupo Quinn, sé que hay una intención de ampliación. El grupo de empresas Quinn direct, empresa de seguros, tiene la intención de instalarse en España próximamente. Existe un interés muy claro de expandir las actividades dentro del plástico, además ha habido inversiones en esta planta y están previstas más.

¿Cuántas personas trabajan en la planta de Montcada i Reixac?

Somos 74 personas.

¿Dónde tiene Quinn Plastics otros centros productivos? ¿el grupo tiene algún plan para crear nuevas plantas?

En Alemania, Francia, República Checa, Eslovaquia, Inglaterra y España. Hay una planta que se creó hace un año en Francia y otra en Inglaterra, del mismo modo que existe un plan para construir una nueva planta de materia prima, de monómero en Alemania y esto sí que representa un gran cambio.

El almacén de distribución, ¿cuenta con equipos de corte para suministrar a medida del cliente?

Sí y este es un punto importante. De hecho este tipo de maquinaria ha representado una de las ultimas inversiones en esta planta a finales del año pasado. En nuestras instalaciones tenemos sierras para dar ese servicio de corte, pero recientemente se invirtió en una sierra adicional con mayor capacidad para dar una mayor precisión de corte y poder satisfacer la demanda de clientes que no necesitan la pieza entera.

¿Están previstas más inversiones?

Sí, e irán dirigidas a aumentar la productividad, a poder eventualmente aumentar la capacidad en tecnología y después, es posible, que se continúe en la línea de inversiones en toda la parte comercial.

¿Realizan procesos de coextrusión?

En las instalaciones de Barcelona no, pero el PMMA/ABS es un producto de coextrusión. Lo vamos a empezar a hacer a finales de año en la República Checa.

¿Hacia donde cree que debe avanzar una empresa como la suya para mejorar el negocio?

Yo creo que es importante invertir, por un lado, en la estrategia de aumentar la productividad para ser más competitivos ofreciendo una buena calidad al cliente y por otro lado, invertir, y en esa línea estamos yendo, en equipos para tener una mayor flexibilidad. No necesariamente para aumentar la capacidad, sino tener la flexibilidad para poder hacer pequeñas cantidades de colores, ser más rápidos en el suministro, poder dar los plazos de entrega muy cortos, etc.

Decía que hay clientes que aún les reconocen como Critesa… El año pasado la compañía dejó de llamarse Barlo para convertirse en Quinn Plastics y desde enero de 2006 han cambiado de la marca de los productos, ¿Cómo ha sido la transición?¿el cliente lo ha asimilado bien?

Nuestro mercado es muy tradicional sobre todo en el sur de Europa donde se da mucha importancia a la marca, especialmente en Italia. No es fácil que la gente se adapte a los nuevos nombres. En su día costó mucho que la gente se olvidara de Critesa y también fue complicado implantar el nombre de Barlo Plastics, por eso, cuando en 2004, el grupo Quinn nos adquirió se tomó la decisión de mantener durante unos meses el nombre de Barlo, incluso durante todo 2005. Precisamente para dejar clara la transición es importante que la gente identifique la misma empresa. Por otro lado, la decisión de renombrar nuestros productos para que la gente los identifique con la compañía ha sido visto de una forma positiva por la gente.

Además estamos invirtiendo en marketing para explicar esta cambio, incluso hemos comenzado a marcar nuestras placas con el logotipo de Quinn, algo que nuestros clientes lo están aceptando positivamente.

¿Qué cuota de mercado tiene Quinn Plastics en España?

Gozamos de una cuota de mercado importante en España, sobre todo en colada, donde somos una de las empresas líderes. Es lógico también porque en España hay sólo tres productores de colada, todos en Cataluña.

En extrusión también tenemos una buena cuota. En otros productos depende, pero es alta. Somos un grupo establecido y consolidado: nosotros cumplimos 50 años y por ejemplo, la fábrica de Mainz en Alemania este año cumple cien años.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

VI Seminario Internacional - Biopolímeros y Composites Sostenibles - 1-2 Marzo 2017 ValenciaAndaltecExposólidos

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS