Mediante la supervisión de los procesos productivos con autómata programable CJ1M

Omron permite conseguir una mayor productividad en una fábrica de caucho

Redacción PU15/03/2006
El control en tiempo real de datos de producción e incidencias de las inyectoras mediante la supervisión con el autómata programable CJ 1M de Omron comunicado con un ordenador vía Ethernet, permite mejorar la planificación de la producción y aumentar la rentabilidad de las empresas.
La empresa Gestión, Diseño y Mantenimiento S.L. (GDM), ubicada en Zaragoza, está dedicada a la informatización y automatización de empresas, teniendo entre sus principales clientes aquéllas dedicadas a la fabricación de piezas de caucho y plástico. Recientemente, GDM ha realizado un proyecto destinado a la supervisión de las inyectoras donde se fabrican estas piezas. El control y supervisión se realiza con equipos de control Omron.

Funcionamiento de las inyectoras

Básicamente, el ciclo de funcionamiento de una inyectora de caucho consiste en la inyección de la materia prima en un molde mediante un grupo de inyección. A continuación, se calienta la materia prima y se empuja hacia el interior del molde donde se forma la pieza gracias a la presión y a la temperatura aplicada durante un tiempo determinado. Este proceso, hace que el caucho sufra una vulcanización adquiriendo las propiedades físicas y químicas que le caracterizan, entre las que cabe destacar su elasticidad. Finalmente, el molde se abre y la pieza es expulsada de la inyectora.

Además de la fabricación de la pieza en la inyectora, el proceso productivo implica operaciones de acabado de la pieza, verificación de la pieza, empaquetado y distribución.

foto

Supervisión del proceso de producción con PLC

El autómata programable CJ1M de Omron no controla el funcionamiento de la inyectora, sino que se encarga de supervisar el proceso productivo de la misma, es decir, el número de piezas que se han producido en cada inyectora, el tiempo de parada de las máquinas, incidencias, etc., con el objetivo de mejorar y rentabilizar la producción.

Al autómata se le ha añadido un módulo de entradas digitales ID262 con 64 Entradas. A cada inyectora van a parar dos entradas, una para la señal de inyectora abierta/cerrada, y otra para la señal de alarma. Con este sistema, se pueden recoger señales de hasta 32 inyectoras por cada módulo ID262. Si se quisieran supervisar más inyectoras bastaría con poner otro módulo.

En cada inyectora hay un contacto de un relé que se cierra cuando la inyectora está inyectando o vulcanizando y que se abre al abrir y expulsar la pieza. La señal de este contacto va a una entrada del autómata programable CJ1M y, cada vez que la inyectora realiza un ciclo, el autómata lo registra junto con la fecha, hora y número de inyectora en la memoria de Compact Flash de 32 Mb del propio autómata, pudiéndose almacenar gran cantidad de datos sin riesgo de pérdida de información aunque se produzcan fallos en el suministro eléctrico.

En cada inyectora hay un contacto de un relé que se cierra cuando la inyectora está inyectando o vulcanizando y que se abre al abrir y expulsar la pieza
foto
Existe otro contacto de otro relé que se activa cuando se produce una alarma en la inyectora. Este otro contacto también se envía a otra entrada del autómata registrando número de inyectora, fecha y hora. Las señales de alarma se activan siempre que se para el ciclo de la inyectora.

Las señales de estos contactos se llevan desde las inyectoras hasta el autómata por medio de cable apantallado para evitar interferencias por ruidos eléctricos.

Por otro lado, al autómata programable también se le ha añadido un módulo de comunicaciones Ethernet ETN11 para comunicar al autómata con cualquier ordenador de la empresa, e incluso a través de un router comunicarlo por Internet.

Los datos diarios correspondientes a cada inyectora se envían al día siguiente desde el autómata programable CJ1M hasta un PC a través de FTP por la red. En el ordenador, estos datos son tratados para saber cuántas piezas se han realizado, cuánto tiempo ha estado parada la inyectora, etc. Asimismo, el estado de cada inyectora y alarmas se recoge en tiempo real a través de un servidor DDE proporcionado por el software de Omron CX Server, y monitorizado desde un PC.

Con todo ello, el usuario final puede supervisar y controlar el proceso productivo para mejorar la planificación de su producción y aumentar la rentabilidad de su empresa.

foto

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

ExposólidosAndaltec

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS